HistoriasProtagonistas

El hombre que forma a empresarios de México

Rafael Gómez Nava dirige el IPADE Business School, por donde han pasado personajes como Arturo Elías Ayub y Emilio Azcárraga, entre otros. En entrevista nos cuenta cuál es la estrategia para educar a los hombres de negocio de México.

18-07-2016, 3:00:23 PM
El hombre que forma a empresarios de México
Darinka Rodríguez

Corría el año de 1994, uno de los peores que la economía mexicana pueda recordar por el llamado “error de diciembre”, y Rafael Gómez Nava acababa de ingresar al Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE). Era un mal momento, ese año se desataría la crisis económica y la devaluación del peso mexicano.

“Yo llegué en el 94 a hacer el MBA, pocos meses antes de diciembre y me encontré con un momento muy complejo para la economía… había en ese momento dos alternativas: lamentarse y ponerse a llorar o tomarse los dos años como un periodo de preparación y fortaleza para poner en orden la situación”, dice en entrevista con Alto Nivel.

Dos décadas después este hombre es responsable de dirigir el IPADE, de cuyas aulas ya han egresado 34 mil empresarios y políticos, entre ellos Arturo Elías Ayub, director de alianzas estratégicas de Telmex, Carlos Hank Rhon, Emilio Azcárraga Jean, y Yoloxóchitl Bustamante, primera mujer en dirigir el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

“Me enamoré de un proyecto que después de 22 años sigo tan o más enamorado que al principio”, dice tras cuatro años y medio de dirigir este instituto y con apenas 44 años de edad.

Los empresarios no nacen, se hacen 

Existe un debate frecuente en la comunidad emprendedora y de empresarios en saber si las habilidades dentro de una organización son innatas o se forman durante la carrera. Para Gómez Nava, la fórmula perfecta para un empresario exitoso es una mezcla entre habilidades de nacimiento y lo que se puede aprender en el camino.

Y para muestra, su propia trayectoria: originario del puerto de Acapulco, Guerrero, creció bajo la enseñanza de sus padres y abuelos, involucrados en el comercio del puerto y de servicios en la industria turística. Sin embargo, luego de egresar de la universidad, su primer proyecto emprendedor fracasó a los pocos meses de haber iniciado.

“Cuando terminé la carrera tuve la oportunidad de tener un emprendimiento pero nos enfrentamos con un gran fracaso: hicimos una propuesta millonaria que evidentemente, por la juventud, por la inexperiencia y por la falta de visión empresarial y fue uno de los momentos en que me di cuenta que no basta ser experto en tecnología o ingeniería, sino que hacen falta habilidades para que una empresa sea una verdadera empresa”, relata.

Posteriormente, Gómez Nava ingreso al corporativo de IBM en México enfocado en consultoría y después ingreso a las filas como académico del IPADE, de cuyas aulas ya no ha salido y donde se observa en un proyecto a largo plazo.

El foco son las personas

El IPADE se distingue por ser un oasis de tranquilidad y recogimiento al norte de la Ciudad de México. Ubicado en la antigua Hacienda de San Antonio Clavería, en este lugar existen varias decenas de comedores, pues a decir de su director, un momento idóneo para cerrar un negocio es al momento de compartir los alimentos.

“Este es un lugar donde los egresados y estudiantes pueden apartarse un poco del ruido que genera una empresa, reflexionar y pensar en la siguiente negociación”, comenta

Para que las empresas y la economía crezcan, el foco del director del IPADE debe estar en las personas que dirigen y los valores que las definen más que estar enfocados en corrientes o ciclos económicos que siempre están cambiando, por ello decidió abandonar la Iniciativa Privada y dedicarse al mundo de la academia ejecutiva.

“Lo que me hizo cambiar fue un sentido de propósito a largo plazo del IPADE: transformar personas, generar un sentido de comunidad empresarial y en suma, algo que sea valioso para el país”, dice.

A pocos meses de cumplir medio siglo de formar empresarios y personalidades, la revista Financial Times lo colocó dentro de las primeras 15 instituciones con los mejores MBA (Maestría en Administración de Negocios) y el primero en Latinoamérica.

Pero no todo acaba ahí. Según su director aún quedan alianzas y muchos empresarios por formar, pues es de ellos y sus proyectos económicos la responsabilidad de mejorar el futuro económico de México a través de grandes empresarios. 

Relacionadas

Comentarios