Blogs + OpiniónEconomía y Finanzas

¿Qué debe hacer México ante la amenaza proteccionista de Trump?

En caso de que el gobierno de Trump imponga barreras, el gobierno mexicano debe mantener el rumbo del libre comercio y no caer en la tentación de imponer medidas proteccionistas.

23-12-2016, 2:05:12 PM

El panorama económico de México cambió radicalmente la noche del 8 de noviembre. La victoria de Donald Trump llena el horizonte de incertidumbre para el año próximo. Como sabemos, Trump llevó a cabo una campaña sustentada en políticas proteccionistas y aislacionistas.

De adoptarse, las medidas tendrían consecuencias negativas para nuestra economía. Desde hace más de 20 años, el modelo de crecimiento se ha basado en exportar mercancías a EU. Gracias al TLCAN, México ha tenido una transformación económica profunda. Dejamos de ser exportadores de petróleo y maquilador, y hoy los productos manufacturados cada vez tienen mayor contenido nacional. Muchos modelos de autos tienen más de 60 por ciento de componentes nacionales. Este modelo estaría en riesgo. México posiblemente entraría en recesión.

Lee: El boom automotriz que cambió al Bajío mexicano.

Lo más probable es que no se adopten las medidas propuestas, porque dañarían la economía estadounidense y, principalmente, a la clase media baja con bajos niveles educativos.

En la mayoría de los productos, México no es un competidor, sino un socio en cadenas de valor que le permite a nuestro vecino ser más competitivo. No es que México exporte autos a EU, sino que existe un proceso de producción integrado en que ambos países producen a un menor costo. Si las políticas de Trump rompen con estas cadenas de valor, las armadoras de EU no podrían competir con otras del mundo.

Lo más probable es que veamos un escenario con un presidente Trump más moderado que no afecte sustancialmente el TLCAN ni imponga impuestos excesivos a las empresas que tengan operaciones fuera de EU.

Pero aun en ese escenario benigno, la economía de México enfrentará costos en 2017. El crecimiento será menor. La incertidumbre reducirá la inversión, misma que también se verá afectada por las mayores tasas de interés, que aumentaron después de la elección. La tasa del bono a 10 años, que había permanecido, aumentó en más de un punto porcentual. Las mayores tasas resultarán en una menor actividad crediticia.

La depreciación cambiaria resultará en una mayor inflación, al aumentar los precios de bienes importados (sin efectos de contagio hacia bienes no importados), lo que significará menores salarios reales, algo negativo para el consumo. Los mercados esperan una mayor inflación: el mercado de Udibonos anticipa que llegará a 4 por ciento en 2017.

Las mayores presiones inflacionarias resultarán en aumentos de la tasa de política monetaria de Banxico. También veremos mayores tasas a lo largo de toda la curva de rendimientos. Esto se deberá a mayores expectativas inflacionarias, mayores primas de riesgo y mayores tasas en EU.

2017 será complejo, pero ¿cómo debe enfrentarlo el gobierno? Se deberán mantener los fundamentales económicos sólidos, a efecto de evitar salidas de flujos de capital y reducciones en la calificación soberana, es decir, fortalecer la disciplina fiscal y crear una política monetaria restrictiva.

Se deberán encabezar esfuerzos con empresarios estadounidenses para fomentar el argumento de que el TLCAN ayuda a ambas economías.

En caso de que el gobierno de Trump imponga barreras, el gobierno mexicano debe mantener el rumbo del libre comercio y no caer en la tentación de imponer medidas proteccionistas. Hacerlo implicaría afectar a los consumidores y perder competitividad. Será fundamental no abandonar el camino que se adoptó hace más de 25 años.

Te recomendamos: Por qué la deportación de mexicanos de EU no será una catástrofe.

Relacionadas

Comentarios