Estilo de VidaHistorias

Ford Mustang, el gran símbolo norteamericano

Repasemos la historia de uno de los grandes iconos automotrices americanos. Un auto con casi 50 años de tradición y total popularidad.

13-07-2010, 5:00:00 PM
Ford Mustang, el gran símbolo norteamericano
Estilo Hoy

El mercado automotriz conoció el primer Ford Mustang en 1964; sin embargo, el proyecto de Ford había comenzado ya unos años antes.
 
Todo comenzó a fines de la Segunda Guerra Mundial, cuando los soldados de EU regresaron a su país recordando los fabulosos carros deportivos de Europa: convertibles, con capacidad para dos personas y con la palanca de cambios en el piso.
 
Esa nostalgia motivó a Lee Iacocca -vicepresidente de Ford en aquellos años-, a crear un coche que cumpliera con tales expectativas. El primero fue el Ford Thunderbird, un auto que, si bien tuvo éxito, a comienzos de los años 60 decayó por no ser considerado exclusivamente “juvenil”.
 
Iacocca y otros expertos continuaron trabajando en un nuevo vehículo, pequeño, ligero y con el que todos se sintieran atraídos. El resultado fue el Mustang, el auto insigne de la industria automotriz americana cuyo nombre deriva de Mesteño: un caballo salvaje del Oeste de EU que montaban los indios pieles rojas.
 
La historia
El primer auto se exhibió en la Feria Mundial de Nueva York en marzo de 1964 tras una eficiente campaña de marketing. Tuvo una versión coupé y otra descapotable. Se llamó Mustang 64 1/2 y sus ventas superaron las veinte mil.
 
En 1965 salió la tercera versión y apuntó a las carreras. Iacocca, aprovechando la relación que tenía con Carroll Shelby (preparador de los temibles Cobra que llevaban motores y chasises Ford), le encargó la construcción de un Mustang de competencias. Así se creó el legendario Sheby GT350. Fue la delicia de todos los corredores y aficionados a las emociones fuertes. De esta manera, el objetivo de que existiera un Mustang de acuerdo al gusto de cada uno estaba cumplido.
 
En 1967, ante la aparición del Chevrolet Camaro nació un modelo con un motor más grande y potente: el GT500, que sería el Mustang más significativo de los siguientes años.
 
En 1970 se cambiaron casi todos los motores disponibles, quedando en oferta los modelos Mach 1, Boss 302 y el Boss 429. Para 1971, el auto incrementó su longitud, quedando como versiones disponibles el Mach 1 y el Boss 351.
 
Las nuevas tendencias anti-contaminantes de la época obligaron a Ford a ofrecer para el Mustang sólo la versión Mach 1 para 1972. 1973 significó la última etapa de la primera generación de los Ford Mustang.
 
El Mustang II, obligado a ser más pequeño en todos los aspectos respecto a sus antecesores por la crisis del petróleo, era un 4 cilindros en línea que distaba mucho de la pura sangre. Este modelo permaneció casi sin cambios hasta 1979, cuando se logró un modelo más grande y liviano gracias a la utilización de nuevos materiales.
 
Hasta ese entonces, el Mustang había cambiado de cara, de un superdeportivo a un vehículo de lujo. En los noventa volvió a mostrarse como un auto grande y potente como sus antepasados.
 
Luego, en 2003, fue presentado un nuevo modelo en conmemoración al 40 aniversario del primer auto, totalmente rejuvenecido y con algunos aires de los míticos ponycars de los sesenta.
 
Hoy, el vehiculo es considerado por muchos como “exitosamente retro”. Continúa complaciendo el sueño americano de la grandeza, el lujo y la comodidad. Sin ir más lejos el último Auto Fantástico es un Mustang.
 
Al parecer el lema, “As American As Mustang” (”Tan americano como Mustang”), aún no pierde ni un poco de su fuerza original.

Relacionadas

Comentarios