HistoriasProtagonistas

El relojero suizo que desafía a las tecnológicas con el lujo

Giancarlo Mantuano, CEO de la relojera Bomberg, confía en que el diseño y el lujo son los elementos que pueden hacer la diferencia en un mercado en donde no sólo compite con las firmas tradicionales de relojería, sino ahora también con Apple y Samsung.

17-06-2016, 6:33:06 AM
El relojero suizo que desafía a las tecnológicas con el lujo
José Roberto Arteaga

Hace 18 años, el suizo Giancarlo Mantuano dedicaba su tiempo entero al sector financiero. Sin embargo, una propuesta de trabajo le hizo abandonar el mundo de los bancos dos años después, para volcarse en su pasión y trabajo actual: vender relojes.

“En el pasado trabajé en el negocio de la consultoría y auditoría de la industria bancaria, algo muy diferente a lo que hago ahora. Hoy estoy en el mercado de relojes”, dice en entrevista Giancarlo Mantuano, CEO global de la relojera suiza Bomberg.

El cambio no fue tan difícil en la carrera del hombre de finanzas, ya que representaba un retorno a su pasado familiar y el amor por las manecillas. La madre de Giancarlo trabaja en la manufactura de relojes y dar el salto a la industria financiera fue un paso natural en 1998.

“Yo nací entre relojes”, confiesa el directivo suizo, quien es hijo de padres italianos que emigraron al epicentro de la relojería a nivel mundial.

Mantuano sabe bien que el manejo de los números aprendido en el sector financiero y su amor por los relojes forman un buen complemento para aumentar las ventas de la marca a nivel mundial. Pero Apple, Samsung, Motorola y otras empresas que producen smartwatches retan al lujo de la relojería suiza.

En 2015, las tecnológicas comercializaron más de 17.1 millones de smartwatches, de los cuales Apple comercializó 8.8 millones de unidades, lo que representa la mitad de las ventas globales de la nueva tecnología, de acuerdo con estimaciones de la empresa de investigación de mercado Juniper Research. Un reto significativo para las firmas de relojería.

“Tenemos que seguir escuchando al mercado. La industria de relojes estaba durmiendo. Tenemos que seguir innovando, tenemos que seguir sorprendiendo, necesitamos continuar con una oferta de productos que sean diferentes. Por supuesto, que los relojes conectados a internet son un reto, y al mismo tiempo es también una oportunidad que motiva a la innovación”, dice el CEO de Bomberg.

La exportación de relojes suizos ha presentado una tendencia negativa en la última década. Tan sólo durante los primeros cuatro meses de este año, las exportaciones de la industria relojera del país helvético descendieron 9.5% y su valor en abril fue de 1.6 millones de francos suizos, es decir, una caída de 11.1% si se le compara con el mismo mes de 2015, de acuerdo con los últimos datos de la industria relojera suiza.

Giancarlo Mantuano reconoce que se encuentra en un  momento clave en la industria de los relojes ante la incursión de las tecnológicas con sus productos, pero también considera que escuchar a las nuevas generaciones es un “reto interesante” para alcanzar un fin: satisfacer al cliente.

Lujo a la mexicana

A pesar de la agresiva competencia de jugadores tradicionales y de la oferta que hacen las tecnológicas, Giancarlo se encuentra enamorado del momento que vive la marca y es un trabajo interesante el impulsar mercados como el de México.

La operación de Bomberg en México es una oportunidad para la firma de introducirse al mercado latinoamericano y sumar nuevos diseños inspirados en la cultura mexicana.

Relojes con imágenes de calavera, productos diseñados para cambiar de extensible o postrarse en una cadena, así como bases con distintos diseños para colocar el reloj de manecillas son parte de la disrupción en el diseño.

México ha demostrado apetito e interés los productos de Bomberg y la nueva gama de relojes, que se explica por la tradición del consumidor en los productos de la alta relojería

“Es un mercado fantástico por la reacción de los consumidores. Definitivamente el crecimiento de la clase media y el poder adquisitivo de la población mexicana es una oportunidad para crecer la participación que tiene la firma en el país.”, reconoce Mantuano.

El mercado mexicano de bienes de lujo tuvo un crecimiento de 11 por ciento durante 2014, y se espera que sea uno de los 10 mercados que más crecerá entre 2015 y 2019, de acuerdo con proyecciones de la firma Euromonitor.

El año pasado, México se posicionó como líder en la región dentro del mercado de lujo, con una facturación de 14,000 millones de dólares, en donde lo sigue Brasil y Argentina, según datos de Luxury Lab en México.

“Es interesante cómo las marcas de lujo se asocian con un deseo aspiracional”, dice Mantuano.

Bomberg tiene relojes tipo sport, clásicos, tradicionales y con diseños que considera disruptivos la firma, además de una gama de accesorios.

Hoy, el tipo de cambio es un reto y trabajan muy de la mano de sus distribuidores para no tener incrementos constantes en los precios.

Giancarlo Mantuano se encuentra seguro de que las oportunidades de incrementar sus ventas están presentes en el país y confía en que su estrategia pueda seducir a los mexicanos. El directivo suizo mira su reloj y está seguro de que todo es cuestión de tiempo para lograr las metas de Bomberg.

—Giancarlo, ¿qué es el tiempo para ti?

—“Lujo. El tiempo es un lujo”.

Relacionadas

Comentarios