El MundoLo Último

Fidel Castro, el ‘compañero’ y ‘dictador’ que gobernó Cuba

El líder de la Revolución Cubana gobernó la isla casi medio siglo, atrajo filias y fobias y, ya apartado del poder, fue testigo de la reapertura de las relaciones con Estados Unidos.

26-11-2016, 7:15:04 AM
Fidel Castro.
Fidel Castro.

 

El presidente de Cuba, Raúl Castro, compareció ante las cámaras para confirmar la muerte de su hermano Fidel, “comandante en jefe de la Revolución Cubana”, a las 10:29 horas de la noche.

El “Compañero Fidel”, quien gobernó Cuba durante 49 años, dejó definitivamente el poder en 2008 y lo cedió a Raúl y se retiró de la vida pública. Pero esporádicamente hacía apariciones a través de la televisión pública o con sus artículos.

Con su fallecimiento, se va uno de los últimos símbolos del comunismo y un ícono cultural. Para algunos, la persona que materializó la voluntad del pueblo cubano, y para muchos otros un dictador que se aferró al poder por medio siglo y persiguió a los disidentes.

Lo que queda claro es que se fue uno de los personajes más relevantes, controvertidos e importantes del Siglo XX.

Fidel Alejandro Castro Ruz (13 de agosto de 1926- 25 noviembre de octubre 2016) nació en Birán, una pequeña provincia de Holguín, en Cuba. Sus padres, de ascendencia española, le procuraron una educación privilegiada, pues desde niño ya destacaba su inteligencia y a los seis años lo enviaron a estudiar a Santiago de Cuba.

Se matriculó de tres carreras: Ciencias Sociales, Derecho y Derecho Diplomático. El objetivo del entonces joven Fidel era obtener una beca para estudiar en Estados Unidos o Europa, pero su carrera política comenzó temprano cuando se enfrentó al candidato de la Federación Estudiantil Universitaria, apoyado por el gobierno de Ramón Grau San Martín.

En 1947 fue un miembro activo en la campaña para exigir la destitución del dictador dominicano Rafael Trujillo. Inclusive participó en la fallida invasión para derrocarlo y tuvo que escapar nadando.  Como miembro de la Federación Estudiantil fue enviado en 1948 a Colombia para reunirse con el candidato a la presidencia Jorge Eliécer Gaitán, pero la entrevista nunca se llevó a cabo; ese mismo día el político colombiano fue asesinado.

En 1951 se presentó como candidato a la Cámara de Representantes cubana, pero el golpe de Estado de Fulgencio Batista, reconocido por el gobierno de Estados Unidos, anuló las elecciones.

Castro, convencido que la lucha armada era la única solución, reunió a varios compañeros del Partido Ortodoxo para efectuar el asalto a los cuarteles de Moncada. Antes de la invasión Castro pronunció un discurso inspirado en las ideas de Marx, Lenin y, sobre todo, en los ideales de José Martí, líder de la Independencia Cubana. También fue en aquella ocasión en la que proclamó por primera vez la frase “Libertad o muerte”. Pero el asalto fracasó y Castro fue capturado junto con otros compañeros.

Estuvo en prisión por 22 meses hasta ser liberado por una amnistía en 1955. Se exilió en Estados Unidos y México.

En 1956 obtuvi financiamiento de diversas fuentes y, ya con Ernesto ‘Ché’ Guevara y Camilo Cienfuegos, emprendió el regreso a Cuba con 82 personas a bordo del yate llamado ‘Granma‘ para invadir la isla. Fidel Castro, ya entonces conocido como el comandante en jefe, lideró la guerra de guerrillas hasta que Batista abandonó la isla y el 1 de enero de 1959 se declaró el triunfo de la Revolución Cubana.

El 17 de mayo de ese año, el gobierno cubano decretó la primera Ley de Reforma Agraria, que trajo consigo la expropiación de territorios agrícolas que, en la mayoría de los casos, pertenecían a capitales estadounidenses. La respuesta del gobierno de Estados Unidos (EU) fue la implementación de un bloqueo económico que lastimó la economía cubana por más de medio siglo.

