'; Alto Nivel
HistoriasProtagonistas

El emprendedor que construye casas con cartones de leche

Pablo Kohan construye casas de 140,000 pesos en no más de tres días, gracias a su planta recicladora de cartón de Tetra Pak. Aquí nos cuenta cómo cree que este será el futuro para dar vivienda a las personas más pobres.

21-09-2016, 4:04:05 AM
José Roberto Arteaga

Pablo Kohan cree que un cartón de Tetra Pak es más que un envase o un desecho en la basura. El empresario argentino está convencido de que este material puede ser la materia prima para construir las casas de los mexicanos más pobres del país.

Por eso, decidió instalar una planta en San Martín de las Pirámides (cerca de Teotihuacán), Estado de México, la cual logra reciclar cada mes 400 toneladas de envases Tetra Pak, que se transforman en una tonelada de celulosa blanca y 350 kilos de polialuminio cada dos horas.

Verdek ha invertido casi tres millones de dólares para producir celulosa que se convierta en la materia principal para construir hogares en el país. Cerca de 300 láminas diarias son producidas desde las instalaciones de la empresa en Estado de México.

“Los gobiernos estatales y municipales están volteando a ver a Verdek y a nuestros productos. Soy un convencido de que Verdek hará las cosas mucho mejor por el beneficio de mucha gente”, dice en entrevista con Alto Nivel Pablo Kohan.

El material de Verdek con el que se construye una casa de 38 metros cuadrados tiene un costo de 140,000 pesos y se produce de 48 a 72 horas.

Asimismo, la tecnología también permite construir baños con biodigestor y hasta salones de clases para recibir a 30 alumnos.

En la actualidad, Verdek ha instalado edificaciones con material reciclado en Querétaro, Puebla, Tlaxcala y Morelos.

En México se utilizan 180,000 toneladas de Tetra Pak, de las cuales sólo se reciclaba un ocho por ciento en 2015, mientras que el cartón de doble fondo de Tetra Pak tarda hasta 300 años en biodegradarse, dice Pablo. 

Esta es la historia del emprendedor que quiere llevar casas de Tetra Pak a los rincones más pobres y alejados de la República Mexicana.

La obsesión por el reciclaje

En 2007, el empresario argentino Pablo Kohan escuchó algo que lo obsesionó y le quitó el sueño. “Mi padre me comentó que alguien estaba haciendo techos con el reciclado de Tetra Pak y empecé a armar el proyecto y a investigar. Hablé con gente de Tetra Pak y empecé a ver la tecnología que había alrededor del mundo”, recuerda el director general de Verdek Transformaciones Sustentables.

Durante 2008, Pablo inició la búsqueda de capital para dar vida al proyecto Verdek, pero fue hasta 2010 que su idea generó una primera compañía, que tuvo que dejar por un conflicto con sus socios. Fue hasta 2013 que Verdek nació como en la actualidad opera.

Verdek invierte 2.5 millones de dólares para producir celulosa que se convierte en la materia principal para construir hogares en el país. 

En el caso del Tetra Pak se espera  que se recicle 40% de los envases hacia 2020, lo cual sería equivalente a reciclar 100,000 millones de envases al año. Más de 150 empresas en 45 mercados reciclan materiales de cartón, dice Tetra Pak.

“Hay una empresa que recicla el material que todos consumimos y que podría ir a la basura, y que lo transforma en recursos para la gente que menos tiene”, dice orgulloso Pablo Kohan al hablar de Verdek.

El empresario cree que a pesar de los vaivenes económicos que viven México y el mundo, existe un espacio para sumar valor al negocio del reciclado a través de la incorporación de emprendedores en la industria.

Para obtener una tonelada de celulosa virgen son necesarios 13 árboles, lo cual se evita a través del reciclaje del cartón. Además, se produce un ahorro de agua al reutilizar el vital líquido que se emplea en todos los procesos libres de químicos.

Un modelo social

Además, el modelo de Verdek intenta beneficiar a los recolectores de basura, ya que 35 por ciento de los cartones obtenidos provienen de pepenadores y 65 por ciento de empresas.

Pablo Kohan, quien es consejero de la Escuela de Diseño, Ingeniería y Arquitectura del Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México, cuenta con una compañía certificada que otorga Leadership in Energy & Environmental Design (LEED), al aprovechar 100% de su materia prima.

En 2018, Verdek podría estar integrada por cuatro plantas en diferentes puntos del país. Un plan que Pablo Kohan prepara para los próximos años.

Existe un déficit de un millón 100,000 baños en el país, dice Pablo Kohan. Una oportunidad de llegar a los mexicanos que integran la llamada base de la pirámide (BDP), un segmento formado por 360 millones de personas en Latinoamérica, con ingresos menores a los 272 dólares, de acuerdo a la paridad de 2005.

En México hay una escasez de vivienda para las familias existentes, a lo cual se suma que hay casas que no cumplen con las condiciones mínimas de tamaño y calidad. Esta situación afecta a 35% de los hogares mexicanos, de acuerdo con el estudio “Varios retos hacia una vivienda”, elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Los mercados de vivienda tradicionales han ignorado en gran medida la BDP, ya que las viviendas construidas formalmente son costosas, y el financiamiento hipotecario sólo está disponible en la mayoría de los países para los segmentos de la población con los ingresos más altos”, asegura  el BID.

Además de esta planta recicladora y de su trabajo con casas de Tetra Pak, Pablo tiene otro gran orgullo. Cuando a su hijo mayor le preguntan en la escuela a qué se dedica su papá, él niño contesta: “Mi papá recicla el cartón de leche que yo me tomo… para darle un hogar a los que menos tienen.”

Relacionadas

Comentarios