A FondoEconomía y Finanzas

Esta es la (única) solución para salvar a Pemex

Aunque parece que no hay futuro para Pemex, sí hay una solución financiera viable que la salvaría de su complicada situación: sacarla del presupuesto para liberarla de su pesada carga de impuestos y gasto autorizado. ¿Es viable que esto ocurra?

29-11-2016, 6:30:04 AM
Plataforma de Pemex.
Plataforma de Pemex.

Parece mentira, pero alguna vez esta propuesta salió de la Cámara de Diputados. En marzo de 2012, legisladores del PAN, PRI y el PRD dijeron que era necesario sacar a Pemex del Presupuesto de Egresos para que tenga más autonomía y aumentar su eficiencia. Aunque el tema no volvió después a la discusión, financieramente hablando, parece ser la única solución viable para salvar a la empresa.

El pasado 20 de octubre, la Cámara de Diputados aprobó la Ley de Ingresos 2017 con un incremento de 55,000 millones de pesos a lo originalmente enviado por el Ejecutivo. La Cámara baja prevé que estos ingresos adicionales salgan de un aumento de la plataforma de producción petrolera de Petróleos Mexicanos (Pemex): 19,000 barriles diarios más.

Dos semanas después, Pemex presentó su plan de negocios 2017-2021, hecho con parámetros “realistas y conservadores”, con el que espera estabilizar y revertir el declive de su producción “en el mediano plazo”.

La petrolera estatal tiene dos encomiendas que generan conflicto entre sí. La primera es estabilizar su situación a través de recortes al gasto, disminuir su pesada deuda, incrementar la producción y pagar todos los impuestos y derechos al Estado. La segunda es satisfacer la demanda de más ingresos que se pide desde el Poder Legislativo, con todo y que en el Presupuesto 2017 se contempla un recorte presupuestal.

“El problema que tiene Pemex es que el patrón sigue siendo la nación”, dice Ramses Pech, especialista del sector energético en Caraiva y Asociados.  Mientras la empresa siga sujeta a un límite de gasto y de entrada de dinero, ¿cuál puede ser la solución? Sacarla del Presupuesto de Egresos. Esta demanda no es nueva, pero sería más factible de realizar si la petrolera cumple su meta de volver al equilibrio financiero en 2019.

 

Alerta en tres gráficas

Después de alcanzar sus picos en 2004, la producción de Pemex ha decaído por el agotamiento de Cantarell, el segundo yacimiento de petróleo más grande de la historia, que representó más de la mitad de producción de la compañía estatal. En la siguiente gráfica se puede apreciar el declive de Cantarell.

produccion_pep

En el tercer trimestre, Pemex reportó pérdidas por 118,400 millones de pesos (mdp), de las cuales la mayoría se concentran en el negocio de Transformación Industrial (TRI) debido a que las refinerías del país han tenido que hacer paros técnicos por falta de mantenimiento, afectando la producción de combustibles.

produccion_combustibles

La depreciación del peso frente al dólar le pega a Pemex en el pago de deuda que tiene en esta divisa y también en otros costos, como la importación de barriles de combustible para suplir la caída de producción doméstica de gasolinas.

Pemex está por echar a andar un plan de asociaciones (farm-outs) con privados en exploración y producción, aunque en el área de transporte, almacenamiento y refinación se concentran las mayores pérdidas que necesita recortar, de acuerdo a un análisis de UBS.

“Debe acelerar este proceso, particularmente en las actividades de Midstream y Downstream, donde las pérdidas de Pemex están en gran medida centradas”, señala el banco suizo.

importaciones-combustibles

El plan de rescate

El pasado 3 de noviembre, la compañía dirigida por José Antonio González Anaya presentó su plan de negocios 2017-2021, que se puede resumir en los siguientes puntos:

  • Superávit primario (más ingresos que gastos antes de pago de impuestos) en 2017.
  • Se detuvieron operaciones con pozos con costo de producción de más de 25 dólares por barril.
  • Recortes de 13,000 mdp en exploración en aguas profundas. Para el bloque Trión se anunciará primera alianza (Farm-out) el 5 de diciembre. Este bloque tiene reservas 3P (probadas, probables y posibles) de 500 millones de barriles.
  • En proceso de alianza en aguas someras y campos terrestres. Los resultados se conocerán en la Ronda 2 en abril de 2017.
  • 29,000 mdp en ahorros y eficiencias.
  • Reemplazar Cantarell por más producción en otros campos.
  • Agresivo programa de Farm-outs (hasta 10) para incrementar la producción 15 por ciento.
  • Equilibrio financiero en 2019-2020

 

El mayor problema de este plan de negocios, según Ramses Pech, es que la compañía no puede alcanzar sus metas en tanto que no le sean reducidos el número de impuestos y derechos que tiene que pagar al Estado.

“A pesar de generar un beneficio operativo, la compañía sigue registrando grandes pérdidas financieras, debido principalmente a una alta recaudación de impuestos del gobierno y a pérdidas relacionadas con el tipo de cambio”, coincide UBS en el análisis.

 

La Santa Inquisición

“Mientras Pemex reciba un presupuesto avalado por la Cámara de Diputados, nunca va a poder crecer, porque le están limitando a un gasto y una entrada de dinero. Debería salir del presupuesto para que tenga autonomía”, coincide Ramses Pech, quien señala que la Cámara de Diputados se ha vuelto una especie de “Santa Inquisición” para la empresa, pues la presiona, evalúa, critica y compromete, “pero no le dice el cómo ni le facilita las cosas”.

Los ingresos que recaudó el gobierno federal por la actividad petrolera pasarán de 1.002 billones (millones de millones) de pesos en 2016 a 1.058 billones en 2017, es decir,  55,891 mdp más, pese a que la administración de Enrique Peña Nieto ha hecho diversos recortes al Presupuesto federal.

El 16 de noviembre, el director de Pemex, José Antonio González Anaya, y el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, presentaron ante inversionistas en Nueva York el plan de negocios de la estatal y su viabilidad.

Las calificadoras e inversionistas aún no muestran sus opiniones sobre el plan de negocios de Pemex para salir de su situación apremiante. Quizá el elemento que falta es qué pasará con el Estado, que continúa como juez y parte en la crisis por la que atraviesa la petrolera.

Relacionadas

Comentarios