Las pérdidas directas e indirectas por el también llamado embargo económico, ascienden a más de 72,000 millones de dólares (mdd), de acuerdo con información de un portal en internet asociado a la página del gobierno de Cuba.

“En 50 años de bloqueo, la superpotencia no ha podido, ni podrá, derrotar a la Revolución Cubana”, escribió Fidel Castro en una de sus reflexiones publicada el 2 de noviembre de 2010.

 

El culto al ‘compañero Fidel’ 

El 8 de enero Fidel Castro llegó a La Habana y al pronunciar su discurso de victoria, las mujeres del Movimiento 26 de julio lanzaron al aire unas palomas, de las cuales una se posó sobre un hombro del comandante. Pese a que Castro hablaba sobre las dificultades que enfrentaría Cuba después del triunfo de la revolución, esa imagen le dio un halo de divinidad que el gobierno se encargó de cultivar.

Pese a que en abril de 1959 realizó un viaje de buena voluntad a Estados Unidos, el gobierno de Dwight Eisenhower comenzó las tensiones políticas con el gobierno cubano, como el bloqueo económico, y también patrocinó movimientos contrarrevolucionarios y planes para asesinar a Fidel Castro.

Los atentados a los que sobrevivieron Fidel y su hermano Raúl, fueron una veta explotada para resaltar la figura del ex mandatario.

El culto a la personalidad de Castro llegó al punto de que la televisión cubana produjo una serie titulada “El que debe vivir”, en el que se relatan, uno por uno, los 638 atentados de los que el comandante aseguró ser objetivo, pero que no todos fueron perpetrados. Presuntamente los servicios de inteligencia cubana descubrieron más de 400 planes antes de ser ejecutados. Los métodos para acabar con su vida, de acuerdo a la serie, eran desde bombas, francotiradores, hasta habanos y batidos de leche envenenados.

 

El último líder del siglo XX

Su actitud siempre desafiante a Estados Unidos, sus discursos encendidos en La Habana, de casi siete horas, siempre ataviado con su uniforme militar, contribuyeron a Fidel Castro a consolidarse como uno de los líderes mundiales del siglo XX. Tras su muerte, deja un vacío de liderazgo, afirmó Walter Astié, académico de la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad Anáhuac del Sur.

“Su importancia es, sobre todo, histórica. Como está el mundo de problemático y convulsivo, para muchos sigue siendo un ejemplo. Sigue siendo el líder para muchos, sobre todo los jóvenes, que están muy desafectos con el sistema económico, con la falta de oportunidades y de trabajo”, dijo el académico al reportero Roberto Arteaga en octubre de 2012.

Pese a los bloqueos comerciales y su dilatada presencia en el poder, el especialista en política exterior resaltó algunos aciertos de Fidel Castro como presidente: “es muy difícil la situación de Cuba, pero tuvo grandes méritos, como la educación y la salud generalizada”.

Aunque no dejan de verse sus desaciertos. “Lo que le falló tremendamente fue la economía. Dejó de haber ricos y pobres, ahora sólo hay pobres. Mucho de eso se le echó la culpa a EU por el bloqueo económico, pero también hubo políticas equivocadas”, indicó Walter Astié.

Parecía que no habría cambios en Cuba hasta que los dos hermanos Castro, Raúl y Fidel, abandonaran el poder. Pero este mismo año Estados Unidos dio los primeros pasos para terminar con el bloqueo económico y en marzo el presidente Barack Obama visitó la Habana, un hecho histórico que marcaba el fin de una política de aislamiento contra la isla.

En sus 90 años de vida, Castro fue presidente de Cuba durante casi medio siglo, después dejó el poder y a la vez fue testigo de la reapertura de las relaciones con el ‘odiado enemigo’.

Con información de Roberto Arteaga.

Relacionadas

Comentarios