HistoriasNegocios

El CEO que hizo el trato más grande de la industria hotelera

Arne Sorenson es el primer CEO de Marriott International que no es parte de la familia, fue el encargado de cerrar la compra de Starwood Hotels y tiene varios planes para México.

18-04-2017, 6:30:02 AM

HOUSTON, TEXAS. El 17 de marzo de 2016 es un día que Arne Sorenson, CEO y presidente de Marriott Internacional, no va a olvidar nunca: mientras acompañaba a Barack Obama en la primera visita que daba un presidente estadounidense en la isla de Cuba, daba a conocer que adquiría a la cadena de hoteles Starwood por 14 mil 400 millones de dólares. 

Pero ese trato estuvo a nada de caerse: horas antes, la operadora china Anband había ofrecido más de los 13 mil millones de dólares que se habían acordado y anunciado a los medios de comunicación en noviembre de 2015. Todo el día del 18 de marzo, la junta directiva de Marriott Internacional estuvo haciendo cálculos y definiendo la estrategia para no perder la posibilidad de adquirir once marcas, entre las que se incluían Westin y Sheraton además de 1,300 propiedades en más de cien países.

“El 19 de marzo estábamos de vuelta, con una oferta más alta. Creo que es el anuncio más importante que se ha hecho desde Cuba. Tuvimos una llamada con los inversionistas para comunicarles la noticia, sin duda fue una mañana muy excitante. No me sentía nervioso, pero al momento en que iniciamos la llamada perdimos la comunicación por casi un minuto”, dice en entrevista con Alto Nivel.

Lee: Marriott comprará Starwood para crear la mayor hotelera.

De este modo, Sorenson pasó a la historia por ser el directivo en concretar el trato más grande de la industria hotelera en el mundo, luego de la compra de la cadena Stakis por Hilton hace más de 17 años por 1,200 millones de dólares. Con este trato, Sorenson dirige más de un millón de habitaciones en conjunto y es, además, el tercer CEO de la cadena desde 2012 y el primero que no lleva el apellido Marriott.

Durante la inauguración del Hotel Marriott Marquis, en Houston, este ejecutivo está orgulloso de que la ahora cadena de hoteles más grande estará abriendo un complejo de hoteles cada 14 horas, y donde contempla invertir en países como México, donde abrirá 14 edificios hasta 2022, cada una con entre 180 y 350 habitaciones.

“México es de nuestros mercados más importantes y está creciendo muy bien”, comentó.

Invertir pese a las dificultades

Para Sorenson, ninguna política es impedimento cuando se trata de invertir y crear valor, aún cuando se trate de economías como la mexicana, donde ya considera la apertura de tres hoteles en Nuevo León y Sonora, pero también en países en conflicto económico como Venezuela e incluso seguir abriendo hoteles como el Marquis, en Houston, pese a las restricciones de viaje que realiza Estados Unidos a algunas nacionalidades.

“Nuestras decisiones se toman pensando en el largo plazo, son inversiones de muchas décadas y lo que está pasando en 2017 puede afectar, pero hay un poder en viajar, en crear economías, juntar a las personas y nosotros estamos interesados en eso”, comenta.

El secreto de las inversiones que realiza en países como Venezuela, por ejemplo, se encuentra en crear negocios con propietarios locales y así tener conocimiento cercano del mercado.

“Buscamos generar valor y todo lo hacemos a través de los socios locales, ese es una de nuestras claves para seguir invirtiendo en Latinoamérica”, comenta.

Y el valor, indica, se plasma en cada una de las habitaciones de los Marriott sin importar el país donde se encuentre, pero brindando la sensación de comfort que requieren los viajeros. El Marquis, ubicado en el centro de convenciones de Houston, cuenta con salones para hacer negocios, está cerca de las empresas de energía más importantes de Texas pero también cuenta con un área de diversión para quienes viajan por placer.

El reto de Airbnb 

Aunque Airbnb no cuenta con una sola habitación de hotel ni propiedad alguna, ya se ha convertido en uno de los jugadores más importantes en la industria del hospedaje, con una cobertura de 3 millones de propiedades anunciadas por anfitriones en 191 países.

Al respecto, el CEO de Marriott dice  tener definido el nicho de su negocio, por lo que comenta, siguen invirtiendo para generar lo que los usuarios quieren al momento de realizar un viaje.

“La diferencia la hace tener un excelente producto y sobre todo, un excelente servicio y en eso tenemos que seguir trabajando, en brindar experiencias tanto en diseño, confort y también las experiencias que puedan encontrar los viajeros en el exterior teniendo una gran localización. Nosotros creemos que podemos proveer mucho más que sólo un cuarto”, indica.

Y aunque ya han identificado nuevas tendencias en los viajes como el hecho de que cada vez más personas jóvenes o millenials realizan viajes de negocios, el trabajo de Sorenson consiste en brindar atención personalizada hasta al menor de los huéspedes.

“Nuestro trabajo es averiguar lo que tú quieres, no lo que quiere tu generación: ya sea que seas un baby boomer o un joven millenial viajando por placer o por negocios”, destaca.

Te recomendamos: Airbnb: ¿una amenaza para la industria de los hoteles en México?

Para hacer frente a los nuevos retos, hace lo que más le gusta: dirigir la cadena de hoteles más grande del mundo empezando por los detalles.

“Todo el tiempo me la paso viajando y conociendo a las personas, a este gran equipo que hace posible lo que se hace en Marriott”, dice.

– ¿Usted conoce a las personas que trabajan en cada uno de sus hoteles?

– No los conozco a todos, pero sí me gusta mucho platicar con quienes trabajan aquí.

– ¿Y disfruta su trabajo?

– Amo mi trabajo.

Relacionadas

Comentarios