El MundoPara Entender

El romance entre Trump y Rusia es más intenso de lo que creemos

Michael Flynn, ex asesor de seguridad de Trump, tuvo que dejar su cargo porque presuntamente habló con el embajador ruso en Washington sobre rebajar las sanciones a Rusia, algo que evidencia las profundas conexiones políticas entre ambos gobiernos.

16-02-2017, 7:00:54 AM

Ha bastado menos de un mes para que se produzca la primera dimisión en el gobierno de Donald Trump, que se enfila a ser uno de los inicios más caóticos en la historia reciente de Estados Unidos.

El pasado lunes, su asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, dimitió porque ha mentido. En sólo tres semanas de Trump, ya rodó la primera cabeza de su administración y es a causa de los (muy) estrechos lazos entre el mandatario estadounidense y el presidente ruso, Vladimir Putin.

El ya ex asesor, había negado haber discutido de forma secreta con el embajador ruso en Washington levantar las sanciones que EU tiene impuestas sobre Rusia tras su intervención en Ucrania en 2014, unas conversaciones que sí ocurrieron en diciembre.

El general retirado negó repetidamente que estos contactos hubieran ocurrido. Pero la filtración de algunas informaciones que evidenciaban esas conversaciones telefónicas lo obligaron a pedir perdón y dejar su cargo como asesor de seguridad nacional.

Esto es una situación grave, porque en diciembre la Administración Trump no había tomado posesión y no tenía Flynn autoridad para hacer una llamada así. La ley estadounidense prohíbe a un particular, como lo era Flynn en ese momento, intervenir en asuntos de seguridad nacional.

Pero lo peor es que Trump sabía que Flynn estaba dando explicaciones confusas y engañosas sobre aquella charla con el embajador ruso, según Reuters.

De acuerdo con información publicada por el New York Times, asesores de campaña de Trump tuvieron contacto con miembros de inteligencia rusa después de que el empresario ganó las elecciones el 8 de noviembre.

Trump no se refirió al caso hasta que las evidencias e informaciones llegaron a un punto que no se podían ignorar. Esto dejó la impresión de que el presidente no castigará a sus asesores por mentir hasta que no sea claro para la opinión pública.

La renuncia de Michael Flynn está cambiando el equilibrio de poder entre Trump y el Congreso, asegura el Washington Post en una publicación.

El diario explica que, por un lado, los senadores republicanos han prometido ejercer una supervisión más agresiva de la nueva administración, mientras que los demócratas han aprovechado la oportunidad para hacer más preguntas sobre los vínculos de Trump con Rusia.

“Ahora es evidente que la renuncia del general Flynn no es el final de la historia. Es simplemente el comienzo de una historia mucho más larga”, dijo el líder de la minoría del Senado, Charles E. Schumer en el piso del Senado.

¿Qué relación tiene Trump y su gobierno con Rusia?

Flynn es un hombre que tiene ciertas conexiones con el Kremlin y, de hecho, el Departamento de Justicia ya había avisado que era un hombre potencialmente vulnerable a las presiones rusas, según el Washington Post.

Puedes saber más de las relaciones del presidente de EU con las altas esferas del Kremlin, puedes consultar: De Rusia con amor: las conexiones de Trump con Moscú

“Durante años Trump ha recibido en sus cuentas millones de dólares pertenecientes a oligarcas rusos”, dijo a Alto nivel el periodista estadounidense David Cay Johnston, quien lleva años investigando la vida del magnate-presidente.

Trump y Putin ya se mostraron afecto durante la campaña electoral.

Putin es mucho mejor líder que Obama”, decía el estadunidense.

Nadie pensó que ganaría excepto nosotros”, respondía el ruso.

En su primera conversación telefónica, que fue en estos días, Trump criticó un tratado para la reducción de armas nucleares firmado por Rusia y EU firmado durante la época de Barack Obama, algo que el presidente está desmintiendo.

El interés del Kremlin para que el Republicano ocupara la Casa Blanca, era tan fuerte que hay varios indicios de que Rusia influyó en las elecciones de EU para que ganara Trump, según informes de la CIA.

Sin embargo, el nuevo mandatario niega una y otra vez que esto haya ocurrido.

“Este sinsentido de la conexión rusa es simplemente un intento de encubrir los muchos errores cometidos en la campaña perdedora de Hillary Clinton”, dijo hoy Trump en un nuevo tuit.

Crimea vuelve a escena, ¿qué está ocurriendo?

El martes, la administración Trump dijo que espera que Rusia devuelva Crimea a Ucrania, una parte del territorio que tomó en 2014. La acción fue reprochada por la Unión Europea y Estados Unidos, que impusieron varias sanciones económicas que han golpeado severamente la economía rusa.

Sí, se trata de esas sanciones que trataba de levantar Flynn con su conversación el embajador.

La excusa de Moscú para anexionarse Crimea es que más del 30% de la población, la mayoría, son rusos e históricamente es una península con más influencia suya que de Ucrania.

“El presidente Trump ha dejado claro que espera que el Gobierno de Rusia rebaje las tensiones con Ucrania y devuelva Crimea”, dijo Sean Spicer, el portavoz de la Casa Blanca, en una rueda de prensa.

La respuesta no ha tardado en llegar. “No devolveremos parte de nuestro territorio. Crimea pertenece a la Federación Rusa”, sentenció Maria Zakharova, portavoz del Ministerio de Exteriores.

¿Y ahora qué hace Trump? Culpó a otros de la situación, y todo a través de Twitter.

“Crimea fue tomada por Rusia durante la Administración Obama. ¿Fue Obama demasiado suave con Rusia?”, dijo Trump para responder a los que le critican por tomar una postura demasiado blanda hacia Moscú.

La realidad es que el “no” de Rusia a devolver Crimea era tan esperado, que parece más una jugada de Trump para mostrarse un poco más duro con Moscú en este momento en el que se junta el caso de Flynn y la escalada de reportes que demuestran una influencia del país ex soviético en las elecciones.

Francia e Italia, ¿en la mira de los hackers rusos?

Uno de los comicios más importantes este año son las elecciones presidenciales en Francia en mayo, donde la candidata de la extrema derecha Marie Le Pen parte como una de las favoritas.

Le Pen es anti Unión Europea y anti inmigración, dos cosas que le gustan a Putin para el futuro mandatario de Francia.

En ese aspecto, el candidato de centro, Emmanuel Macron, uno de los favoritos en la campaña, está siendo objeto de ataques de internet de medios rusos -Sputnik News y Russia Today- y webs de noticias falsas están difamando su candidatura con el objetivo de influir en la opinión pública, según el jefe de su partido.

También los italianos sospechan de que Rusia está detrás de un hackeo contra el email de su ex ministro de Exteriores en 2016.

La situación preocupa mucho a los italianos, puesto que deben de celebrar elecciones generales antes de mayo de 2018, por lo que temen que pueda haber una influencia Rusia en los comicios como ya ha ocurrido en EU.

Rusia, por supuesto, niega todas estas acciones aunque hay amplia evidencia de sus acciones para influir en los resultados electorales de otros países, una situación muy grave que debería de preocupar enormemente a la comunidad internacional.

Si Rusia influyó, como dice la CIA, en las elecciones de la primera potencia global, tiene capacidad de hacer lo mismo en cualquier país. ¿Cuál será el siguiente?

Relacionadas

Comentarios