El MundoHistorias

El niño que simbolizó la guerra en Alepo, ahora refleja el silencio

La foto de Omran Daqneesh, sentado y solo en el fondo de una ambulancia después de un ataque aéreo, circuló por todo el mundo en agosto pasado, resaltando el sufrimiento de los civiles en el Este de Alepo.

07-06-2017, 3:48:15 PM
infante-de-Alepo
Especial.

El niño sirio, cuya imagen aturdida cubierta de polvo y sangre se convirtió en un símbolo emblemático del sufrimiento en Alepo, apareció en nuevas imágenes publicadas por un presentador de televisión del gobierno pro-sirio.

Omran Daqneesh y su padre aparecieron en un videoclip, al parecer todavía viviendo en Alepo diciéndole al reportero, Kinana Allouche, que no quería salir de Siria.

La fotografía del niño herido, sentado y solo en el fondo de una ambulancia después de un ataque aéreo, circuló por todo el mundo en agosto pasado, resaltando el sufrimiento de los civiles en el asediado Este de Alepo. Su hermano mayor, Ali, murió a causa de sus heridas después del ataque.

El padre de Daqneesh le dijo al reportero que su hijo estaba en buen estado de salud en Alepo – ahora bajo el control de las fuerzas del presidente Bashar al-Assad. Además contó que le cortó el pelo de su hijo y cambió su nombre para protegerlo de ser secuestrado, y acusó a los rebeldes de intimidar a la familia.

El video, que se publicó en Facebook, muestra al niño con ropa limpia y aparentemente feliz jugando y hablando con normalidad. Una imagen muy distante a la que el mundo recuerda.

Sin embargo, Valerie Szybala, del Instituto Sirio, una organización de investigación independiente centrada en Siria, dijo que es poco probable que la familia haya estado hablando libremente.

“Están bajo control del gobierno ahora y este es un gobierno que sabemos detener y torturar a cualquiera que se oponga a ello … para mí la situación parece sugerir que esto es probablemente coaccionado”, dijo Szybala a la Fundación Thomson Reuters.

La resistencia rebelde en Alepo terminó en diciembre pasado tras años de luchas y meses de amargo cerco y bombardeo que culminaron en un sangriento retiro, cuando los insurgentes acordaron irse en un alto el fuego.

La guerra civil de Siria, que estalló en 2011, ha causado la muerte de unas 465,000 personas.

Relacionadas

Comentarios