El MundoPara Entender

Esta razón impide a Trump sacar a EU del Acuerdo de París (por ahora)

Trump se enfrentaría a un muro legal, ya que no podría sacar a EU del Acuerdo de París antes de que termine su periodo presidencial.

02-06-2017, 3:20:08 PM
Trump y el acuerdo de París.
Reuters. Trump y el acuerdo de París.

 

La salida de Estados Unidos del Acuerdo de París podría ser una más de las tantas promesas incumplidas de Donald Trump. El vecino país del norte tardará hasta cuatro años en abandonar el pacto de países contra el cambio climático, y que ni siquiera corresponderá con el periodo presidencial del magnate.

“Hay que caminar con pies de plomo antes de decir que lo anunciado es una realidad”, dice Iliana Rodríguez Santibáñez, directora del Departamento de Derecho y Relaciones Internacionales del Tec de Monterrey.

El Derecho Internacional es el muro con el que se topa Trump en este caso. El artículo 28 del Acuerdo de París establece que si un país desea abandonar el compromiso por el medio ambiente tardaría cuatro años por lo establecido en el documento.

“Cualquiera de las Partes podrá denunciar el presente Acuerdo mediante notificación por escrito al Depositario en cualquier momento después de que hayan transcurrido tres años a partir de la fecha de entrada en vigor del Acuerdo para esa Parte.

La denuncia surtirá efecto al cabo de un año contado desde la fecha en que el Depositario haya recibido la notificación correspondiente o, posteriormente, en la fecha que se indique en la notificación”, dice el artículo 28 del Acuerdo de París.

El 12 de diciembre de 2015, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) celebró la firma del Acuerdo de París, instrumento que fue firmado por 195 países que se comprometieron enfrentar el cambio climático.

La intención de Trump parece distinta a la anunciada. Estados Unidos busca acorralar a los miembros del acuerdo para renegociar nuevos términos que le permitan seguir avanzando en sus procesos de industrialización con energía que no son limpias y que sí son dañinas para el medio ambiente.

“Estados Unidos quiere renegociar el acuerdo”, dice Rodríguez Santibáñez.

El compromiso principal del acuerdo es mantener el aumento de la temperatura debajo de los 2 grados centígrados hacia finales de este siglo.

El acuerdo fue ratificado por la Unión Americana y China el 3 de septiembre de 2016, países que son responsables del 40% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en el mundo.

“Es un aviso, como los que suele dar Trump, que no tiene un sustento y ni siquiera un apoyo de su nación”, asegura la académica del Tec de Monterrey, quien reconoce que Donald Trump es un negociador y lo interesante será conocer los nuevos términos que quiere el presidente de Estados Unidos.

“Es una lamentable decisión, pero no es absoluta para la humanidad”, dice Iliana Rodríguez.

Interés económico

Durante su anuncio, Trump dijo que el acuerdo era “muy injusto” para Estados Unidos cuando China contamina mucho más.

Estados Unidos es el segundo país con más emisiones de dióxido de carbono, con el 14.3 por ciento de todo el mundo. El primero es China, con el 29.5 por ciento de emisiones globales. El tercero es la Unión Europea en conjunto, con el 9.62 por ciento, según información de Naciones Unidas.

Ramses Pech, analista el sector energético de Caraiva y Asociados, considera que la salida de EU del acuerdo es controlar el precio del mercado de carbón.

“Es decir, Estados Unidos desarrollará dos mercados: la forma en cómo usas la materia prima para generar poder calorífico y electricidad, y el mercado de captación de CO2, que eso creará bonos verdes que puedan ser vendidos en la Bolsa de valores. Londres lo tiene”, asegura Pech.

El retiro del acuerdo de París y la desregulación que planea Trump sobre emisiones contaminantes beneficiaría a las industrias energética automotriz, manufacturas y minera, que se encuentran en los estados que ayudaron al magnate a ganar las elecciones presidenciales.

Implicaciones políticas y diplomáticas

El anuncio que dio este jueves Donald Trump “es una muy mala forma de celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente que se conmemora el próximo 5 de junio”, opina Gustavo Ampugnani, director ejecutivo de Greenpeace México.

La salida de Estados Unidos del Acuerdo de París debilita el compromiso internacional para atacar el calentamiento global y obliga a los otros países a redoblar los esfuerzos y reducir las emisiones contaminantes.

El director de Greenpeace México considera que existen “fuerzas de mercado” que evitarán un paso atrás en los compromisos ambientales de los países.

“Hay una tendencia mundial liderada por otros países y ni el retiro de Trump del Acuerdo de París frena los planes”, explica el ejecutivo de origen argentino.

El G20 es el próximo foro importante en donde podrá observarse el camino a seguir en la lucha contra el cambio climático. Un riesgo es que algunos países decidan aislarse igual que Estados Unidos y debilitar los esfuerzos internacionales.

Sin embargo, la consecuencia más dañina de la decisión del vecino país del norte es política y es haber perdido el liderazgo de la lucha contra el cambio climático. “Es un desastre en términos de política internacional”, dice el directivo de Greenpeace.

Estados Unidos lo único que provoca es el aislamiento para su propio país. “La relación política con otros Estados se lastima por la desconfianza que genera un mandatario que niega los acuerdos celebrados con anterioridad y que no mide el alcance de sus actos”, dice la internacionalista del Tec de Monterrey.

Ofrecer castigos e incentivos fiscales será uno de los esquemas que retomarán algunos países para obligar a las empresas a asumir sus compromisos ambientales. México tendrá que elevar los impuestos verdes, para sancionar a los que violen normatividades ambientales e incentivar la instalación de tecnología y herramientas que permitan un medio ambiente óptimo.

“En los discursos no está la solución, sino en las acciones”, dice Iliana Rodríguez Santibáñez.

Gustavo Ampugnani, de Greenpeace, está cierto en que la lucha por el cambio climático se encuentra a punto de llegar a su máximo y Estados Unidos tiene un llamado histórico que su presidente no podrá detener. “Nuevamente Trump se encuentra del lado equivocado de la historia.”

Con información de Francisco Muciño.

Relacionadas

Comentarios