'; Alto Nivel
A Fondo

El transporte de carga ‘envuelve’ en contaminación a la CDMX

La CDMX cuenta con un tránsito de mercancías que no se puede detener y que detonan la formación de sustancias como el ozono; comerciantes gastan millones de pesos al día para mantener las cadenas de suministro.

05-05-2016, 9:03:29 AM
El transporte de carga ‘envuelve’ en contaminación a la CDMX
Héctor Molina

En medio del segundo día de la contingencia ambiental, este miércoles, dos transportes pesados bloqueaban por la tarde un carril de la lateral de Río Churubusco, cerca de la delegación Iztacalco.

Eran dos pipas, una de gas y otra de agua, cuyos conductores señalaron que no podían dejar de dar servicio, pues el combustible y el líquido eran esenciales para la operación de los restaurantes de una plaza comercial.

La operación de unidades como esta es uno de los factores que se vinculan directamente con las altas concentraciones de ozono, contaminante que este miércoles llegó hasta los 192 puntos IMECA, a pesar de que alrededor de 2 millones de vehículos no circularon en el Valle de México.

Un grupo riesgoso

El transporte de mercancías es señalado por aportar el 65.29% de las partículas PM10, el 64.01% de las PM2.5 y el 47.83% de Óxidos de Nitrógeno (NOx), sustancias precursoras del ozono en la capital del país, de acuerdo con el Programa Integral de Movilidad de la Ciudad de México.

Te recomendamos leer: Cuáles son los contaminantes que ahogan a la CDMX

El documento destaca que el traslado de mercancías de un punto a otro ha ocasionado nuevas problemáticas en la ciudad, ante la falta de planeación que se refleja en dobles filas, maniobras de carga y estacionamiento que afectan la velocidad promedio de circulación y elevan las emisiones de los vehículos.

El impacto del problema ha crecido debido a que las unidades en las que se demanda la llegada de mercancía se ha incrementado casi en un 40% en los últimos 10 años.

De acuerdo con el Programa Integral de Movilidad, en 2006 se tenían identificadas 399 unidades de demanda entre las que figuran tiendas de barrio, clubes de precio, supermercados, tiendas departamentales y especializadas; actualmente se tienen identificadas 558 de estas unidades y 329 mercados públicos, a los que deben llegar productos perecederos todos los días.

Gasto millonario

Si en un día normal, el transporte de carga de mercancías es un grupo altamente contaminante, en fase 1 de Contingencia es aún peor, pues se incrementan los pedidos ante la imposibilidad de los comerciantes de transportar sus productos.

Para mantener la operación de sus negocios, comerciantes de la Ciudad de México deben gastar un promedio de 33 millones de pesos al día, de acuerdo con estimaciones de la Cámara de Comercios, Servicios y Turismo de la Ciudad de México, (Canaco).

Estos recursos se destinan a la renta de transportes ante la restricción que los propietarios de sus establecimientos tienen para usar sus propios vehículos, la búsqueda de transportes alternativos y la modificación en sus rutinas de trabajo, según Humberto Lozano, presidente de la Canaco.

Cada día hay al menos 150 mil vehículos que abastecen a negocios que usan productos perecederos que abastecen a pequeños restaurantes, carnicerías, pollerías, tiendas de abarrotes y hasta recauderías. “Cuando los dejas sin circular deben pagar para transportar sus mercancías, son cosas que se deben surtir a diario”, dice en entrevista con Alto Nivel.

El gasto promedio para los comerciantes que se quedan sin vehículo puede ir de 200 a mil 200 pesos diarios, de acuerdo con cálculos de la Cámara Nacional del Comercio en Pequeño de la Ciudad de México, (Canacope).

La presidenta del organismo, Ada Irma Ruiz, señaló en entrevista que los dueños de negocios  pierden ganancias al aumentar los costos del traslado de sus mercancías desde que iniciaron las modificaciones temporales el Programa Hoy no Circula.

“Llevamos 27 días con esta medida, la cual se agrava cuando entramos a contingencia, no se puede comparar el gasto que se realiza en un vehículo propio al que se debe cubrir por un flete o traslado de la mercancía, hay personas que deben cruzar toda la ciudad para ir hasta la Central de Abasto para surtirse con sus proveedores”, comentó.

Te recomendamos leer: Todo lo que tienes que saber de la crisis ambiental en la CDMX

El tipo de combustible

Las emisiones generadas por el transporte de carga de mercancías están relacionadas con su uso intensivo y a los largos recorridos que deben hacer diariamente.

Para el químico Luis Manuel Guerra, fundador del Instituto de Asistencia en Investigaciones Ecológicas, A.C,  este problema podría ser atacado con la conversión de estas unidades para que usen gas LP como combustible.

“El gas LP disminuye hasta en un 70% las emisiones de óxidos de nitrógeno y partículas suspendidas, esto podría ser una solución práctica para los transportes de mercancías”, indicó.

De acuerdo con Guerra, este combustible puede ser una alternativa viable, ya que existen más de 200 puntos de recarga en la Zona Metropolitana del Valle de México.

Las autoridades estiman que el transporte de carga traslada por la Ciudad de México casi 400 millones de toneladas de carga.

Relacionadas

Comentarios