HistoriasNegocios

El machismo en las mujeres, un reto para la equidad

En México la mujer también es machista y tiene miedo a moverse de los roles que están culturalmente establecidos para ella. Ellas no alzan la mano para un cargo nuevo hasta cumplir el 90% de las competencias, los hombres se lanzan con el 63% de ellas y aprenden sobre la marcha.

07-10-2016, 3:03:58 PM
El machismo en las mujeres, un reto para la equidad
Macarena Quinzaños

La diversidad de género en los equipos trae buenos resultados para las compañías, no solo en términos de creatividad, innovación y buen clima laboral, sino también en el impacto de sus números. El precio de sus acciones puede tener un valor 1.7 veces mayor y en resultados operaciones más de un 10%, comparado con otras industrias.

Esto significa que no es un tema de mujeres, sino que a través de la interacción entre el mejor talento se puede dar un crecimiento significativo en las empresas, explica Laura Jimeno, directora ejecutiva en Victoria 147. Para ella, la búsqueda de la equidad de género no es moda pasajera, sino una tendencia que va a durar y no es un privilegio para ninguno de los dos sexos, sino que significa un mejor desarrollo para el talento. 

Esta es la creencia que rige el trabajo y los programas en Victoria 147, una plataforma de desarrollo, incubación y networking para empoderar a la mujer.

Victoria 147 ha creado la certificación “Por y para la equidad”, en la que se realizan diagnósticos sobre equidad de género en las empresas y programas exclusivos para mujeres ejecutivas y para las que desean reincorporarse a la vida laboral. 

Jimeno asegura que el tema de equidad en las empresas tiene que darse de arriba hacia abajo. La cabeza tiene que estar convencida de que es el camino para mejorar; si no, este proyecto es imposible. 

Detalla que en México han encontrado que las empresas que buscan la igualdad ha sido por presión externa de su casa matriz y muy pocos han sido por filantropía  o por un tema interno. “La cultura machista está muy arraigada”, afirma.

Tres factores 

En ese sentido, en Victoria 147 han identificado tres factores por los que es importante que una empresa sensibilice a sus empleados y sus prácticas organizacionales hacia la equidad de género: atracción de talento, retención y crecimiento.

Para tener el mejor talento, hay que atraerlo. “Si quiero buscar el mejor talento, ¿por qué habría de buscarlo en la mitad de las opciones? Hay que incluir todo el pastel, hombres y mujeres. Además,
la mujer también es un talento capacitado.

En México, el 51% de las graduaciones en la universidad son mujeres y ellas son las que más fácilmente ingresan a un posgrado que los hombres”, detalla.

Explica que si una empresa ya cuenta con un talento que le funcionó y, además, lo capacitó, se les debe otorgar una oferta laboral que les permita equilibrar su vida laboral-personal. “A los 30 años, los empleados buscan esa estabilidad y, si no la consiguen, se van; lo cual genera grandes costos para la empresa”.

Jimeno dice que tanto hombres como mujeres piden un balance de vida-trabajo y diversidad en los equipos. Entre más jóvenes, más piden, conscientes de que quieren desarrollo profesional, pero también espacios para el crecimiento personal.

A través de la certificación “Por y para la equidad”, Victoria 147 trabaja con las empresas para detectar sus áreas de oportunidad y darles las recomendaciones y proyectos específicos que les permitan mejoras al interior de la corporación.

La certificación, explica, consiste en el compromiso de implementar, a lo largo de un año, al menos una de las recomendaciones ofrecidas. El primer paso en la estrategia es sensibilizar a los miembros de la compañía mediante pláticas, para derribar los estereotipos y enfatizar la importancia y valor de la equidad de género.

Posteriormente y, según las necesidades y el perfil de cada compañía, han sugerido estrategias de comunicación asertiva, licencias de paternidad, grupos y universidad para padres de familia, entre otras.

Mujer vs mujer

A la mujer le falta creérsela y dejar de ser su propio obstáculo, esto según el diagnóstico de Victoria 147 ante la situación de la mujer mexicana. Jimeno detalla que, en el país, en 50% de las empresas la mitad de su nómina son mujeres; sin embargo, ninguna de esas mujeres llega a puestos directivos. De hecho, solo 15% de las compañías tienen mujeres en lugares importantes y únicamente 7% de ellas ocupan cargos en los consejos consultivos, detalla. 

“En muchos casos, la mujer es su propio enemigo y es algo comprobado”. A decir de la experta, para el crecimiento del talento femenino se han identificado tres inconvenientes: forma de pensar, cultura machista y falta de infraestructura que permita un equilibrio vida-trabajo.

“La propia mujer frena sus oportunidades de crecimiento. Por ejemplo, si le proponen un nuevo cargo, se pregunta cuántas horas más hay que trabajar o, incluso, si va a ganar más que su esposo. Además, por naturaleza, la mujer es más adversa al riesgo que el hombre. Ellas no alzan la mano para un cargo nuevo hasta no cumplir con el 90% de las competencias. Un hombre, en cambio, se lanza con el 63% de ellas y aprende sobre la marcha”, dice. 

Asimismo, la experta argumenta que en México la mujer también es machista y tiene miedo a moverse de los roles que están culturalmente establecidos para ella. Y, por último, la necesidad de incorporar una mejor infraestructura en cuestión de guarderías, flexibilidad de horarios, entre otros temas, son los principales puntos que bloquean el crecimiento femenino.

Para ayudar a resolver un poco el panorama, además de la certificación, Victoria 147 ha desarrollado programas exclusivos para empoderar a las mujeres.

El Programa para Ejecutivas es para aquellas que desean desarrollarse y cuya compañía quizá todavía no está trabajando en ello. Se compone de una membresía que da la oportunidad de hacer networking con otras mujeres de su mismo nivel y compartir experiencias en las sesiones. Además, por medio de la academia, brindan una plataforma de capacitación y ofrecen sesiones sobre mindfulness, liderazgo, negociación, participación en equipos directivos, entre otras actividades.

También desarrollaron el primer programa para reincorporar a la mujer a la vida laboral: Ready, set, work! Solamente dura un día y a través de una sesión de análisis de personal se cuestiona por qué quiere volver a trabajar, creencias y sus dificultades para encontrar trabajo.

Relacionadas

Comentarios