Blogs + OpiniónEconomía y Finanzas

Estas son las dos decisiones de Trump que México debe temer

Los riesgos a la baja para México son principalmente las exportaciones y remesas, con claras consecuencias en la cuenta corriente y el crecimiento económico.

16-12-2016, 6:35:51 AM
Reuters Aunque Trump podría resultar más moderado que en su campaña, aumenta la probabilidad de que pueda instrumentar políticas poco favorables para México.

Política comercial, migración y seguridad fronteriza serán las principales prioridades de la administración de Trump. Si implementa su retórica de campaña en estos temas, probablemente generará nuevos vientos en contra para México; por ello vimos un pobre desempeño de los activos mexicanos el día siguiente a la elección.

Aunque Trump podría resultar más moderado que en su campaña, el gran triunfo de los Republicanos, tanto en el Poder Ejecutivo como en el Legislativo, aumenta la probabilidad de que pueda instrumentar políticas poco favorables para México y su economía.

Los riesgos a la baja para México son principalmente las exportaciones y remesas, con claras consecuencias en la cuenta corriente y el crecimiento económico. Una política fiscal expansionista durante la próxima administración de Estados Unidos, sumada a cambios potenciales en la perspectiva de política monetaria, implicarían vientos en contra para las inversiones en cartera y la política monetaria mexicana.

En México, los responsables de las políticas públicas no han intervenido y han permitido al peso flotar libremente y ajustarse al choque. Los precios de los activos se mantienen bajo presión, pero después de la reacción inicial, los mercados han mostrado relativa calma. Hasta ahora, han reiterado su compromiso con una política monetaria y fiscal responsable y provisto una lista de herramientas y financiamiento externo listos en caso de ser necesarios.

Renegociar el TLCAN, como fue mencionado durante la campaña, implica riesgos significativos para el comercio bilateral y las exportaciones hacia Estados Unidos. Serían importantes vientos en contra para el sector manufacturero, que representa 16% del PIB y un porcentaje similar de los empleos totales del país. Este sector representó 37% del capital bruto total de 2015 y también fue el principal receptor de inversión extranjera directa (IED) en 2015, con cerca de 16,000 millones de dólares, o la mitad de la IED de México.

Los cambios a la política migratoria y la potencial deportación de migrantes indocumentados, como mencionó Trump en campaña, implicarían riesgos a la baja en las remesas. Cerca de 6 millones de mexicanos que viven ilegalmente en EU podrían ser deportados; y representan más del 20% de los mexicanos que viven en ese país.

Además, un impuesto a las remesas para pagar por la construcción del muro, si llega a imponerse, sería un rezago. El año pasado alcanzaron 25,000 millones de dólares y se han mantenido entre el 2 y el 3% del PIB durante la última década.

Los ingresos de las remesas van principalmente a las familias de bajos ingresos, ya que más de 80% son utilizadas para adquirir bienes básicos de consumo. Cualquier caída tendría un impacto negativo en el consumo privado.

Estados Unidos es el principal socio comercial de México. El comercio bilateral alcanzó los 496,000 millones de dólares el año pasado, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), y el valor total de los bienes comercializados entre los dos países ha aumentado casi cinco veces desde la implementación del TLCAN en 1994.

Cambiar la política comercial y migratoria podría afectar el superávit comercial, que el año pasado alcanzó 122,000 millones de dólares, su máximo desde la década de los 90, y a las remesas, poniendo más presión en el ya alto déficit
de la cuenta corriente.

Relacionadas

Comentarios