A Fondo

Gobierno evalúa a maestros, pero gasta poco en capacitarlos

En 2015, sólo el 0.04 por ciento de todo el gasto público en educación fue destinado a la capacitación docente, según investigación del CIEP. El gobierno federal planea aumentar recursos y capacitar a los maestros de acuerdo con su evaluación.

24-08-2016, 1:13:41 AM
Francisco Muciño

La reforma educativa, uno de los cambios legislativos más ambiciosos de la agenda del presidente Enrique Peña Nieto, es también la que más resistencia ha encontrado, sobre todo en un grupo disidente del magisterio, que suele ser identificado con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Esta reforma tiene como eje la evaluación de los maestros y, para ello, se creó un instituto que se encargará de este rubro. Pero, ¿cuánto destina el gobierno para capacitar a los docentes?

En el presupuesto de Egresos 2016, la Secretaría de Educación Pública (SEP) tiene destinados 2,645 millones de pesos (mdp) para el Programa para el Desarrollo Profesional Docente, equivalente al 0.87 por ciento del presupuesto total de la SEP, de 302,986 mdp. Además, esto no significa necesariamente que todos estos recursos se usan para capacitación.

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) señala que el gasto en educación en México no está vinculado con los objetivos o el sistema educativo. Una investigación hecha por este centro encontró que, en el Presupuesto de  Egresos de 2015, sólo el 0.04 por ciento de todo el gasto para educación básica tenía como destino la capacitación de los maestros.

“Si en la reforma nos dicen que uno de los principales objetivos es la evaluación y la formación profesional docente, y no se ve traducido en los recursos que se destinan, creo que se hablan de buenas intenciones, pero no de acciones públicas”, dice Fiorentina García, investigadora del CIEP.

363 pesos para capacitar

La capacitación continua de los maestros de primaria y secundaria en el país ha sido uno de los temas menos relevantes en la política pública en los últimos años.

Un diagnóstico del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) señala que en 2013, antes de la reforma educativa, se destinaron 366.12 millones de pesos al Sistema Nacional de Formación Continua para atender a poco más de un millón de maestros.

Si se divide esta cifra entre el número de maestros, sólo había 363 pesos para las actividades de formación continua y superación profesional de cada docente.

“Este limitado financiamiento se traduce en desfavorables condiciones materiales y de infraestructura, servicios y recursos humanos para los dispositivos de formación”, agregó el INEE en su informe Los docentes en México 2015.

El CIEP encontró en su estudio sobre gasto en educación que, con datos del presupuesto de 2015, el 85.6 por ciento de los recursos en educación básica se van al servicio profesional docente, que comprende nómina, procesos para el ingreso de los maestros al sistema, la promoción, las jubilaciones, entre otros.

Mientras que en el mismo periodo, sólo el 0.04 por ciento del presupuesto se usó para capacitación docente.

 

La nueva estrategia gubernamental

La reforma educativa impulsada por esta administración encontró resistencias y críticas en varios sectores del magisterio y de la misma sociedad, y se hacía hincapié en que si el objetivo era evaluar, se destinaba muy poco para capacitar.

En marzo pasado, la Secretaría de Educación Pública (SEP) presentó la Estrategia de Formación Profesional Docente, que consiste en la capacitación de los maestros con 550 cursos gratuitos que serán impartidos por universidades públicas y privadas.

Con base en la información recabada por las evaluaciones, los maestros recibirán capacitaciones para el dominio de conocimientos y el fortalecimiento de sus competencias pedagógicas.

La SEP dijo que cuenta con un presupuesto de 1,809 millones de pesos para este año y espera que más de un millón de maestros de educación básica y 135,000 de educación media superior se adhieran a la estrategia.

Cabe mencionar que la capacitación que reciban los maestros será de acuerdo con los resultados de su evaluación: si la pasaron y no tendrán que volver a hacerla en cuatro años o si su desempeño fue insuficiente y serán evaluados de nuevo en noviembre próximo.

Te puede interesar: Los 700,000 mdp que no salvaron a la educación de la crisis

 

¿Mejor capacitación?

Este año, el Programa para el Desarrollo Profesional Docente de la SEP cuenta con 2,645 mdp, casi 160 por ciento más que en el periodo anterior.

Pero este incremento recursos no significa necesariamente el fortalecimiento de este programa, sino que todos los demás que también están destinados para la capacitación se concentraron en uno solo.

Fiorentina García, del CIEP, explica que lo que hace el Programa para el Desarrollo Profesional es distribuir dinero para todas las autoridades locales y estatales para que ellas sean las encargadas de dar la capacitación y formación inicial a los maestros.

Antes de la reforma, agrega la especialista, existían diferentes programas en los que teníamos diferentes objetivos para poblaciones específicas, como el de asesor técnico-pedagógico, el de capacitación de maestros exclusivo de educación básica, uno de formación inicial y otro de formación continua.

“Después de la reforma, el gobierno los junta todos en uno solo, que es el Programa para el Desarrollo Profesional Docente”, dice García Miramón.

Más allá de la reforma, la evaluación y el conflicto desde distintos sectores con posiciones contrarias, persiste otro obstáculo para mejorar la calidad de la educación del país: cambiar la forma en que se gasta.

“Hasta que no haya una reforma a la planeación del gasto público, no podremos hablar de una reforma educativa eficiente y eficaz”, resalta la especialista. 

La reforma educativa y el nuevo sistema educativo serán el tema de portada de la edición de septiembre de la revista Alto Nivel.

Relacionadas

Comentarios