C4090-958 1Z1-551 000-632 LOT-710 S10-210 HP0-G13 C_TERP10_60 1Z0-874 000-N34 HP2-K22 ISSAP 642-081 A2090-552 000-104 200-310 >> 070-410 >> C2180-401 >> 1Z0-457 >> 1K0-001 >> 1Y0-253 >> 312-49V8 >> E10-002 >> 400-101 >> CA0-001 >> 070-516 >> 70-482 >> C_HANAIMP151 >> MB2-708 >> JN0-690 >> C2020-703 >> 300-208 >> 1Z1-507 >> PMI-SP >> 642-732 >> 70-486 >> CSSGB >> NS0-157 >> BH0-006 >> 712-50 >> 1Z0-414 >> 4A0-M02 >> 210-065 >> M2090-733 >> 3I0-012 >> 1Z1-574 >> HP0-S42 >> 070-483 >> 1Y0-301 >> AHM-520 >> CCA-500 >> 102-400 >> 600-455 >> C_TBIT44_73 >> CISSP >> 640-911 70-243 98-349 BCCPA 70-534 AHM-250 C2090-620 JN0-332 A00-240 1Z0-511 070-457 117-202 CQE 1Z0-803 200-125 070-465 200-120 MB6-703 EX200 1V0-601 ADM-211 CISA BH0-007 1Z0-531 1Z0-883 9L0-521 642-999 M2090-744 700-270 9L0-012 74-697 70-483 1Z0-450 070-412 El arquitecto que proyectó a México en el mundo
PUBLICIDAD
LO ÚLTIMO

El arquitecto que proyectó a México en el mundo

Teodoro González de León, creador de recintos como el Museo Tamayo, el MUAC y el Colegio de México, falleció a los 90 años de edad.

El arquitecto que proyectó a México en el mundo
Protagonistas
Alto Nivel 16-09-2016

Notimex

Autor de una obra arquitectónica que dio prestigio y presencia a México en el mundo y por la que recibió múltiples reconocimientos, Teodoro González de León, murió la madrugada de este 16 de septiembre a los 90 años de edad. 

Arquitecto y pintor mexicano, creador emérito del Sistema Nacional de Creadores de Arte, a quien se debe el diseño de recintos como el Museo Tamayo y el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), nació el 29 de mayo de 1926 en la Ciudad de México.

El presidente de la Secretaría de Cultura federal, Rafael Tovar y de Teresa, escribió en su cuenta de Twitter: “Falleció Teodoro González de León, un icono de la arquitectura mundial. Mi pésame a sus deudos y a la comunidad artística”.

Roberto Perea, director de Difusión y Relaciones Públicas del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) detalló que el deceso de González de León fue a las 04:00 horas de este viernes y que sus restos serán trasladados al Panteón Francés, a donde se espera la asistencia de autoridades culturales, amigos y familiares.

El homenaje en vida

"Nunca pensé llegar a esta edad, simplemente sé que voy a empezar la décima década, pero me tiene sin cuidado", expresó el reconocido arquitecto en mayo pasado, cuando se le realizó un homenaje por sus 90 años y 70 de trayectoria.

En ese tributo, el arquitecto habló de su amor por la arquitectura y todas las disciplinas que han enriquecido su vida.

“Llevo más de 80 años aprendiendo la manera de vivir, la forma de ser. No he aprendido disciplinas, las he convertido en formas de vida; la lectura es una forma de vida, el dibujo, la pintura, la escultura, son una forma de vida; visitar las ciudades, escuchar música y la arquitectura son formas de vida; no tener ninguna religión es mi forma de vida”, compartió el prolífico arquitecto.

En el acto, el arquitecto Enrique Norten dijo que de González de León “aprendí que la arquitectura es una forma de vida, no un oficio de ocho horas diarias que requiere de dedicación absoluta y mucha paciencia, que no existe la inspiración y la obra de un arquitecto es producto del arduo y constante trabajo cotidiano”.

El arquitecto Francisco Serrano, quien conoció a Teodoro González de León hace 54 años y con quien colaboró en la creación de edificios emblemáticos, señaló que era “un personaje clave de la segunda parte del siglo XX, sin su pensamiento, sin su incansable afán por innovar, no tendríamos muchas cosas que ahora disfrutamos”.

El historiador Enrique Krauze consideró que González de León es un arquitecto platónico, un arquitecto de ideas cuyos edificios son “como islas de solidez y serenidad en el naufragio de la ciudad, enclaves perfectamente funcionales de tradición y modernidad”.

“Pienso en sus grandes espacios, texturas, volúmenes, taludes prehispánicos, pero también en los patios, arcos y motivos coloniales, mestizaje integrado por su vertiginosa imaginación”, dijo Krauze.

Su huella por todo México

De acuerdo al sitio especializado ArchDaily México su corriente de pensamiento arquitectónico se basaba en la honestidad del material, la simpleza en la composición y la estética de la abstracción. "Su personalidad arquitectónica siempre será reconocida como sello distintivo de la Ciudad de México por la utilización de grandes bloques de concreto cincelado, la gran escala y el minimalismo dentro de su obra", se explica en el sitio.

Entre 1942 y 1947 realizó sus estudios en la Escuela Nacional de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En 1947, el creador de edificios emblemáticos como el del Infonavit, El Colegio de México y el Museo Tamayo, recibió una beca del gobierno de Francia y durante un año y medio trabajó en el taller de uno de los iconos de la arquitectura del siglo XX: Le Corbusier.

