HistoriasNegocios

El mexicano que quiere inundar al mundo con chile habanero

Rodrigo Domenzain fundó Amar Hidroponia, la primera y única franquicia hidropónica de chiles habaneros. En la actualidad, exporta a Estados Unidos y va a la conquista de China y el mundo.

22-06-2017, 6:35:25 AM

Apenas en septiembre del año pasado, Amar Hidroponia, la primera y única franquicia hidropónica de chile habanero en el mundo, alcanzaba apenas las 64 hectáreas de cultivo en Leona Vicario, un pueblo rural de Quintana Roo, ubicado a 45 minutos de Cancún.

Hoy, la firma mexicana creada por Rodrigo Domenzain, un joven empresario originario de Ciudad de México, suma ya 150 hectáreas en territorio quintanarroense y Yucatán, que producen 450 toneladas de chile habanero a la semana; aunque este año rebasará las 200 hectáreas, convirtiéndose así en el mayor productor de chile habanero del planeta, con más de 3,000 toneladas al año.

Los resultados no son nada malos para un proyecto que empezó como una Fundación hace 18 años, cuyo objetivo era ayudar a las comunidades y escuelas en zonas rurales, propósito que hoy sigue vigente, pues genera más de 1,500 empleos directos con un sueldo superior a los 200 pesos por día en zonas donde no hay trabajo y los sueldos no superan el salario mínimo, que es de 80.04 pesos.

Pero esto apenas es el principio, pues Domenzain se ha puesto como objetivo alcanzar las 1,000 hectáreas de cultivo en dos años (2019) y superar las 6,000 toneladas de producción, lo que le permitiría exportar a mercados como China, donde se consume mucho picante; Indonesia, Filipinas, Arabia Saudita y Latinoamérica.

Actualmente, la compañía exporta el 90 por ciento de producción a Estados Unidos, su principal mercado, y Canadá; el resto, es destinado al mercado local y a la elaboración de salsas, chile habanero deshidratado y en polvo, un negocio que recién comienza y tiene un gran potencial de crecimiento.

¿Cómo lo hará? El empresario tiene varios ases bajo la manga, entre ellos la salida a Bolsa de su empresa para levantar 3,000 millones de pesos (mdp). Otra opción es lanzar un nuevo modelo de franquicia para pequeños inversionistas. Ambos proyectos están pensados para el próximo año.

En el caso del nuevo modelo de franquicia, la idea es que aquellas personas que no cuentan con 3 mdp para adquirir una franquicia por sí solos, lo puedan hacer junto con otros, esto es, que cuatro, seis u ocho personas inviertan una cantidad determinada, estamos hablando de 750,000, 500,000 o 375,000 en cada caso.

“Está en desarrollo, estamos pensando en algo parecido a una SAPI (Sociedad Anónima Promotora de la Inversión), donde los inversionistas tendrían derechos corporativos y económicos”, explica Domenzain.

Por lo pronto, el empresario se prepara para participar en la Feria de Franquicias de Sao Paulo, Brasil, la más importante de Latinoamérica, que se lleva a cabo del 21 al 24 de junio. Esta sería la primera vez que Domenzain comercializa su franquicia fuera de México, iniciando así su internacionalización.

El rey del chile habanero

A su agencia de medios no le gusta que lo llamen el “Rey del Habanero”, pero a Rodrigo Domenzain no le molesta, por el contrario se asume como tal. Este joven empresario de 39 años, que gusta de usar pantalones cortos y bermudas con playeras de lino o estilo polo, por aquello del calor, encontró en el sureste mexicano, especificamente en Quintana Roo, los ingredientes perfectos para crear su Amar Hidroponia.

Esta se ha convertido en la primera y única franquicia agrícola hidropónica (método utilizado para cultivar plantas usando soluciones minerales en lugar de suelo agrícola) de chile habanero del mundo: tierra y agua abundantes, capital humano de trabajo y un excelente clima.

Domenzain, abogado en Derecho por la Anáhuac del Sur, tiene una Maestría en Derecho Público y un Diplomado en Derecho Fiscal por el ITAM.

El año pasado, la compañía obtuvo el certificado de inocuidad alimentaria PrimusGFS, reconocido por la Global Food Safety Initiative (GFSI), una fundación sin fines de lucro que surgió como resultado de la gran cantidad de alarmas alimentarias que se produjeron a principios del 2000.

Cómo es el proceso

La inversión aproximada para este modelo de negocio es de 2.5 millones de pesos, que incluye la compra, limpieza y habilitación del terreno (10,000 metros cuadrados), capital humano de trabajo y formación de invernadero o casa sombra con un sistema de riego por goteo.

En tres meses y medio, el inversionista obtiene su primera cosecha. Cada hectárea produce 60 toneladas de chile habanero, que generan una ganancia de 6 mdp, monto al que hay que restarle 900,000 pesos de gastos (mano de obra, semilla, fertilizantes, entre otros) y el 20% de la ganancia que se queda Amar Hidroponia, esto es, 1.2 mdp. Al final, el productor obtiene una ganancia  3.9 mdp.

Otro punto a favor de esta franquicia, es que existe el modelo de inversionista ausente, para quienes tienen dinero para invertir, pero poco tiempo para la operación. En este esquema, el inversionista solo inyecta recursos económicos al proyecto y puede supervisar a distancia y en cualquier momento la operación, recibiendo apoyo de Amar Hidroponia para la gestión de su personal y recibe las ganancias por la comercialización.

Si todo sale como lo tiene planeado, Amar Hidroponia saldría al mercado en el segundo semestre de este año, donde buscaría colocar al menos el 20 por ciento de las acciones de la compañía. “Seríamos la primera franquicia agrícola hidropónica en el mundo en cotizar en Bolsa, es algo totalmente nuevo, no se había dado, vamos a romper esquemas”.

Relacionadas

Comentarios