'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

El repartidor que se convirtió en director de Domino’s Pizza

Víctor Flores tenía 18 años cuando entró a su primer trabajo formal como repartidor de pizzas en una sucursal de Domino’s en Puebla, hoy es director regional de las tiendas del sureste. Aquí su historia.

15-07-2016, 2:12:38 PM
El repartidor que se convirtió en director de Domino’s Pizza
Xóchitl Austria

Víctor Flores tenía 18 años cuando entró a su primer trabajo formal como repartidor de pizzas en una sucursal de Domino’s en Puebla, acababa de entrar a la universidad, le gustaban las motocicletas y había decidido estudiar ingeniería electrónica para trabajar en la Comisión Federal de Electricidad, al menos ese era su plan.

Aunque acabó la carrera, nunca ejerció, porque: “Traía salsa de pizza en las venas”, dice en forma de broma en entrevista con Alto Nivel. Después de 24 años de trabajar para la empresa trasnacional ahora es Director Regional de las Tiendas del Sureste (tiene a su cargo 40 unidades en Campeche, Mérida, Yucatán y Quintana Roo).

En poco más de dos décadas, Flores pasó por ocho puestos diferentes, siempre escalando hacia arriba. Fue repartidor de pizza, jefe de repartidores, gerente en entrenamiento, gerente de la unidad en la sucursal Libanés de Puebla, donde trabajo cinco años.

El poblano fue también supervisor de cinco unidades en Puebla, entrenador en Puebla y Veracruz, divisional (supervisor de supervisores en la región), trabajó un tiempo en Cancún para después aceptar la invitación de trabajar en la Ciudad de México en el área de Mejoras Operativas, un puesto que se tiene directamente con la franquicia maestra.

Este último puesto fue uno de los que mayor retos le generó. “Se trataba de hacer pruebas para decidir cuál era la mejor opción para el negocio, probábamos desde un cucharon hasta el horno”, explica. En concreto, Víctor estaba ayudando a determinar los estándares a nivel nacional, en coordinación con Domino’s Pizza Global y gestionando con franquiciatarios de Alsea México.

“Es un trabajo que te enseñan a tomar decisiones. Cuando te sientas a dialogar con gente de internacionales para expresar y debatir tu punto de vista, y llegar a un acuerdo, aprendes”, dice.

Después de este aprendizaje, se convirtió en director de operaciones del sureste, puesto que ocupa desde hace año y medio, operando desde Cancún, Quintana Roo.

Encontrar a las personas adecuadas

Alsea, que opera en México Domino’s Pizza, tiene la licencia para explotar la marca en México, España y Colombia hasta 2025, y un ambicioso plan de crecimiento que contempla la apertura de 60 tiendas en México por año y la remodelación de las 618 que opera en el país.

Patrick Doyle, CEO y presidente de Domino’s Pizza, asegura en entrevista con Alto Nivel que el reto más grande que ha tenido la empresa por muchos años no ha sido solo crecer el número de unidades, sino encontrar a las personas adecuadas y desarrollarlas.

“A todo mundo le gusta la pizza, pero el reto más importante es encontrar a la gente adecuada que nos ayude a crecer la marca en el mercado”, explica Doyle.

Para el CEO global de Domino’s las personas adecuadas son aquellas que les emocione el negocio y la marca. “Si podemos encontrar a una persona con buena actitud y entusiasmo, podemos enseñarle las herramientas para gestionar una tienda”, detalla. 

Desarrollar al talento

Cuando Víctor comenzó su carrera en Domino’s Pizza lo primero que escuchó de su jefe fue: “ser repartidor en moto, cualquier lo hace. Ser embajador de marca solo algunos”.

En todos estos años el principal trabajo de Víctor ha sido gestionar gente: repartidores, telefonistas, gerentes, supervisores. “Lo más complicado y más gratificante es la gente”, dice Víctor, quien tiene que gestionar a distancia todas las tiendas de su región.

La buena noticia, dice, es que la mayoría de la gente tiene una actitud de tratar de ayudar, aun cuando no sea su función. En un negocio como es el de hacer y entregar pizzas en menos de 30 minutos, podría pensarse que hay poco margen de maniobra para innovar y es cierto. “Innovar sobre lo mismo es muy complicado, pero debemos hacerlo constantemente”, señala Víctor.

Hay algo que siempre trata de enseñarles a otros, como se lo enseñaron a él, es que “los problemas deben resolverse como si fueran tuyos”. En su primer año como director de operaciones del sureste logró que su región fuera nombrada la número uno en 2015.

El sueño no ha terminado

El camino no ha sido fácil. Víctor dice que como cualquier empresa hay momentos buenos y malos, y en muchas ocasiones ha pensado en tirar la toalla. Recuerda en especial que cuando acabó la carrera y le dieron su tienda como gerente, pensó en dejar el puesto porque pensaba trabajar en CFE.

“Era un momento crucial. Tenía que decidir. Fui a una convención anual y regresé motivado, ver a tanta gente entusiasmada con la que tenía cosas en común, me hizo quedarme. Nunca hable de mi renuncia”, dice el director regional.

Víctor lleva 24 años y va por más. Como alguien que empezó desde abajo, sabe que hoy está en el puesto al que  muchos pizzeros sueñan con llegar, pero eso no significa que haya terminado.  “Quiero el puesto de mi jefe (pero no le digan) dice en forma de broma”. Aunque no descarta buscar la oportunidad de incursionar en otro país, siempre y cuando siga haciendo pizzas.

Relacionadas

Comentarios