NegociosPara Entender

Esta es la amenaza real del nuevo TLCAN para las automotrices

La próxima renegociación del TLCAN podría tocar las reglas de origen, lo cual podría acabar con la competitividad del sector automotriz.

26-06-2017, 6:35:53 AM
TLCAN y sector automotriz.
DepositPhotos. TLCAN y sector automotriz.

El 18 de julio será una fecha crucial para la industria automotriz de México y Norteamérica. Ese día, el gobierno de Estados Unidos publicará los objetivos específicos de la renegociación del TLCAN. Y no se esperan buenas noticias.

De acuerdo con el estudio Sector automotriz: posibles impactos por renegociación del TLCAN, elaborado por Citibanamex, se espera que la administración del presidente Donald Trump incluya la intención de introducir medidas proteccionistas a productos o sectores específicos y uno de los candidatos naturales es el sector automotriz, dada la magnitud del déficit de EU con México, así como por las reiteradas menciones del también empresario y magnate sobre los desequilibrios de ese sector.

De acuerdo con información de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMI), el año pasado, México exportó 2.1 millones de vehículos a su vecino del norte, cifra 7.1 mayor que la reportada en 2015 (1.9 millones), lo que representó el 77.1% de los envíos de autos de nuestro país al extranjero.

En los primeros cinco meses de este año, México ha exportado 947,522 automóviles a EU, cifra 15.5% superior a la registrada en el mismo periodo de 2016 (820,460 unidades), lo que significó el 76.6% de las exportaciones de autos mexicanas.

Citibanamex señala en su análisis que es probable que el enfoque de las negociaciones busque alterar el marco de reglas de origen, lo que afectaría la competitividad del sector automotriz mexicano, en particular, del segmento de autos terminados, ya que habría un incremento en los costos de producción.

Esto, debido a que supondría menos importaciones de autopartes de otros destinos no norteamericanos, que son más baratas; y más importaciones norteamericanas, que resultan más caras.

Cabe mencionar que las reglas de origen son medidas proteccionistas en sí mismas que forman parte de los tratados de libre comercio. Su objetivo es desincentivar el uso de insumos más baratos provenientes de países no incluidos en el tratado. El resultado es un aumento en los costos de producción que puede llegar a superar los beneficios del libre comercio.

Y el TLCAN fue un parteaguas en términos de reglas de origen, pues cuando este fue negociado originalmente se incluyeron las reglas más estrictas y especificas hasta entonces.

Sin embargo, ha habido por lo menos cuatro rondas modificatorias de reglas de origen que han afectado a productos en casi todos los sectores. Y en cada una de ellas el resultado es mayor flexibilidad en su implementación y en el uso de materiales de otros países.

Esta flexibilización, que hoy Trump y su equipo buscan terminar con la renegociación del TLCAN, es la que ha permitido el desarrollo de cadenas productivas globales más integradas y más eficientes como en el caso del sector automotriz.

Para Citibanamex, las modificaciones a las reglas de origen pueden ser de dos formas: cambios específicos a las reglas que aplican a uno o todos los productos o una reforma integral al sistema que determina el origen de los bienes. En ambos casos, la institución financiera supone que si estos son de carácter más restrictivo el impacto será un incremento en los costos de producción.

Explica que para negociar las nuevas reglas de origen será importante tener en cuenta cuatro elementos: el impacto a bienes intermedios de un cambio en la regla de origen al bien final; los detalles de cómo se determina el costo o valor de los bienes no originarios; el impacto en el corto y largo plazo puede variar dependiendo de las capacidades productivas dentro de la región; y reglas de origen excesivas, que pueden ser contraproducentes e incentivar más importaciones a la región.

Citibanamex considera que las negociaciones del TLCAN que iniciarán este año estarán acotadas hasta cierto punto. El limite en la negociación está dado por el costo de exportar utilizando las tasas de nación más favorecida (NMF), es decir, la decisión de exportar dentro de Norteamérica con base a las reglas de la Organización Mundial de Comercio, en lugar de con la tasa preferencial del TLCAN, que en el caso de autos terminados es de 5.8%, 2.5% y 31.3% para Canadá, EU y México.

Actualmente hay una preferencia revelada por usar la vía TLC en el sector automotriz. Pero si reglas más estrictas llevaran a incrementar el costo de la vía TLCAN por arriba de la tasa de NMF, el resultado sería opuesto al deseado.

Y es que, las tasas preferenciales dan claramente una ventaja competitiva a las armadoras establecidas en Norteamérica. El hecho de que 99% del comercio de vehículos se hace bajo las reglas TLCAN demuestra lo sensible que es el sector ante un posible incremento en costos que pudiera derivarse de la renegociación del TLC.

Trump: el hombre que quiere matar al boom automotriz en México

Relacionadas

Comentarios