A Fondo

El Lado B de la reunión entre Peña Nieto y Donald Trump

El candidato republicano tuvo una simulación efectiva de negociación con el presidente de México. Hay varios mensajes entre líneas que diversos analistas distinguen en la reunión que tuvieron ambos políticos.

31-08-2016, 6:55:05 PM
El Lado B de la reunión entre Peña Nieto y Donald Trump
Darinka Rodríguez

Este miércoles se celebró una histórica reunión entre el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, en la que, al menos en el discurso, se mostraron matices de negociación tras las declaraciones hechas en la precampaña a inicios de año.

Pero a tan sólo dos meses de que se lleven a cabo las elecciones en Estados Unidos, especialistas consultados por Alto Nivel comentan que las palabras pronunciadas por ambos representantes pueden tener un mensaje entre líneas sobre lo que podría suceder si Trump ganara las elecciones el próximo 8 de noviembre.

“Son dos hombres cuyos niveles de aprobación y popularidad han caído muchísimo y están buscando cómo arreglarlo”, comenta Rafael Alarcón Acosta, académico del Colegio de la Frontera Norte. En efecto, Peña Nieto cuenta con un nivel de aprobación de 33 por ciento y Donald Trump de 35 por ciento al terminar agosto. 

¿Cuál es el ‘Lado B’ de esta visita?

1. Trump simula negociar

En México, Donald Trump tuvo un discurso conciliador que resultó sorpresivo, sin embargo, en su mensaje de campaña en Arizona aseguró que “México lo pagará al 100 por ciento… todavía no lo saben, pero lo van a hacer”.

Iliana Rodríguez, directora de las carreras de Derecho y Relaciones Internacionales del Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México, comenta que la opinión pública está muy molesta por la reunión, pero se vieron signos de negociación diplomática más que de lucha, al menos de este lado de la frontera.

“Para los convencidos en que la diplomacia es el camino para negociar una salida positiva es vital entender que la reunión es atinada pues se lograron negociaciones”, expone en entrevista.

2. Comercio más allá de México y EU

Este es el punto donde se pusieron las cartas sobre la mesa, pues mientras Peña Nieto habló de “revisar” los acuerdos y dio importantes cifras, se admite que debe de haber más beneficios para Estados Unidos ante la inminente llegada de un actor avasallador.

“Mientras el mexicano limita el Tratado de Libre Comercio a la creación de empleo en ambos territorios, Trump alude a proteger la mano de obra en el hemisferio, ante la llegada de China”, comenta la especialista.

3. Frontera hermética y migrantes

El candidato republicano reiteró sus planes de construir un muro a lo largo de la frontera para evitar el paso de migrantes mexicanos, pero también de centroamericanos y de otras regiones que puedan cruzar por ahí. “El muro no se eliminó del léxico de la reunión, pero hizo que se diera un paso atrás en el tema del TLCAN”, dice Rodríguez.

Sin embargo, los migrantes mexicanos que ya habitan en Estados Unidos serán los primeros que paguen los platos rotos, debido a la reconfiguración de la política migratoria.

Tan sólo entre 1998 y 2014 se han deportado 3.5 millones de mexicanos sin contar a los que cruzan la frontera, según indica Alarcón. “Si gana Trump es evidente que esta situación se va a recrudecer.

4. Seguridad

El intercambio de información que ambos personajes reiteraron parece ser una buena señal, sobre todo cuando se menciona que los flujos de armas y efectivos para financiar al narcotráfico provienen de Estados Unidos hacia el sur.

5. Comunicación negativa

Lo proyectado por Enrique Peña Nieto podría ser contraproducente para su puesto, pues está dando una mala señal a la comunidad internacional y a la comunidad mexicana en Estados Unidos, indica Pía Taracena, experta en relaciones bilaterales de México y Estados Unidos de la Universidad Iberoamericana. 

“Trump apareció como si fuera presidente electo, lo que podría ser malentendido por Hillary Clinton”, dice. Es importante destacar que no había habido una reunión similar en México, sino sólo acercamientos entre los mandatarios electos y el presidente mexicano, pero no con candidatos en campaña. 

Además, hacia los mexicanos, Peña Nieto tuvo que aclarar dos veces lo dicho en la reunión con Trump, primero por Twitter,,unas horas después del mensaje conjunto, y después en una entrevista con la cadena Televisa. 

Relacionadas

Comentarios