HistoriasNegocios

Grupo Presidente entra de lleno al turismo médico

El director general de Grupo Presidente y el director de Ballesol México conversan con Alto Nivel desde la suite presidencial del Hotel Presidente Intercontinental. Nos cuentan los detalles de su nueva apuesta por el turismo médico de lujo, en la que invertirán 60 millones de dólares.

30-06-2016, 6:30:34 AM
Roberto Arteaga y Genaro Mejía

Foto y video de Arturo Luna

Braulio Arsuaga Losada pasea su mirada por la suite Diego Rivera del Hotel Presidente Intercontinental, también conocida como la suite presidencial. Obras de arte, como esculturas y escenarios pictóricos, decoran la habitación en donde el director general de la cadena hotelera imagina un nuevo segmento de negocio: un turismo médico de lujo.

El 15 de junio de 2015, Grupo Presidente firmó una alianza con la empresa española Grupo Ballesol para abrir, de forma inicial, cinco centros de retiro para la población de adultos mayores que habitan en México. Es la llave de entrada de la cadena de hoteles al turismo médico.

“Decidimos que por el bono poblacional que tiene México, y derivado de la demanda actual de servicios para adultos mayores y la falta de profesionalización de éstos, era viable hacer este proyecto”, dice en entrevista vom Alto Nivel Braulio Arsuaga, director general de Grupo Presidente.

Durante los últimos 60 años, la población se cuadruplicó y hoy la edad de la mayor parte de la población oscila entre los 23 y 29 años, con una expectativa de vida creciente. Sin embargo, el llamado bono demográfico ha comenzado a disminuir gradualmente y la tendencia de edades cambiará, explica el estudio “Bono Demográfico y Educación en México” del Banco de México (Banxico).

En 2010, 6.2 por ciento del total de la población se conformaba por adultos  y adultos mayores, mientras que en 2015 esta proporción fue de 7.2 por ciento, lo que representó un incremento de un punto porcentual, de acuerdo con datos de la Encuesta Intercensal 2015, que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La población mexicana transita por un camino inevitable hacia la vejez y también abre una oportunidad de negocio para Presidente y Ballesol.

El acuerdo entre los dos grupos empresariales comprende una inversión total de 60 millones de dólares (mdd), de los cuales cada grupo aporta 30 mdd, para la construcción de cinco centros que albergarán entre 115 y 135 habitaciones que atenderían a un total de 600 personas en los próximos cinco años.

“México tiene una gran oportunidad de cara a las necesidades del mercado”, explica Francisco Madrid Flores, director de la Facultad de Turismo y Gastronomía de la Universidad Anáhuac, al hablar de la apuesta de los jugadores que participan en el turismo de salud.

En España, Ballesol enfrenta un mercado saturado en las casas de descanso para adultos mayores, por lo que existe interés en internacionalizar la firma. “Grupo Ballesol no había tenido ninguna experiencia internacional y sólo experiencias de asesoramiento a otros proyectos”, dice Antonio González de Quirós, director general de Ballesol México.

La instalación de los centros de descanso es el primer paso en una estrategia más ambiciosa, ya que la infraestructura establecida en México dará paso a la creación de estancias preoperatorias y posoperatorias, atendidas por enfermeras y médicos. Una inmersión más profunda en el turismo médico de Grupo Presidente y Ballesol. 

Unión de dos mundos

A finales de 2013, el consejo de administración de Grupo Presidente pidió a la dirección del grupo hotelero analizar industrias afines a la hotelería que permitieran a la empresa incursionar en nuevos segmentos. La industria de la hotelería presenta subidas y bajadas constantes, por lo que la diversificación del negocio era una tarea necesaria.

“La intención era encontrar una industria que fuera mucho más estable en cuanto a rentas y que minimizara los valles que de repente se tienen en la industria hotelera”, confiesa Braulio Arsuaga, nieto de Ángel Losada, inmigrante español que fuera fundador de Grupo Gigante.

Por ello, Presidente decidió establecer la alianza con Ballesol, una empresa que, dice Braulio, comparte la filosofía de negocio y los objetivos de responsabilidad social de la firma hotelera.

Grupo Presidente ofrece en la alianza su experiencia en el segmento de atención al cliente y la ingeniería financiera para administrar el negocio en México.

Desde 1994, Grupo Presidente representa en el país a la marca IHG (InterContinental Hotels Group), la cadena hotelera más grande del mundo. Sus propiedades están bajo las marcas Presidente InterContinental, Holiday Inn y Holiday Inn Resort, que se encuentran en las principales ciudades y playas de la República Mexicana.

Mientras, Grupo Ballesol dispone en la actualidad de 7,000 plazas residenciales, distribuidas en 45 centros residenciales, ubicados en Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía, Aragón, Cataluña, Castilla León, Galicia, Asturias y Canarias.

