HistoriasNegocios

Gasolina: La guerra por las estaciones ha comenzado

Marca, calidad, precio y servicio serán factores que los consumidores podrán comparar al adquirir gasolina en 2018. Los jugadores preparan sus estrategias.

08-06-2016, 1:37:17 PM
Gasolina: La guerra por las estaciones ha comenzado
Xóchitl Austria

Esta semana la apertura del mercado de las gasolinas dio señales tangibles de vida: se abrieron las dos primeras marcas propias en el centro y sureste del país que dirán adiós a la marquesina de Pemex para buscar consolidar su marca y que los consumidores puedan valorar la calidad de su servicio.

Pemex anunció un programa piloto (que durará hasta el 31 de diciembre de 2017) para apoyar las marcas propias en las estaciones de gasolina, esto ante la entrada de competidores del extranjero como Gulf, que abrir su primera estación en julio.

Al sureste de la República, Corpo Gas, Grupo Enerkon, LodemoRed y Corporativo GES se unieron para crear una de las primeras franquicia de estaciones de servicio en México llamada La Gas, que actualmente tiene en funcionamiento dos estaciones: una en Campeche y otra en Mérida. Y planea convertir en los próximos días otras 25 estaciones más.

En el centro del país, Grupo Hidrosina anunció el cambio de imagen en la primera estación en la Ciudad de México (Av. Insurgentes) con marca propia como parte del proyecto piloto de Pemex. Este grupo tiene planes para convertir en los próximos días ocho estaciones más en zonas como Vallejo, Coyoacán, Centro y Sur.

Cabe recordar que en abril pasado el presidente Peña Nieto decidió, ante la turbulencia financiera que presionaba al peso, y pese a la debilidad evidente en un Pemex que no está preparado para dejar su monopolio, liberar la importación de combustibles, nueve meses antes de lo previsto en la ley. A partir de entonces, se empezaron a escuchar con fuerza los nombres de empresas y empresarios que entrarían al nuevo campo de juego.

Los nuevos importadores                                               

Buena parte de los nuevos permisos de importación de combustibles concedidos el pasado 19 de abril por la Secretaría de Energía (Sener) son para autoconsumo, hay que decirlo. Fueron 11 permisos otorgados a 22 empresas nacionales e internacionales para importar gasolina y 21 para diésel.

Entre los nombres se encuentran los empresarios de siempre: Carlos Slim, presidente vitalicio de Grupo Carso, que tiene autorización para importar 66 millones 95,448 litros de diésel a través de un grupo de mineras representadas por Minera Frisco. Germán Larrea, presidente de Grupo México, quien importará hasta 463 millones 502 litros de diésel a través de Ferrocarril Mexicano (Ferromex).

Destaca la multinacional Trafigura, empresa que importará la mayor cantidad de gasolina y diésel: 2,901 millones 750,000 litros y 1,741 millones 50,000 litros de diésel, en este caso para terceros.

También puedes leer: Slim y Larrea, dos ganadores con la importación de gasolinas

Listos para la competencia

Por la parte de los gasolineros, que son quienes dan la cara al consumidor final, se encuentran escuchando nuevas ofertas, haciendo asociaciones y negociando, para muy pronto tomar su decisión sobre si siguen con Pemex o prueban suerte con un nuevo proveedor.

En este campo, causó gran expectativa el anuncio de la empresa estadounidense Gulf de entrar a México para conquistar el 25% del mercado.

Sergio de la Vega, director general de Gulf México, asegura en entrevista que tienen planeado abrir para julio las primeras cuatro estaciones en Ciudad de México y Monterrey para que, a finales de 2016, se cuente con 100 estaciones en Puebla, Guadalajara, Mexicali, Tijuana y Ciudad Juárez.