González también recibió clases de composición arquitectónica del Arquitecto Mario Pani Darqui, con quien trabajó durante 4 años en su taller.

Por ello, participó en los equipos de trabajo para proyectos como la Unidad de Habitación de Marsella y L'Usine Duval de Saint Dié, y tras su experiencia en Francia regresó a México para desarrollar una ininterrumpida trayectoria con proyección internacional.

A finales de 1940 empezó a construir su prestigio a través de obras urbanísticas y de vivienda popular, para más tarde consolidarlo a través de grandes edificios públicos y privados.

En este campo, además de los inmuebles ya mencionados sobresalen el edificio de la Universidad Pedagógica Nacional, la ampliación de las Oficinas Centrales de Banamex y la remodelación del Auditorio Nacional.

Ya consolidado su nombre, junto con Francisco Serrano realizó el proyecto de la Embajada de México en Brasil y, posteriormente, la Biblioteca Pública Estatal y el Centro Administrativo de Gobierno en Villahermosa, Tabasco.

También cuentan con sus ideas arquitectónicas las nuevas oficinas de la empresa Hewlett Packard, las embajadas de México en Alemania y Guatemala, y con Serrano y Carlos Tejeda el Palacio de Justicia Federal y el Corporativo Arcos Bosques.

Su visión se puede apreciar el Mexican-American Cultural Center, en Austin, Texas, en colaboración con Casabella+Campo & Maru, además de que junto con Armando Franco y Enrique Molinar fue autor del proyecto original del campus de Ciudad Universitaria.

Se hizo cargo además de la sede del Fondo de Cultura Económica en el Ajusco, del Museo de Sitio en Tajín, de la remodelación de El Colegio Nacional, de la Escuela Superior de Música del Centro Nacional de las Artes y de la Sala Mexicana en el Museo Británico.

También poseen su trabajo el Museo Nacional de Arte Popular en el antiguo Edificio de Bomberos de la Ciudad de México, el Centro Cultural Bella Época en el antiguo Cine Lido, el Conjunto Urbano “Reforma 222” y el Museo Universitario Arte Contemporáneo, en el Centro Cultural Universitario de la UNAM.

Otras obras en las que es visible su mano es la Torre II y el hotel del Centro Corporativo Bosques (con Francisco Serrano) y la segunda fase del Conjunto Urbano “Reforma 222”, todo en la Ciudad de México.

Reconocimientos internacionales

Su trayectoria arquitectónica es una de las más completas y ha recibod más de 35 premios y reconocimientos.

Por su trabajo fue reconocido como Académico Emérito de la Academia Nacional de Arquitectura de la Sociedad de Arquitectos Mexicanos, A. C. (1978) y como Miembro Honorario del American Institute of Architects (1983).

En 1984 se le designó Miembro de Número de la Academia de Artes, 10 años después Miembro de la Academia Internacional de Arquitectura, en 2001 Doctor Honoris Causa por la UNAM y cinco años después por la Universidad Ricardo Palma de Lima, Perú.

Recibió premios como el Nacional de Ciencias y Artes en 1982, el Gran Premio Latinoamericano en la Bienal de Arquitectura de Buenos Aires en 1989 y dos veces el Gran Premio de la Academia Internacional de Arquitectura en la V y VII Bienales de Sofía, Bulgaria, en 1989 y 1994.

Obtuvo el Gran Premio de la II Bienal Internacional de Arquitectura de Brasil en 1994; el Gran Premio Medalla de Oro en la V Bienal de Arquitectura Mexicana en 1998; Medallas de Oro y Plata en la Bienal Miami Beach en 2002.

También una Mención Especial en la VIII Muestra Internacional de Arquitectura de la Bienal de Venecia en 2002, el Premio “Mario Pani Darqui”, otorgado por la Universidad Anáhuac, en 2004 y la Medalla de Plata de la IX Bienal de Arquitectura Mexicana 2006.

Mismo año en el que se le concedió el Premio a la trayectoria profesional en la V Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo, Montevideo.

Sus obras, incluso su escultura “Tres figuras áureas”, que fue develada en las escalinatas del Auditorio Nacional como un homenaje al arquitecto por sus 80 años de vida, recibieron también múltiples menciones y reconocimientos.

De igual manera, la Asociación Mexicana de Diseñadores de Interiores (AMDI) le otorgó el Premio Especial a la Trayectoria y la Unión Internacional de Arquitectos (UIA) le otorgó la Medalla de Oro en 2008 y en 2010 la Asociación de Ingenieros y Arquitectos de México, A. C., le otorgó el “Premio Nacional de Arquitectura”.

El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) le otorgó la “Medalla Bellas Artes” y en 2013 la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) le otorgó el Doctorado Honoris Causa y la Universidad del Claustro de Sor Juana le otorgó la Presea “Sor Juana Inés de la Cruz”.

Además, desarrolló una trayectoria en la pintura y la escultura que le llevó a abrir en 1996 la exposición “Ensamblajes y Excavaciones. La obra de Teodoro González de León, 1968-1996” en el Museo Tamayo, y “Teodoro González de León, Pintura y Escultura 1975-2006” en Casa Lamm en 2006.

COMENTARIOS
Siguiente Noticias para leer mañana 21 de septiembre en Alto Nivel

Noticias para leer mañana 21 de septiembre en Alto Nivel

Este miércoles: La reforma educativa, en el fondo es laboral; Por qué tu celular se sigue quedando sin señal; y Cómo aprovechar mejor tu talento.