El MundoPara Entender

Por qué Escocia quiere estar en la UE pero no en Reino Unido

El gobierno escocés argumenta que el contexto es totalmente diferente tras el referéndum del Brexit en verano de 2016, cuando los británicos votaron por salir de la UE.

22-03-2017, 6:40:08 AM
Banderas de Escocia, Reino Unido y la UE.

Parece que Escocia (ahora sí) ya no quiere seguir siendo parte del Reino Unido. Sólo dos años y medio después de que el 55 por ciento de su población votara a favor de que su país siga unido a Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte; los escoceses piden que se haga un nuevo referéndum de independencia después de que los británicos se decantaran por abandonar la Unión Europea (UE), una organización muy popular en la nación de William Wallace.

“Buscaré la aprobación del parlamento escocés para abrir negociaciones con el gobierno de Reino Unido sobre el procedimiento que permitirá legislar un referéndum de independencia”, indicó esta semana la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, miembro del Partido Nacionalista Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) y que mantiene una guerra abierta con Theresa May, premier del Reino Unido, para que se vuelva a celebrar esta votación.

El gobierno escocés argumenta que el contexto es totalmente diferente tras el referéndum del Brexit en verano de 2016, cuando los británicos votaron por salir de la UE. Sturgeon quiere celebrar la consulta entre finales de 2018 y 2019, fechas en las que el Reino Unido estaría llegando al final de sus negociaciones con Europa. Por ahora May cierra la puerta a un segundo referéndum, pero, ¿por qué Escocia quiere abrir un segundo referéndum de independencia?

La UE es muy popular en Escocia

La UE es una institución muy popular en Escocia. Tanto es así, que Escocia e Irlanda del Norte fueron los dos países constituyentes que votaron a favor de que el Reino Unido siguiera siendo parte de la UE.

Todos los 32 concejos de Escocia, sus entidades federativas, votaron a favor de permanecer en la UE. En las ciudades más pobladas, Glasgow y Edimburgo, la opción de quedarse dentro de la organización fue más apoyada que en las zonas rurales. Pero en todas ganó el “permanece”.

 

Por otro lado, uno de los principales argumentos de la campaña del “No” en el referéndum sobre la independencia de Escocia en 2014 era que, al abandonar el Reino Unido, quedarían automáticamente fuera de la UE.

Como no hay ningún caso precedente en la historia de la UE en la que una parte de uno de sus miembros se independice, el entonces primer ministro escocés, Alex Salmond, quien hacía campaña por el “Sí”, aseguraba que el nuevo país seguiría siendo del club de los Veintiocho.

Pero José Durao Barroso, el entonces presidente de la Comisión Europea, el principal órgano ejecutivo de la UE, dijo que una Escocia independiente quedaría fuera y que además sería “extremadamente difícil” que todos los países apoyaran a una nueva nación que justo se acababa de escindir de un miembro.

Las palabras de Barroso y el miedo a ser expulsados de la UE dieron gasolina a la campaña en contra de la independencia.

¿Por qué tiene tanta popularidad la UE en Escocia?

En Inglaterra o Gales, como se demostró en la votación del Brexit, la UE nunca fue una organización popular, pero en Escocia sí lo es. Y una de las razones es ese euroescepticismo que emanaba en Inglaterra.

El discurso antieuropeo en Reino Unido ha sido propiedad de un sector del partido conservador, conocido como los tories, un grupo político muy popular en Inglaterra y que en los últimos años apenas ha tenido representación en Escocia, donde suelen preferir a los nacionalistas del SNP o a los laboristas, ambos de corte progresista.

Para diferenciarse de los tories, entre otras razones, el SNP y los laboristas han mantenido siempre un discurso pro europeo desde antes de que se realizara el referéndum de independencia de 2014. Después de años sin prácticamente un partido que cultive el euroescepticismo, los escoceses tienen una visión más favorable de la UE que en el resto del Reino Unido.

¿Quieren los escoceses un segundo referéndum de independencia?

Por ahora es la primera ministra escocesa quien está pidiendo al Gobierno de May que le dejen hacer una segunda votación. Pero May, del partido conservador, no tiene muchas ganas de confundir más a la opinión pública del Reino Unido con otro referéndum y quiere centrarse en su principal objetivo: iniciar las negociaciones para sacar al país de la UE con las condiciones más ventajosas para sus intereses.

¿Pero qué dice la gente a nivel de calle? Después del Brexit, las encuestas detectaron un crecimiento del independentismo en Escocia, pero a las pocas semanas este sentimiento volvió a niveles normales. A mediados de este mes, el apoyo a seguir formando parte del Reino Unido se situó en el 52%, arrojando un ligero avance de aquellos que quieren independizarse.

Por otro lado, según una encuesta que cita la BBC, el 39% de los escoceses piensa que debería realizarse un nuevo referéndum antes de que finalicen las negociaciones del Brexit.  Es decir, un porcentaje de los escoceses parecen favorecer un segundo referéndum, aunque no sería un apoyo mayoritario, por lo que podría tratase simplemente de un movimiento de Sturgeon para jugar la carta nacionalista y mejorar su popularidad.

¿Ganaría el “Sí” esta vez? Es imposible saberlo, pero es seguro que sin el aliciente de la UE, es probable que muchos escoceses que votaron por permanecer en la unión se decantarían, ahora sí, por independizarse.

Relacionadas

Comentarios