Blogs + OpiniónOpiniónPolítica y Sociedad

Por qué el gobierno usó el término “plusvalía” si no era lo que quería decir

Si lo que el gobierno quería era cobrar un valor agregado a las inmobiliarias, ¿por qué entonces hablaron de plusvalía y no de cobro de derechos especiales a desarrollos inmobiliarios de alto impacto?

12-12-2016, 2:43:54 PM

 

Qué bueno que los periodistas, los analistas en materia inmobiliaria, los desarrolladores y todos los expertos en materia fiscal que fueron consultados en el curso de esta marejada de protestas contra la apropiación de la “plusvalía” mencionada en el artículo 94 de la Ley de Vivienda, así como en el Proyecto de Constitución de la CDMX, no entendimos.

Resulta que no entendimos lo que escribieron mal. Junto con indignadas explicaciones, como la de Dunia Ludlow, presidente de la Comisión de Vivienda de la ALDF y la afirmación del Jefe de Gobierno de que ningún nuevo impuesto estaba incluido en la propuesta, los autores aceptaron que fue un error hablar del término “plusvalía” en esos párrafos.

Porque textualmente, el artículo 94 dice: “El gobierno de la Ciudad de México deberá generar e implementar mecanismos para la captación de plusvalías, generadas por las acciones urbanísticas”.

Lee ¿La plusvalía de tu vivienda generará nuevos impuestos?

Y el proyecto de la Constitución dice en su Capítulo II, artículo 26, inciso A, párrafo 8: “Serán objeto de gravamen el aprovechamiento inmobiliario y la generación de plusvalías derivadas de la infraestructura urbana por el uso de suelo, del espacio público y edificable.” Y en su artículo 21, inciso C, párrafo 10: “Los derechos de edificación serán administrados por el gobierno de la ciudad para distribuir equitativamente las cargas y beneficios que imponga el ordenamiento territorial, incluyendo la recuperación de las plusvalías generadas que deberán ser aplicadas en beneficio de los sectores de bajos ingresos.”

Pero no te preocupes, se referían a otra cosa, acabaron comentando, después de varias semanas de tropezones. Explicaron mejor las cosas gente como Andrés Lajous, de Ciencias Políticas y Relaciones Industriales por el CIDE, y maestro en Planeación Urbana en el MIT. O bien, Mónica Tapia, activista, maestra en Planeación y Política Social en Países en Desarrollo por el London School of Economics. Ellos argumentaron en los medios que “lo que los legisladores quisieron decir” era la regularización de la “captura de valor”, ese cobro medio informal que las autoridades locales le cobran a quienes piensan desarrollar grandes obras urbanas, como edificios, centros comerciales, desarrollos de vivienda e incluso fábricas.

Has de saber que, aparte de los impuestos normales, es una costumbre de las autoridades locales pedirle al constructor que pague, por ejemplo, la pavimentación de la calles aledañas, o instale un parque o alumbrado público o hasta escuelas, como una manera de compensar el uso, digamos, más intensivo de la infraestructura urbana en su beneficio. Esto se hacía hasta hoy de manera informal, con todos los problemas de corrupción, irregularidad y voluntarismo que ello significa.

Lee: La plusvalía no es el único problema de la Constitución de la CDMX

La idea es que ahora se cobre de forma regular, según lo que diga la ley. Esto se llama “captura de valor”, jamás en la vida había alguien antes llamado este procedimiento “captación de la plusvalía”, de ahí la confusión. O eso nos dicen.

¡Brillante! Ahora los mal pensados se preguntan: ¿Y por qué entonces hablaron de plusvalía y no de cobro de derechos especiales a desarrollos inmobiliarios de alto impacto, por ejemplo? Si lo que querían decir no era lo que dijeron, entonces ¿por qué lo dijeron así? Se preguntaría Cantinflas.

Los mal pensados se responden. Acaso había interés de dejar abierto este campo para futuras necesidades de impuestos, o bien, para no publicitar mucho el asunto, ante el posible enardecido reclamo que, ahora, harán quienes no quieren que en esta ciudad se levanten más grandes edificios o centros comerciales, por la buena o por la mala.

Pues si querían pasar desapercibidos, lograron lo contrario.

Relacionadas

Comentarios