A FondoEl Mundo

Estados Unidos anuncia un golpe económico contra Nicolás Maduro

Maduro es el cuarto jefe de Estado sujeto a sanciones, junto con Bashar al Assad de Siria; Kim Jong Un, de Corea del Norte, y Robert Mugabe, de Zimbawe.

31-07-2017, 4:52:03 PM

Estados Unidos anunció este lunes que congelará todos los bienes del presidente venezolano Nicolás Maduro que estén bajo su jurisdicción, al imponer sanciones al mandatario en represalia por la elección de los integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente este domingo.

La sanciones, adoptadas al amparo de una orden ejecutiva dictada en marzo de 2015 por el entonces presidente Barack Obama, prohíben a personas y entidades estadunidenses celebrar negocios con el mandatario venezolano, a quien la Casa Blanca acusa de imponer una dictadura.

“Las elecciones ilegítimas de ayer confirman que Maduro es un dictador que ignora la voluntad del pueblo venezolano”, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnunchin, en conferencia de prensa en la Casa Blanca.

El funcionario indicó que la Casa Blanca manifiesta con estas sanciones su oposición a las políticas del régimen de Maduro y su apoyo al pueblo venezolano, así como su intención de devolver a ese país “una democracia plena y próspera”.

“Cualquiera que participe en esta ANC (Asamblea Nacional Constituyente) ilegítima podría estar expuesto a futuras sanciones estadunidenses, por su papel en socavar procesos e instituciones democráticas en Venezuela”, dijo Mnuchin.

En la misma conferencia, el asesor de seguridad nacional H. R. McMaster calificó a la Constituyente como “una escandalosa toma del poder absoluto”, con la que Maduro ha demostrado “no sólo ser un mal líder, sino que ahora es un dictador”.

“Frente a esta opresión, vamos a trabajar con nuestros socios para fincar responsabilidad sobre todos aquellos implicados en la creciente violencia y las violaciones a los derechos humanos que se están cometiendo”, indicó McMaster.

Según el asesor, con estas acciones, el presidente estadounidense Donald Trump cumplió su amenaza de adoptar acciones decisivas si el gobierno venezolano llevaba a cabo la Asamblea, aunque ni Mnunchin ni él mencionaron la posibilidad de un embargo petrolero.

“Mientras continuamos monitoreando la situación, vamos a revisar todas nuestras opciones. Nuestro objetivo es no hacer algo que lastime a los venezolanos”, indicó Munchin.

McMaster dijo que Maduro es el cuarto jefe de Estado sujeto a sanciones, junto con Bashar al Assad de Siria; Kim Jong Un, de Corea del Norte, y Robert Mugabe, de Zimbawe.

Mnunchin rehusó adelantar si Estados Unidos trabajará con el resto de miembros del Consejo Permanente de la ONU para buscar sanciones multilaterales contra Venezuela, y reconoció que su gobierno carece de información sobre el tamaño de los bienes del mandatario venezolano en su territorio.

Apenas la semana pasada el Departamento del Tesoro impuso sanciones contra 13 altos funcionarios y exfuncionarios venezolanos por su supuesta responsabilidad en la crisis política y en delitos como violaciones de derechos humanos y corrupción.

Entre los sancionados figuran Tibisay Lucena Ramírez, presidenta del Consejo Nacional Electoral; el vicepresidente Elías Jaua; el defensor del pueblo Tarek William Saab, y María Iris Varela Rangel, miembro de la comisión presidencial para el Asamblea Nacional Constituyente y ex ministra de Asuntos Penitenciarios.

¿Hasta dónde puede llegar?

Las operaciones de refinación y mezcla de crudo de la estatal venezolana PDVSA podrían verse afectadas si Donald Trump aplica restricciones a las exportaciones petroleras hacia el país sudamericano.

Un impedimento a las ventas desde Estados Unidos podría ser la primera de varias sanciones que tienen por objetivo el sector petrolero de Venezuela, después de la elección el domingo de una asamblea constituyente que Washington consideró una farsa.

Lee Los 5 riesgos que tienen al borde del abismo a Venezuela

Trump había amenazado con “acciones económicas fuertes y rápidas” si el presidente venezolano Nicolás Maduro llevaba adelante la asamblea, que está facultada para reescribir la Constitución y disolver las instituciones estatales, como el poder legislativo dominado por la oposición.

Las ventas petroleras de Estados Unidos a Petróleos de Venezuela (PDVSA) son principalmente nafta pesada y crudo ligero que la compañía usa para diluir y hacer exportable el petróleo extrapesado de la Faja del Orinoco.

El país sudamericano ha importado este año un promedio de 87.000 barriles por día (bpd) de productos refinados estadounidenses y cerca de 19.000 bpd de crudo ligero a través de un centro de almacenamiento arrendado en la vecina isla de Curazao, según la Administración de Información de Energía de Estados Unidos.

Si las sanciones también restringen el flujo de combustibles y componentes terminados de Estados Unidos a PDVSA, el mercado interno de Venezuela podría enfrentar problemas más profundos de suministro.

El país ya ha sufrido escasez intermitente de gasolina este año y una sanción estadounidense requeriría que la empresa estatal encuentre proveedores en mercados más lejanos como Rotterdam.

¿Qué importa Venezuela de Estados Unidos?

El siguiente es un desglose de las importaciones venezolanas de productos crudos y refinados de Estados Unidos:

Nafta pesada: Este producto refinado es usado por PDVSA y sus socios en varias empresas conjuntas en la Faja del Orinoco, la mayor región productora de crudo de Venezuela, para diluir una gran parte de la producción de crudo extrapesado y convertirla en grados exportables. Las importaciones venezolanas de nafta pesada de Estados Unidos promediaron 33.000 bpd este año, frente a los 25.000 bpd de 2016.

Petróleo ligero: PDVSA empezó a comprar crudo ligero estadounidense a principios de 2016 para procesar en su refinería Isla de 335.000 bpd en Curazao. Una parte se mezcla para producir crudos exportables. Después de importar 30.000 bpd el año pasado, las compras se han reducido a 19.000 bpd en 2017 debido a retrasos en los pagos y una tasa de procesamiento muy baja en la instalación.

Combustibles: Venezuela ha importado más combustibles acabados de Estados Unidos este año para compensar la disminución de la producción local de combustible. Compró 48.000 bpd de gasolina, destilados y componentes en los primeros cuatro meses de 2017. Estos números estaba previsto que continuaran creciendo ya que PDVSA recientemente adjudicó ofertas para comprar unos 88.000 bpd en el segundo semestre de este año.

Con información de Reuters

Relacionadas

Comentarios