Blogs + OpiniónPolítica y Sociedad

Emilio Lozoya, el eslabón silencioso entre Pemex y Odebrecht

Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex, es el hombre que ha decidido guardar silencio frente al mayor escándalo de corrupción en el mundo que encabeza Odebrecht. Él es un eslabón que podría descifrar parte del entramado en México.

13-06-2017, 6:35:13 AM
emilio-lozoya
Especial.

Fotos: Arturo Luna.

Emilio Lozoya Austin no es un hombre invisible. Su figura no pasa desapercibida entre empresarios y políticos. El exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) sonríe y bebe una copa de agua mientras el mundo lo mira. Esta es la última aparición pública del hombre que ha decidido guardar silencio sobre el mayor escándalo de corrupción mundial que encabeza Odebrecht.

El pasado 11 de mayo, la comunidad judía reconoció a Alonso Ancira Elizondo, presidente de Altos Hornos de México (AHMSA). La Organización Sionista Mundial entregó el Premio Jerusalem 2017 al empresario mexicano por su contribución al crecimiento de las relaciones económicas entre México e Israel. Ahí estaba Emilio Lozoya.

En el Centro Deportivo Israelita una tormenta golpeaba el techo, pero ni Emilio ni los invitados se amedrentaban frente las inclemencias del clima o de un escándalo mayor.  El destino de más de 10.5 millones de dólares (mdd) distribuidos en sobornos dentro de México es una incógnita no resuelta aún y Lozoya Austin podría tener una respuesta.

Emilio Lozoya.

Foto: Arturo Luna.

El 16 de febrero de 2017, un documento del Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló el pago de sobornos a autoridades mexicanas para obtener contratos de obra pública entre 2010 y 2014. Un escándalo que golpea a 10 países latinoamericanos y dos africanos, los cuales recibieron pagos ilegales de la firma brasileña por 788 mdd.

Emilio Lozoya es uno de los últimos invitados en abrazar y felicitar a Alonso Ancira al concluir la ceremonia de premiación del empresario, evento que también ha reunido a personajes políticos de la talla de Diego Fernández de Cevallos.

El director de Pemex en el periodo de 2012 a 2016 no deja de sonreír frente al rey del acero. Su esposa le acompaña en el intercambio de saludos y a él no parece afectarle nada ni los rumores provenientes de Brasil. Nada descompone el gesto alegre de su rostro.

El pasado 13 de abril, la revista semanal Veja, en Brasil, dio a conocer que Emilio Lozoya fue mencionado por Hilberto Marcarenhas, responsable de Operaciones Estructuradas de Odebrecht, como la persona que recibió sobornos por 5 mdd a cambio de beneficios, monto que habría sido solicitado durante una reunión con Luis Weyll, director de la firma brasileña en México.

“No he solicitado ni he recibido dinero ilegal”, dijo en un comunicado Lozoya Austin, quien ha decidido hacer un pacto con el silencio.

Los murmullos entre algunos miembros de la comunidad judía dan testimonio de la presencia del economista y abogado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), respectivamente. Todos reconocen a quien fuera uno de los hombres clave en la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

Emilio Lozoya

Foto: Arturo Luna.

Emilio decide sentarse en una de las mesas centrales en el Salón Mural del Centro Deportivo Israelita en la Ciudad de México. Jorge Carlos Ramírez Marín, diputado federal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), es el hombre que conversa con Lozoya por cerca de dos horas entre sonrisas y momentos de seriedad en sus semblantes.

En países como Brasil, Argentina y Perú un rosario de nombres de funcionarios involucrados en el caso de Odebrecht ha sido dicho. Sin embargo, México ha decidido guardar el mismo silencio que el de Emilio.

La Procuraduría General de la República (PGR) reservó los informes sobre el caso por un período de 5 años, de acuerdo con la respuesta de la autoridad a la solicitud de un particular.

Ha llegado la hora de sonreír nuevamente y ponerse de pie para despedirse de los demás invitados, mientras que también es la oportunidad de acercarse a uno de los hombres más buscados por la prensa mexicana.

—Emilio Lozoya, ¿me regalaría un par de minutos para hablar con usted?

—No puedo dar entrevistas, ya que desde hace un año he decidido no hablar con un medio de comunicación. Todo lo que te pueda decir es off the record dice Lozoya Austin sin mayor prisa y con una breve sonrisa de quien fuera el hombre fuerte de Pemex.

El escándalo de la lluvia que azotaba el techo ha terminado y Emilio Lozoya Austin, un hombre que no pasa desapercibido, camina hacia la calle para entregarse al silencio de una noche muy oscura.

Odebrecht: la historia del gigante que corrompió a México y AL

Relacionadas

Comentarios