ManagementPara Entender

Estas son las virtudes que te harán el mejor líder de negocios

No hay un departamento que genere CEO’s en ninguna empresa, y mucho menos una universidad en donde se pueda aprender la materia, pero sí hay virtudes que no se pueden excluir.

23-06-2017, 6:40:36 AM
se busca ceo

¿De qué está hecho el CEO ideal? Es una pregunta que hace tropezar a grandes compañías, pues no sólo se trata de conocimientos técnicos, sino de fuertes dosis de capacidades de estrategia y una mentalidad bien preparada.

Recientemente, la reclutadora internacional Hays presentó el reporte “Competencias del Top Management Mexicano 2017”, con el que pretende desmenuzar las cualidades que se requieren en el mercado actual para convertirse en un líder que trasciende a su equipo.

“Nos interesa saber lo que está sucediendo, cómo se está transformando el perfil de las cabezas máximas, de los responsables de cada país. Se requiere de un perfil completo del que sólo se sabe si funciona cuando se cumplen los objetivos, pero que va mucho más allá”, explica Gerardo Kanahuati, director general regional de Hays México.

La radiografía del CEO que todos quisieran en su empresa se basa en diferentes puntos, pero Kanahuati lo simplifica a los dos aspectos en donde más se puede apreciar la mano del director: el qué y el quién.

No hay un departamento de CEO’s en ninguna empresa, y mucho menos una universidad en donde se pueda aprender la materia, pero al menos se sabe que las funciones específicas del director, de acuerdo con Hays, se aprecian claramente en la estrategia para definir prioridades y en quiénes serán los responsables para conseguir los objetivos.

“El primer factor es en qué me voy a enfocar, es decir, una serie de prioridades que se establecen y los recursos para conseguirlos y, la segunda, es la gestión de las personas: llevar a las personas correctas a los proyectos en donde van a dar resultados”, dice el especialista.

Por otro lado, la figura del CEO como imagen cuasi sacra dentro de las organizaciones tiende a desaparecer, según el estudio, pues han tornado su papel en personas de mayor cercanía a los equipos de trabajo y de mayor involucramiento con las diversas áreas.

“Dentro de las organizaciones, el CEO ya no puede quedarse en la parte del backoffice y analizarlo todo desde ahí; ahora se trata de un líder al interior de la empresa que tiene que opinar y tener una postura sobre cómo llevar la organización para lograr resultados”, apuntó Antonio Seade, CEO de Miele México.

De igual forma, el papel del director general debe tornarse en la viva imagen de la compañía, acompañar los valores e interactuar mucho más con la generación millennial, que ocupa cada vez más puestos de trabajo claves.

“Los CEO’s tendrán que abrir cada vez más la mente y cambiar algunas formas de trabajo, porque hay muchas que ya no funcionan. Nuestro rol también se basa en inspirar. Cuando los millennials se sienten parte de un sueño, sienten que agregan valor y eso les da satisfacción y felicidad en el trabajo”, agregó Carlos Navas, director general de Red Bull México.

Ni experiencia de más de 40 años ni conocimientos dignos de un Nobel, para Kanahuati estas son los cinco factores que definen al CEO mexicano ideal:

  • Sentido de misión. Entender el negocio en el que está y establecer las estrategias para cumplir con nuevos objetivos.
  • Sumar a sus equipos. Potenciar y desarrollar las fortalezas de los empleados es una de las premisas del buen CEO. De igual forma, es indispensable generar espacios incluyentes y de integración para cada uno de los miembros del equipo.
  • Inteligencia emocional. Esta cualidad permitirá a los CEO’s una ventaja al momento de enfrentar adversidades, pues ante las crisis o problemas busca soluciones.
  • Ser asertivo. Asertividad en el momento de tomar decisiones es vital y quizá el rasgo más evidente por el que se diferencian los buenos CEO’s de los mejores.
  • Capacidad de adaptación. El entorno es cada vez más dinámico y retador, de acuerdo con Kanahuati, todos los días y semanas pasan cosas que transforman la manera de hacer negocios, ya sea en el contexto económico, político o social, y lo importante es mantener la capacidad para adaptarse, replantear y llevar de nueva cuenta a la compañía hacia adelante.

Relacionadas

Comentarios