HistoriasNegocios

El “pequeño” banco que ayudará a construir el nuevo AICM

Interacciones busca incrementar su cartera de crédito en proyectos productivos, como infraestructura local o en proveedores que trabajen en la construcción del nuevo aeropuerto, mientras que su cartera a gobiernos estatales y municipales crece con menos vigor.

09-08-2016, 10:31:43 PM
El “pequeño” banco que ayudará a construir el nuevo AICM
Francisco Muciño

Grupo Financiero Interacciones, que tiene como principal negocio el prestar a estados y municipios, quiere ser uno de los jugadores relevantes en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), que deberá iniciar operaciones en 2020.

“Nosotros, naturalmente, no podemos financiar un aeropuerto. No somos un banco grande ni es nuestra vocación. Estamos enfocados a proyectos medianos y nuestra banca pyme sirve perfectamente para financiar a los proveedores”, comenta Alejandro Frigolet, director general adjunto de  Administración y Finanzas de Interacciones en entrevista con Alto Nivel.

El grupo financiero de Carlos Hank Rhon no es ajeno a este segmento. Con créditos desde 100 a 1,500 millones de pesos (mdp) ha financiado proyectos de obra pública estatal, como carreteras, libramientos, puentes y hasta museos, en los que también participó su brazo constructor, Hermes Infraestructura, como en el Gran Museo del Mundo Maya, en Yucatán.

La cartera de crédito a Pymes y proveedores ascendió a 6,206 millones de pesos (mdp) en el segundo trimestre del año, 57.2 por ciento más que en el mismo periodo de 2015. Aunque el crédito a gobiernos estatales y municipales es mucho mayor (54,438 mdp) el banco apostará a aumentar los préstamos en proyectos de infraestructura. El pasado 10 de junio, la agencia Moody´s rebajó la calificación del banco Interacciones por su alta exposición a la deuda estatal y de Pemex.

 

Nuevo aeropuerto

En septiembre de 2014, el presidente Enrique Peña Nieto presentó el proyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM). En ese momento se dijo que el aeropuerto tendrá una inversión inicial de 169,000 millones de pesos (mdp).

Hasta ahora se han lanzado las licitaciones para aplanado de suelo, caminos provisionales para el transporte de materiales y la construcción de tres pistas, que se espera estén operando en 2020. El ganador del concurso para construir la pista 3 se dará a conocer el 24 de agosto. Entre las empresas que concursan están las mexicanas ICA y CICSA, las españolas Acciona, Ferrovial, Sacyr y la brasileña Odebrecht.

Además de las grandes compañías, también participarán otras de menor tamaño que pueden proveerles de servicios. Ésa es la oportunidad que ve Interacciones para participar en el megaproyecto.

A través del programa Cadenas Productivas de Nacional Financiera (Nafin), el banco proveerá de liquidez sin necesidad de extenderles una línea de crédito, sino a través de las facturas por cobrar. Este esquema es conocido tradicionalmente como factoraje.

“Estamos muy contentos de que el aeropuerto esté incorporando a sus proveedores a este tipo de programas de financiamiento, porque finalmente están haciendo más eficiente el capital de trabajo de estos proveedores. Y estamos convirtiendo el riesgo privado en riesgo federal. Tenemos el producto, conocemos la dinámica de estos proyectos y tenemos el soporte legal”, comentó Alejandro Frigolet en entrevista.

El directivo dijo que aún no cuentan con un monto en específico para este programa, pues tienen que ver primero cómo se desarrollará y podrán asignar una parte de su portafolio.

Aún así, Frigolet resalta: “Naturalmente seremos un jugador relevante en este rubro.”

 

Diversificación de cartera

El proyecto del aeropuerto de la Ciudad de México es sólo una parte del plan de Interacciones para diversificar su cartera de crédito en Pymes e infraestructura y disminuir su exposición en préstamos a gobiernos estatales y munciipales.

En el segundo trimestre del año, la cartera para proyectos de infraestructura creció hasta 23,710 millones de pesos (mdp), 40 por ciento más que en el mismo periodo de 2015.

Mientras  que la cartera de crédito a Pequeñas y medianas empresas (Pymes) aumentó hasta 6,206 millones de pesos (mdp), 57.2 por ciento más que en el segundo trimestre del año anterior.

La cartera total de Interacciones creció 14.13 por ciento hasta 92,862 millones de pesos. La cartera de gobierno estatal y municipal sigue siendo la más grande del grupo; en el segundo trimestre de este año llegó a 54,438 millones de pesos, aunque su crecimiento fue de sólo 5.65 por ciento año con año.

Esto no quiere decir que el banco deje de tener presencia en las entidades, sino que también se enfocará a infraestructura local. Interacciones participa como asesor y co inversionista en el Fondo Capital Infraestructura, que emitió el pasado 8 de agosto un Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) por 3,500 millones de pesos.

El fondo invertirá primordialmente en proyectos de infraestructura municipal, estatal y federal  de tamaño medio y de bajo riesgo comercial.

 

Exposición a estados

El endeudamiento de estados y municipios, pese a que el gobierno federal insiste en que está controlado y se aprobaron leyes que ordenan disciplina financiera en las entidades, ya encendió algunas alarmas en las agencias que siguen a los bancos con mayor exposición.

El 10 de junio, Moody’s bajó la calificación al Banco Interacciones porque, junto con otros prestamistas, enfrenta más riesgos a mediano y largo plazo en un contexto de bajo crecimiento e ingresos petroleros más bajos.

“La exposición de Interacciones a Pemex y sus proveedores continua representando un considerable monto del capital común tangible del banco, a pesar de la importante reducción lograda en meses recientes”, dijo el analista de Moody’s, Georges Hatcherian, en el comunicado que anunció la rebaja en la nota.

Con respecto a esta acción, Alejandro Frigolet dice que la recaudación federal participable (los ingresos que se le dan a los estados) se mantiene estable, aunque no al mismo nivel que hace cinco años.

“El PIB es estable, si bien no tiene una expansión relevante, es cierto que se mantiene y se mantendrán los ingresos de la federación y, por tanto, se mantendrá la recaudación federal participable”, agrega.

Aunque los ingresos que reciben los estados para pagar sus créditos se mantienen estables, los bancos son más cautelosos para dar préstamos.

Un reporte de Reuters publicado el 1 de agosto reveló que en la primera mitad del año, la banca comercial firmó 11 préstamos con gobiernos locales por 8,471 millones de pesos, menos de la mitad de la suma otorgada por una treintena de préstamos en el mismo periodo del 2015, y apenas una tercera parte de la desembolsada en mismo lapso del 2014, según datos de la Secretaría de Hacienda.

Interacciones planea seguir prestando, pero también serán meticulosos en el destino de los recursos. “Hay que distinguir muy bien si la deuda está destinada a gasto corriente o a financiar proyectos de infraestructura, pues son estos los que tienen un efecto multiplicador en la economía local ya sea en estados y municipios”, explica el directivo.

Te puede interesar: Grupo Interacciones le dice ‘no’ a una fusión con Banorte

Relacionadas

Comentarios