Empleo y talentoPara Entender

El outsourcing ya no será el paraíso para las empresas

Las empresas que cumplan con las obligaciones laborales y fiscales vigentes desde este año podrían no encontrar ‘tantos’ beneficios al hacer uso de la subcontratación o outsourcing. Te explicamos las nuevas disposiciones.

23-03-2017, 6:35:35 AM

Las empresas que hacen uso del “outsourcing”, subcontratación o tercerización de empleo como recurso para disminuir sus costos, ya no encontrarán tan atractivo este esquema en 2017, debido a las nuevas disposiciones de carácter fiscal y laboral.

En la declaración de 2017, las empresas estarán sujetas a nuevas disposiciones en materia fiscal contempladas en la Ley del Impuesto Sobre la Renta y en la Ley del Impuesto al Valor Agregado. En materia de ISR, se establece como condición para que las contratantes deduzcan el pago de los servicios prestados por el contratista, que éste presente información y documentación inherente al pago de salario, que proporcione los recibos y las contribuciones laborales.

Además, en materia de IVA se establece que para el contratante pueda acreditar el impuesto que le traslada el contratista con motivo de la prestación de sus servicios, debe de proporcionar la declaración del pago mensual e identificar el pago del IVA.

Estas nuevas disposiciones generarán una carga administrativa adicional a las empresas, indica Juan Manuel Franco, integrante de la comisión fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), quien destaca que muchas compañías subcontratan a los trabajadores con la finalidad de proteger su patrimonio en caso de una huelga o del pago de la utilidades (PTU), o como protección de los activos que en caso de una huelga.

“Debido a los ‘goles’ que le han metido, al fisco ha tenido que echar mano de nuevas obligaciones fiscales que lleven a las empresas contratantes que celebren contratos con un contratista a que cumplan con cierta información”, indica en entrevista.

Lee: Outsourcing, la delgada línea entre lo legal e ilegal.

En problemas con el fisco

En primera instancia, los nuevos requerimientos ponen en aprietos a una práctica altamente irregular en México. De acuerdo con el reporte 2016 de Staffing Industry Analysts, se estima que en México existen aproximadamente 900 compañías de subcontratación o outsourcing. De ellas, únicamente 100 están registradas con el IMSS y, de esta última cifra, aproximadamente 40 pagan los impuestos completos que corresponden. De esas 40 empresas, sólo 20 permiten auditorías legales y de impuestos alineándose con los estándares de la Asociación Mexicana de Capital Humano (AMECH).

En nuestro país hay 4.9 millones de trabajadores que laboran por outsourcing, lo que lo ubica en quinto lugar en la industria de la subcontratación en América Latina, de los cuales sólo 150,070 están contratados por las empresas que conforman la AMECH y su contratación se realiza de acuerdo a la ley; según cifras de Manpower Group, empresa registrada ante la AMECH como proveedora de estos servicios.

Así el contratante, es decir, la empresa que echa mano de este tipo de servicios, para que pueda hacer deducible tiene que solicitarle los recibos al contratista y éste a su vez proporcionar el comprobante de esos pagos para que el contratista haya remitido la retención y el pago de sus impuestos.

Datos del Servicio de Administración Tributaria (SAT) a mediados de 2016 indican que hay 71,441 empresas que hacen uso de contratación vía outsourcing, de las cuales sólo 31 por ciento presenta su declaración, por lo que podría haber reclamaciones por 8,255 millones de pesos.

Dónde queda la ventaja

La administración de ambas empresas, contratante y contratista, van a sufrir grandes modificaciones, indica Arturo Tiburcio, socio de la firma de abogados Hogan Lovells, pues a partir de la entrada en vigor de la norma se establecen requisitos obligatorios para deducir el gasto y acreditar el ingreso.

“La ventaja no se ve disminuida, pues bien llevada y conforme al marco legal es una figura perfectamente válida en el ámbito de los negocios”, expone Tiburcio. En materia laboral también se esperan cambios, según indica Hugo Hernández-Ojeda, de Hogan Lovells, pues en la agenda legislativa la creación de organizaciones y entidades administrativas del trabajo para regular este tipo de empresas.

Te recomendamosTendencias para atraer talento que veremos en 2017.

“Lo que sigue es la creación de una regulación secundaria para dar una mejor atención de los artículos 15 de la Ley Federal del Trabajo y la Ley General del Seguro Social”, expone.

La ley destaca que el trabajo por subcontratación deberá ser especializado y no podrá contratar al cien por ciento del personal de una empresa, por lo que la contratante deberá de tener los lineamientos contractuales suficientes para poder revisar que el prestador de servicios esté cumpliendo con sus obligaciones patronales.

“Parte de la regulación secundaria es que se creen unidades verificadoras en materia laboral, lo que sigue en papel dentro de la legislación actual”, destaca.

Al tratarse de regulación para poner en cintura a los irregulares, los especialistas recomiendan a las firmas que hagan uso de esquemas de subcontratación estar al corriente con los comprobantes fiscales para que en caso de una revisión, la empresa que hace uso de estos servicio está al corriente.

Relacionadas

Comentarios