'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Dallas: la desigualdad que alimenta la violencia en EU

La creciente desigualdad en términos económicos y sociales aumenta las tensiones étnicas y brotes de violencia en Estados Unidos. El más reciente episodio fue el tiroteo de la noche del jueves en Dallas, que dejó cinco policías muertos y siete heridos.

08-07-2016, 3:23:04 PM
Dallas: la desigualdad que alimenta la violencia en EU
Altonivel con información de Reuters

El tiroteo ocurrido la noche del jueves en Dallas, Texas, en el que murieron cinco policías y otros siete resultaron heridos, es el más reciente episodio en la escalada de la tensión racial en los Estados Unidos.

La policía de Dallas describió los eventos del jueves por la noche como una emboscada planificada y ejecutada cuidadosamente, con algunos disparos aparentemente desde posiciones elevadas, y dijo que detuvo a tres sospechosos antes de matar a un cuarto tras un largo enfrentamiento en un garaje del centro de la ciudad.

“El sospechoso dijo que estaba disgustado con la gente blanca. El sospechoso manifestó que quería matar a blancos, especialmente a oficiales blancos“, dijo el jefe de la policía de Dallas, David Brown, sobre el sospechoso que murió por un robot bomba enviado por los agentes.

El ataque coordinado contra los oficiales ocurrió después de una manifestación pacífica de alrededor de 800 personas que protestaban contra las muertes de dos personas afroamericanas a manos de la policía en los estados de Luisiana y Minnesota.

Los recientes casos en los que gente de color fue víctima de presunta brutalidad policiaca impulsaron el movimiento Black Lives Matter (Las vidas de los negros importan) en varios estados de la Unión Americana.

Pero el episodio de Dallas elevó el nivel de enfrentamiento y violencia en las disputas raciales, que arreciaron desde 2014 con el asesinato del joven afroamericano Michael Brown en la ciudad de Ferguson, Misuri, a manos de un policía, y también mostraron cómo desde la crisis de 2008, la desigualdad económica aumentó entre los blancos y minorías étnicas.

 

Los más recientes conflictos raciales

Las personas que se manifestaron la noche del jueves en Dallas protestaban por las muertes de dos afroamericanos ocurridas recientemente. El 6 de julio un policía de la localidad de Falcon Heights, Minnesota, mató con cuatro disparos a Philando Castile, de 32 años, a quien había detenido porque su auto tenía un faro roto. Castile, quien iba acompañado de su novia en el auto, presuntamente buscaba su licencia de conducir cuando el oficial le disparó.

Un día antes, Alton Sterling, un hombre negro de 37 años, murió por impactos de bala afuera de un supermercado en Baton Rouge, en Luisiana. Sterling estaba en el suelo y sometido por dos policías cuando al menos uno de ellos usó su arma.

El 19 de abril de 2015, Freddy Gray, afroamericano de 25 años, murió luego de permanecer siete días en coma después de que la policía  de Baltimore, Maryland, lo arrestara e infringiera una seria herida en la columna. El arresto, que fue grabado y difundido en redes sociales, provocó varias protestas en la ciudad, que ordenó un toque de queda.

El 9 de agosto de 2014, Michael Brown, de 18 años, murió por seis impactos de bala a manos de un policía en la ciudad de Ferguson, Misuri. Según reportes, Brown había robado una caja de cigarrillos de una tienda. El uniformado, que había recibido el reporte de robo, se encuentra con Brown, forcejea con él y termina descargando su arma. La muerte del joven desató una ola de disturbios y protestas en la ciudad.

El 17 de julio de 2014, agentes de la policía de Nueva York detienen a Eric Garner, de 43 años, por presuntamente vender cigarros de forma ilegal. Después de discutir, un policía somete a Garner con una maniobra en el cuello que lo asfixia. En el video Garner repite varias veces “I can’t breathe” (no puedo respirar) hasta fallecer.

Crece desigualdad

Tras la crisis económica que estalló en 2008, la desigualdad en Estados Unidos, la nación más rica del mundo, empeoró y afectó en especial a las minorías étnicas. Los afroamericanos tienen ahora menos acumulación de riqueza, acceso a salud y educación que otros grupos raciales, como los hispanos.

El uno por ciento de los hogares en Estados Unidos posee el 42 por ciento de la riqueza total, de acuerdo con el estudio La brecha de riqueza racial, elaborado por la organización no gubernamental Demos y el Instituto de Activos y Política Social.

Un hogar típico afroamericano posee el seis por ciento de la riqueza de un hogar blanco, mientras que un hogar latino tiene el ocho por ciento de la riqueza, según el estudio.

“Estas disparidades de riqueza tienen su origen en injusticias históricas y son llevadas a cabo por las prácticas y políticas que no logran revertir las tendencias desiguales. Como resultado, las disparidades de riqueza raciales, como la desigualdad de la riqueza en general, continúan creciendo”, agrega Demos en el estudio.

Según el Urban Institute, las familias no blancas pronto serán mayoría en la población estadounidense, pero la riqueza de las familias blancas es siete veces mayor que la de las familias afroamericanas y seis veces mayor que las familias hispanas.

Según el estudio de Demos, el 73 por ciento de las familias blancas son dueñas de su casa, proporción mucho mayor que el 47 por ciento de las familias latinas y el 45 por ciento de las familias de raza negra.

La desigualdad castiga también a la población afroamericana en el acceso a salud. Según el Reporte de Nacional de Calidad y Disparidades en atención médica, hecho por el gobierno de Estados Unidos, la población blanca tiene más acceso y mejor calidad a los servicios de salud que los negros, latinos y asiáticos.

Por otro lado, pese a la crisis de 2008, los fondos para el retiro de la población blanca han crecido, mientras que los ahorros de los afroamericanos y latinos cayeron desde 2007, según el Urban Institute.

Al tener menos ahorros, las familias de minorías raciales tienen que recurrir al endeudamiento si quieren acceder a una educación de mejor calidad. En 2013, el 42 por ciento de los afroamericanos de 25 a 55 años de edad tenían deudas para pagar sus estudios, mientras que el sólo 28 por ciento de los blancos tenía sólo cuentas por pagar en este rubro.

 

Relacionadas

Comentarios