Blogs + OpiniónNegocios

El día en que llegará la muerte del dinero físico

Es cierto, aún la gente prefiere usar dinero en efectivo, pero la tendencia para usar el celular u otro medio tecnológico acelera a toda velocidad.

09-06-2017, 2:35:22 PM
muerte del dinero
Fotoarte Sofía Ugalde.

Por: Christian León, Director de Mercado Pago en México

La más reciente encuesta de Nielsen sobre pagos, operaciones bancarias y compras móviles —Nielsen Mobile Shopping, Banking and Payment Survey—, me obliga a pensar en el obituario que escribiré cuando se declaré oficialmente la muerte del dinero físico. Vivimos el paulatino desuso de las monedas, cuya primera referencia es de los años 600 a.C. en lo que hoy conocemos como Turquía. Los billetes ya circulaban por ahí de los 800 d.C. en China, pero incluso los que usamos hoy, gradualmente serán objetos para exhibir en museos.

También se modificará el manejo de los cheques que en Inglaterra ya circulaban en 1780 y por igual cambiará el uso de las tarjetas bancarias que Western Union introdujo en 1920 para identificar a sus clientes y diferir pagos. Ahora bastará con una fotografía del plástico o del cheque para realizar cualquier transferencia a través de un móvil.

El lector me dirá que en países como México aún 92% de la población adulta prefiere pagar en efectivo cuando realiza compras, según consigna la más reciente Encuesta Nacional de Inclusión Financiera publicada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y el INEGI. Sin embargo, las tendencias mundiales de Nielsen muestran que los consumidores optarán por usar el celular para realizar transacciones uno a uno o comprar en tiendas.

“Más de un tercio de los encuestados en todo el mundo afirma que es muy probable que transfiera dinero (36%) o reciba dinero (34%) de otra persona mediante su dispositivo móvil en los próximos seis meses”, señala esta encuesta que consultó por Internet a más de 30 mil personas de 63 países, incluido México. Es la ineludible realidad de mover el dinero, “Money on the move”, como Nielsen nombra al capítulo que reflexiona sobre el mayor uso de dispositivos móviles para realizar transacciones.

Stuart Tagg, director de Servicios financieros de Nielsen Europe, advierte que los pagos a través del móvil llenan un vacío importante en grandes poblaciones sin cuentas bancarias y que dependen en gran medida del dinero en efectivo. “Es probable que algunos países descarten en buena medida los modelos tradicionales de pago centrados en cuentas bancarias y tarjetas de crédito, dominantes en los países desarrollados, y en cambio se basen casi exclusivamente en las herramientas digitales para gestionar y mover el dinero”, lanza.

El Banco de México reporta que en este país 44% de la población tiene cuenta bancaria frente a un aumento del uso del celular a 70% de los mexicanos, de acuerdo con AMIPCI, por lo que México podría ser uno de los países donde se cumplan las proyecciones que hace Tagg.

En México, ya existen opciones de pago seguro desde el teléfono móvil como wallets o billeteras portátiles que permiten hacer pagos desde le celular, dispositivos móviles para realizar cobros de tarjetas de crédito desde un teléfono o una tableta, así como desarrollos de software que permiten realizar pagos desde una aplicación móvil propia del vendedor, lo que evita que los compradores salgan a realizar el pago con un tercero.

Opciones de pago como las billetera portátil están disponibles en el país desde 2014 y es una tarjeta recargable que permiten a la población no bancarizada contar con un instrumento de pago básico diseñado para realizar compras seguras en Internet. Y dado que los mexicanos estamos acostumbrados a recargar saldo para consumir tiempo aire en el teléfono celular, la recarga de saldo para comprar por Internet es un paso lógico en la evolución de los medios de pago en México.

Se trata de funciones que habrá que hacer cada vez más atractivas para los consumidores, garantizando la seguridad de las aplicaciones móviles, un ejercicio que se promueve de manera sólida entre las instituciones bancarias. De hecho, las encuestas y las proyecciones sobre el uso del celular, se suman lo que ya es la “crónica de una muerte anunciada”, la del dinero físico. Nielsen advierte que los dispositivos móviles tal vez no resulten imprescindibles para la supervivencia, pero 56 % de los consumidores no imagina la vida sin ellos y 53 % afirma sentir ansiedad si no tienen sus dispositivos a mano.

Así que si ya dejamos de pagar el taxi con efectivo y si podemos comprar la despensa de la semana desde un celular, podemos empezar a diseñar el obituario de las monedas y los billetes. El creciente nacimiento de wallets, la aceptación de pagos en tiendas desde el celular, lectores móviles para cobrar, envíos de dinero a través de redes sociales y oferta de aplicaciones móviles son alternativas ya en uso que se adelantan a la eventual muerte del “cash”.

Relacionadas

Comentarios