Lo ÚltimoNegocios

Granja las Américas lucha por el cariño de los niños tecnológicos

Granja las Américas busca atraer a los niños y a las empresas para generar un entretenimiento cercano a la naturaleza en un mundo gobernado por la tecnología.

28-04-2017, 6:50:40 AM

Foto y video: Arturo Luna.

Carolina Domit Bardawil conoce el poder de la industria del entretenimiento. La misión de la ejecutiva mexicana es que los animales y la naturaleza sean un espectáculo capaz de atraer a los niños en una era dominada por la tecnología. Granja las Américas cree que el modelo de negocio aún es posible.

“Siempre ha sido un parque que ha estado a la vanguardia y siempre hemos estado en la mente de las familias”, dice en entrevista Carolina Domit Bardawil, directora general de Granja las Américas.

Hoy, el negocio operado por Codere busca la oportunidad de atraer empresas para que participen como anunciantes en el parque temático, en Ciudad de México, y atraer a grupos de adultos interesados en encontrarse con la naturaleza a través de los animales de la granja.

Vacas, cabras y conejos se han convertido en el principal atractivo del centro de diversiones ubicado a un costado del Hipódromo de las Américas y el Centro Citibanamex.

Hace 2 años,Codere decidió dar un giro al parque y cambiar la manera como se educaba a los niños, así que las empresas especializadas entraron a realizar un análisis para determinar el rumbo de la granja.

Ahora, el centro de entretenimiento busca mostrar un equilibrio entre la naturaleza y la civilización, por lo que ahora existen actividades que se podrían desarrollar en la ciudad y en el campo.

El nuevo proyecto incluye la participación de las marcas para tener cercanía con la niñez mexicana a través del juego. Un total de 20 firmas se encuentran presentes en el establecimiento y hay espacio para sumar nuevas firmas. Esta es la historia de un parque que lucha por el cariño de los niños tecnológicos.

Armonía con la civilización

Desde que era una niña, Carolina jugaba a tener una oficina y siempre buscaba el sonido que instrumentaba la máquina de escribir mecánica. “Yo soy de la generación de escribir a máquina y me gustaba ordenar”, confiesa la ejecutiva.

La tarea que era inaplazable dentro de la familia Domit era trabajar. Carolina recuerda que antes de ingresar a la universidad su padre le dijo que ella debía integrarse a una casa de bolsa, así que a los 18 años ya era parte de la labor propia de un adulto. “No he parado de trabajar, ya que probé las mieles de la independencia”, dice.

Las finanzas marcaron su historia laboral, pero las tareas profesionales en una empresa de entretenimiento, Ticketmaster, le abrieron un nuevo horizonte hace 25 años: el espectáculo.

Durante 1991, Carolina ingresó en Codere, en donde ocupó puestos de trabajo en el área de nuevos negocios, lo que le ha permitido introducir ciertas innovaciones, y áreas administrativas.

Sin embargo, el reencuentro de la ejecutiva de origen libanes con la naturaleza se encontraba cerca.

Hace 12 años, Granja las Américas abrió sus puertas por primera vez. El principio era que el parque debía brindar entretenimiento a las familias  dentro del complejo que incluye un centro exposiciones y el hipódromo.

“Seguimos creyendo que los niños tienen derecho a tener contacto con los animales y jugar con ellos”, explica Domit.

En la actualidad, Granja Las Américas cuenta con 150 animales de 15 tipos distintos. “Debemos trabajar el cuidado y protección de los animales entre los niños”, asegura.

Ahora se concientiza sobre el cuidado del agua, energía y hay talleres que hablan sobre la importancia de las verduras en la alimentación. “Todo esto te lleva a una armonía con civilización”.

La tecnología, como videojuegos, tablets y smartphones, es una de las principales competencias en el negocio del entretenimiento para niños.

El parque ha incluido carritos de carreras y módulos temáticos que permiten conocer hasta una plataforma petrólera de Petróleos Mexicanos (Pemex). Todo con el compromiso de educar.

La Granja las Américas se encuentra certificada por la Secretaría de Educación Pública (SEP), lo que demuestra que el contenido educativo concuerda con el mismo de la dependencia federal. “Somos oficialmente un parque de visitas paras las escuelas”, explica Domit Bardawil.

Visión social

La visión de Carolina Domit es apoyar a los grupos vulnerables e incentivar la protección del planeta. El siguiente paso para la granja es implementar programas de responsabilidad social para promover acciones por parte de los niños.

Una de las acciones que se buscan es invitar a los grupos vulnerables para visitar el parque de forma gratuita, como es el caso de niños que no tienen recursos económicos para ingresar a un parque de diversiones o infantes que viven en la cárcel con sus madres.

Pero el negocio de Codere no solo quiere que los niños se acerquen para encontrarse con la naturaleza. El parque temático recibe 500,000 visitantes anuales, los cuales se conforman por el público general, las escuelas, fiestas infantiles y adultos.

“Queremos que las empresas nos contemplen como un lugar para integrarse”, asegura Carolina Domit.

Por ahora, la firma controlada por Codere no tiene planes de crecer en el país, ya que prefiere consolidarse. Han existido ofertas de varios estados del país que han solicitado  instalar el concepto, pero CIE tienen claras las oportunidades del negocio en la Ciudad de México.

“Hay mucho trabajo que tenemos aquí y nos hay que desenfocarnos”, dice Domit Bardawil.

La competencia no solo es tecnológica. KidZania es una competencia directa, pero también el cine es un entretenimiento familiar que rivaliza con la granja.

Carolina Domit Bardawil reconoce que luchar por el cariño de los niños frente a la competencia de conceptos y la tecnología no es una tarea sencilla, pero la industria del entretenimiento aún tiene sorpresas para los niños y los adultos. “Queremos hacer de Granja las Américas la mejor opción para los niños. Ese es mi objetivo”.

Relacionadas

Comentarios