A mediados de agosto próximo, el primer centro de Ballesol abrirá en la ciudad de Querétaro, y se convertirá en un termómetro del interés que puede desarrollar el mercado nacional.

Los centros Ballesol ofrecen servicios médicos constantes, alimentación, terapia ocupacional, animación sociocultural, gimnasia geriátrica y psicomotriz y atención integral del paciente, los cuales se incluyen en la tarifa mensual de entre 35,000 y 45,000 pesos.

El primer objetivo de las dos empresas será institucionalizar el modelo de las casas de retiro y hacer comprender al consumidor mexicano las diferencias de las ofertas que en la actualidad se encuentran en la República Mexicana.

“Queremos mejorar la calidad de vida de las personas y la de sus familias para que estén confiados en que su adulto mayor estará recibiendo una buena atención en el centro”, dice Antonio González de Quirós.

Hoy, la forma de conquistar a los primeros clientes en el país es visitar a los médicos que atienden pacientes en la zona del Bajío y mostrar el modelo que ofrecen Ballesol y Presidente.

Para 2050, el país tendrá una población de 150 millones 837,517 habitantes y una esperanza de vida cercana a los 80 años de edad, con una proporción de adultos mayores de 26.5%, según las predicciones del Consejo Nacional de Población (Conapo) y datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Una oportunidad nada despreciable.

Un futuro saludable

Por ahora, las dos empresas esperan que 100 por ciento de sus clientes provengan de México, aunque el desarrollo económico de zonas como la del Bajío podría llevar a que también se atienda la oferta de extranjeros que llegan a vivir al país.

Durante el segundo semestre del año, la firma recién creada espera iniciar la construcción de su segunda ubicación en la Ciudad de México, mientras que analizan la posibilidad de también establecer un centro en Mérida, Yucatán.

Los planes a futuro podrían tomar en cuenta establecer ubicaciones en el norte de la República Mexicana, como podría ser el caso de Ensenada, Baja California o Monterrey, Nuevo León.

La inversión promedio en la construcción de un centro Ballesol oscila en los 10 millones de dólares (mdd), con capacidad para cerca de 120 habitaciones equipadas con tecnología alemana de monitoreo e infraestructura traída de España, como camas y grúas para movilizar pacientes.

“En Querétaro, existen planes de también establecer estancias temporales de americanos porque en San Miguel de Allende, Guanajuato, no existe ningún hospital de referencia y toda la gente se opera en la ciudad queretana. Nosotros tenemos estancias preoperatorias y posoperatorias”, dice el ejecutivo español.

Este plan se suma a la oferta del también llamado turismo de salud, que en México cuenta con más de una docena de destinos especializados en turismo médico, donde se unen prestadores de servicios turísticos y atención médica de la más alta calidad para atender las especialidades de oncología, ortopedia, cardiología, cirugía en general, cirugía plástica y gastroenterología,  dice el Consejo de Promoción Turística de México.

“El turismo médico se ha posicionado como una gran área de oportunidad por la ventaja competitiva que representa tener precios más accesibles para el mercado internacional con un componente adecuado de calidad”, dice Francisco Madrid, de la Universidad Anáhuac.

La Joint Commission International acreditó recientemente a siete hospitales de nuestro país. A su vez, la Secretaría de Salud Federal ha certificado a 105 hospitales, 98 de los cuales están homologados con estándares internacionales.

México ofrece precios competitivos frente a los servicios médicos de Estados Unidos que, en algunos casos, son casi 50% más baratos a los ofertados en el vecino país del norte, lo que ha posicionado a varios destinos del país como centros de atención para los pacientes extranjeros.

“México tiene una gran oportunidad de cara a las necesidades del mercado”, dice Madrid Flores, quien considera que el reto es continuar con la profesionalización del personal médico y la promoción de los destinos nacionales. 

Para el director general de Grupo Presidente, el reto más grande “es dar un brinco como sociedad para confiar en el cuidado de los adultos mayores, como papá o mamá, y creo que eso va avanzado. Otro reto es regular la industria, ya que hay muchos jugadores y en un futuro estará de lleno en el mercado del turismo médico”.

Grupo Presidente tuvo un crecimiento de 24% durante 2015, lo que representa seis veces el de la industria hotelera del país, que se ubica en casi cuatro por ciento.

Braulio Arsuaga Losada no pierde detalle de la habitación en donde conversa sobre parte de los planes futuros del grupo que encabeza: sabe que está a punto de girar la llave que le abre la puerta al turismo médico de  lujo. “Si ahora tenemos la oportunidad de atender huéspedes no sólo en servicios de hospitalidad (hotelería y restaurantes), sino también en la parte médica, se nos abre un segmento que podemos atacar más”.

Relacionadas

Comentarios