NegociosPara Entender

Esta es la estrategia de Aeroméxico y Delta para ganar mercado

Pareciera casi imposible que en la antesala de las renegociaciones del TLCAN una empresa mexicana y una estadounidense unieran esfuerzos para lograr un acuerdo histórico. Te contamos en qué consiste la alianza ente estos dos gigantes de la aeronáutica.

30-06-2017, 6:40:35 AM
delta-aeromexico
Fotoarte.

“Unidos, resistiremos, divididos, perderemos”, es una famosa arenga utilizada en el mundo anglosajón para inspirar cohesión y colaboración en tiempos adversos. Parece que la frase ha calado en la reciente alianza de altos vuelos que han establecido Aeroméxico y Delta Air Lines.

Esta asociación ha sentado un precedente histórico, en un año marcado por las tensiones entre México y Estados Unidos, y no solo eso, ambas aerolíneas buscan crear la mayor cooperación transfronteriza entre una empresa mexicana y una estadounidense.

Anunciado a principios del pasado mayo, el acuerdo de cooperación conjunta permite a las dos empresas operar destinos entre México y Estados Unidos como si fueran la misma compañía durante los próximos cinco años.

Así, este Joint Venture podría llegar a operar hasta 100 vuelos al día entre los dos vecinos, un número de conexiones nunca vistas.

La historia detrás 

El acuerdo no es que haya sido el sueño de una noche de verano de los directivos de Delta y Aeroméxico, mejor dicho, no es algo que se les acaba de ocurrir. Ambas compañías llevaban trabajando juntas desde 1994, cuando empezaron a tener códigos compartidos.

Las empresas negociando este Joint Venture desde hace dos años, pero no fue posible cerrarlo hasta junio de 2017 cuando recibieron luz verde de reguladores y gobiernos a cada lado de Río Grande.

Obtener la aprobación de los organismos de competencia era fundamental, dado que la mayor aerolínea mexicana ha firmado un acuerdo de colaboración con Delta, la aerolínea más grande del mundo, de acuerdo con la revista Forbes y su lista de compañías cotizadas más importantes.

Para hacernos una idea del tamaño de Delta, en 2017 tuvo uno beneficio de 4,400 millones de dólares, casi tanto como las utilidades que obtuvieron juntos los dos siguientes jugadores: American Airlines y United. Asimismo, Delta es dueña del 49 por ciento de Aeroméxico desde mediados de marzo, tras adquirir un 32 por ciento más del capital social.

Los beneficios

El acuerdo de colaboración conjunta está valuado en 1,500 millones de dólares y permite que las aerolíneas puedan combinar rutas, frecuencias, aumentar ventas conjuntas, además otorgar más beneficios a los pasajeros con acceso a salones VIP entre otros puntos positivos.

“La alianza permite operar como una misma aerolínea en los vuelos entre México y Estados Unidos, lo que ayuda a eliminar duplicidades y hace más eficiente las rutas en su conjunto”, explica Mauricio Martínez, analista en el sector de transporte de la institución financiera Grupo Bursátil Mexicano (GBM).

En la actualidad, Delta posee el 36.2 por ciento de las acciones en circulación de Grupo Aeroméxico, que controla a Aeroméxico, con la opción de adquirir un 12.8 por ciento adicional para un total de 49 por ciento.

El año pasado, las aerolíneas aceptaron las condiciones impuestas y en 2017 tomaron las medidas necesarias para cumplir con las compensaciones exigidas.

A partir de ahora, Aeroméxico y Delta ofrecerán de manera conjunta 103 destinos en código compartido, lo cual representa más de 1,000 vuelos en seis países.

Por parte, la estadounidense logrará aumentar su cuota de mercado desde México al exterior, un segmento en el que la empresa estaba detrás de sus competidores.

“Aeroméxico transporta un 21 por ciento de los pasajeros internacionales que salen de México, seguido por American con un 15 por ciento y United con un 14 por ciento. Delta sólo ocupaba un 9 por ciento, un porcentaje con sumado al de Aeroméxico da un 30 por ciento en total”, asegura José Luis Rivas Pérez, profesor del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Por parte de Aeroméxico, Rivas considera que el Joint Venture es importante porque le permitirá operar vuelos en destinos que no tenía, como por ejemplo Atlanta, Detroit o Minneapolis.

Desde GBM, Martínez cree que esta es una relación ganar-ganar para ambas empresas porque en definitiva podrán ofrecer nuevas rutas que no tenían y ayudará a que las dos aerolíneas ofrezcan precios más competitivos.

Un acuerdo clave

El acuerdo llega en un momento clave, ya que evidencia la voluntad de las empresas privadas de ambos países por seguir trabajando juntas a pesar del complejo escenario político.

“El acuerdo simboliza la continuidad de la voluntad de empresas mexicanas y estadounidenses por trabajar juntas a pesar de lo que ocurra a nivel político”, opina el catedrático del ITAM.

Pero, sobre todo, es una demostración del creciente apetito por participar en la boyante industria turística nacional, después de que en 2016 arribaran 35 millones de extranjeros al país según la Secretaria de Turismo, aproximadamente un 9 por ciento más que el año anterior

Los 35 millones de visitantes foráneos es un récord absoluto para México y su industria turística, un sector que lleva un crecimiento imparable desde 2012. Para hacernos una idea, en 2012 recibimos 23.4 millones de turistas, esto es, un 45% menos que el año pasado.

Delta sabe del potencial turístico de México: este país recibe la mayor cantidad de visitantes extranjeros en toda América Latina. Y, por ello, el joint venture se anunció pocos días antes de que en estos meses comience la masiva de turistas europeos y estadounidenses a las costas de México.

Todavía es un poco pronto para anunciarlo, pero con la depreciación que, aún, mantiene el peso frente al dólar, comparado con niveles de 2015, y con más conexiones aéreas con Estados Unidos, 2017 se encamina para batir por octavo año consecutivo las cifras de llegada de turistas a territorio mexicano. Aeroméxico y Delta no desaprovecharán esta oportunidad. 

Relacionadas

Comentarios