Para EntenderPolítica y Sociedad

Por qué Donald Trump puede volverse el mejor aliado de Peña Nieto

Los niveles de credibilidad de Enrique Peña Nieto han caído a niveles mínimos en lo que va de su sexenio. Adoptar una postura de protección ante la amenaza que representa Trump podría ser su carta fuerte.

06-12-2016, 2:22:11 PM

Con cuatro años en la presidencia de México, el saldo para Enrique Peña Nieto según la población del país es absolutamente negativo. De acuerdo con análisis de GEA-ISA, 40 por ciento de los mexicanos encuentran que no ha habido ningún logro en los cuatro años de gobierno, mientras que su credibilidad está en los niveles más bajos de su mandato, con 53 por ciento de personas que no cree nada de lo que dice.

Una serie de sucesos relacionados con inseguridad, corrupción y bajos niveles de crecimiento respaldan este sentimiento colectivo de desconfianza hacia el presidente.

Ex gobernadores prófugos, el escándalo de la Casa Blanca, la desaparición de 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa y finalmente, la decisión de invitar al entonces candidato Donald Trump a Los Pinos han terminado por destrozar su imagen.

Y el panorama podría ponerse peor para el presidente de México. Ricardo de la Peña, presidente de Investigaciones Sociales Aplicadas (ISA) explica que la descomposición social y económica seguiría jugando en su contra.

“El que aparezcan nuevos eventos de corrupción, que haya nuevas crisis en materia de seguridad o se eleven los niveles de homicidio o el crimen organizado y lo que haga el gobierno de Trump puede afectarlo más”, indica.

Sin embargo, Peña Nieto aún puede jugar con el factor Trump como un as bajo la manga que reposicione la percepción que tiene el país sobre su figura, debido a la preocupación que genera su llegada al poder.

De acuerdo con el análisis existe una clara demanda de una posición firme del gobierno de México frente a la nueva administración en Estados Unidos. En caso de agresiones y deportaciones masivas, como se ha prometido, 40 por ciento de las personas creen que el país debe dejar de cooperar en acciones de seguridad e intercambio cultural.

“La ventana de oportunidad se encuentra en la respuesta que pueda darle al acecho externo que representa el gobierno de Donald Trump”, precisa de la Peña.

Aunque aún no se sabe con precisión cuáles serán las acciones que llevará a cabo Donald Trump en materia de comercio exterior con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) o el número de mexicanos que planea deportar, la capacidad de negociación que tenga el gobierno federal podría sumarle puntos positivos a Peña Nieto.

Gobernabilidad, en juego

El Grupo de Economistas y Asociados (GEA) identifica tres factores que ponen en riego la gobernabilidad en los dos años que restan de gobierno de Enrique Peña Nieto: una economía que no crece, un gobierno débil y una crisis de seguridad son los factores que abonan a la negatividad.

De acuerdo con cifras de Semáforo Delictivo, el homicidio se ha disparado 20 por ciento de enero a septiembre de este año así como los delitos relacionados con el crimen organizado y los cárteles de drogas.

Además, las cifras de crecimiento económico no son alentadoras, pues de acuerdo con especialistas consultados por el Banco de México, el crecimiento para 2016 será de 2.1 por ciento, mientras que para el siguiente año se estima que la inflación repunte a 4.0 por ciento y que la economía reduzca su ritmo de expansión a 1.8 por ciento.

“La recuperación del respaldo social al gobierno del presidente Peña tiene como único cartucho una defensa adecuada de los intereses de México ante el gobierno de Donald Trump”, apunta Guillermo Valdés, socio de GEA.

Esta carta tendrá una importancia relevante una vez que Trump asuma la presidencia el próximo 20 de enero y, eventualmente, podría marcar los dos últimos años de Enrique Peña Nieto en el poder.

Relacionadas

Comentarios