La apuesta de Gulf es invitar a las franquicias que actualmente se encuentran con Pemex, a cambiar de marca con una licencia de 700,000 pesos, más 150,000 pesos por posición de carga, es decir, 850,000 pesos, en dos partes. A la firma del contrato de la franquicia se deben pagar 574,600 pesos, y en enero de 2018 (o antes, si el gobierno define la liberación de los precios) 275,400 pesos.

Sin embargo, no pocos gasolineros que actualmente son franquiciatarios de Pemex han mostrado lealtad a la petrolera mexicana. Paul Karam, director de Grupo Hidrosina, con 24 años de existencia y que cuenta con 210 estaciones en 26 estados de la República, asegura en entrevista que Pemex seguirá siendo su proveedor en un plazo de cinco o siete años por lo menos.

Luis Lozano, director general de Rendichicas, un marca gasolinera  con 68 estaciones ubicadas principalmente en los estados de la frontera norte, asegura que la entrada de nuevos proveedores de gasolina abre un mundo de posibilidades para jugar con factores como precio y calidad.

Y es que, al final del día, estamos ante la apertura de un mercado nuevo que llevará su tiempo. Federico Gómez Pombo, vocero de la Organización Nacional de Expendedores de Gasolinas (Onexpo), que agrupa a 32 entidades y es un órgano de asesoría técnica, asegura que todos los gasolineros están escuchando las ofertas y cada uno tomará la mejor decisión que le ayude a aumentar su capacidad de volumen y compra.

El precio

Mientras las empresas hacen acuerdos y analizan ofertas, las estrategias para competir se perfilan hacia ofrecer un mejor servicio, elevar la calidad de la gasolina y mejorar el precio. 

El director de Gulf México explica que la forma de estar listos para la liberación del precio de la gasolina -que por ley se dará en 2018, pero puede adelantarse como sucedió con la libre importación- está en el factor logístico de la importación y distribución. 

El precio del combustible se determina por tres factores fundamentales: el precio internacional, que está generando una crisis; el precio de logística y el Impuesto Especial, que aplica para todos.

“Si yo hago mi logística, inversiones y asociaciones con infraestructura diferente a las otras empresas, sí puedo tener un impacto en el precio”, dice De la Vega. Aunque no puede asegurar precios más bajos, “sí serán más competitivos”. Hoy el precio del litro de gasolina es el mismo en Michoacán que en Quintana Roo, pero con la liberación del mercado, los precios se van a establecer de acuerdo a la logística; si cerca de Morelia hay una refinería, el precio de logística será menor, por ejemplo.

También puedes leer: Gulf espera liberación del precio de gasolinas antes de 2018

En ese sentido, para enfrentar los cambios que vienen en el mercado, un grupo de gasolineros, entre los que se encuentran Hidrosina, Corpogas, LodemoRed, Corporativo GES, Enerkom, Gasored y Cargo firmaron un acuerdo para crear la alianza Summa, que agrupa a 900 estaciones de servicio en todo el país.

Esto para lograr economías de escala y mejorar su margen de operación. “A mayor volumen, mejor precio, que se puede ver reflejado en toda la cadena de suministro (almacenamiento, ducto, rueda, pipa)”, dice Karam.

Sin embargo, para Rendichicas, cuyas gasolineras se encuentran en Tijuana y Mexicali principalmente, donde llevan más de un año con la homologación de los precios en un rango de 20 km al sur de la frontera de EU, el precio no lo es todo.

“Cada quien crea su oferta de valor respecto de las fortalezas y tenemos que conseguir opciones de abasto más baratas, pero viniendo de un mercado donde todos los factores eran estáticos. Ahora habrá que generar más habilidades internas”, asegura.

También puedes leer: ¿Es la ‘gasolina china’ culpable de tanta contaminación?

Este es un extracto del texto que el autor escribió para Alto Nivel y que podrás consultar completo en la edición impresa de junio. Busca tu ejemplar en los principales puntos de venta, suscríbete en línea o descarga la revista digital. Sigue nuestra conversación en Twitter y Facebook.

Relacionadas

Comentarios