HistoriasNegocios

Cuánto cuesta tener un canal de televisión en México

Para operar una cadena de televisión abierta se requieren por lo menos 285 millones de dólares, mientras que el mercado cada vez se hace menor y las inversiones en publicidad van a la baja.

25-10-2016, 2:45:54 PM
Cuánto cuesta tener un canal de televisión en México
Darinka Rodríguez

La carrera por ocupar el mercado de la televisión abierta se complica en 2016. La inversión requerida en infraestructura, un tipo de cambio alto, la disminución de audiencias y el tiempo que se requiere para recuperar la inversión serían algunos de los inconvenientes para que haya una nueva cadena de televisión abierta además de Televisa, TV Azteca y Grupo Imagen.

Uno de los objetivos de la reforma en telecomunicaciones aprobada en 2013 fue la creación de más competencia en este mercado mediante la licitación de dos cadenas nacionales.

En abril de 2015, Grupo Radio Centro dio a conocer a sus accionistas que no pagaría los 3,058 millones de pesos por las 148 frecuencias al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), dado que ofreció casi el doble que Grupo Imagen, quien pagó 1,808 millones de pesos por 123 canales de televisión, por lo que estos canales quedaron desiertos.

Sin embargo, las condiciones han cambiado desde que se realizó la primera licitación y no favorecen a este mercado, tales como el tipo de cambio, la inflación y la disminución de inversiones publicitarias en TV abierta.

Vientos en contra

La inversión inicial requerida para operar una cadena de televisión abierta no es poca cosa. De acuerdo con estimaciones de la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU) indican que se requieren por lo menos 285 millones de dólares en un escenario “austero”.

Este escenario contempla que el interesado “rente” la infraestructura pasiva de Grupo Televisa, que fue una de las medidas impuestas al ser declarado Agente Económico Preponderante en 2014 y así no realizar una inversión tan grande en antenas de transmisión.

Un segundo escenario contempla un desembolso de 1,774 millones de dólares en caso de que se realice una inversión completa en equipo de transmisión, licencias y producción original de contenidos lo que incluye cámaras, estudios de televisión, equipo de post-producción y contratación de personal especializado, entre otros insumos.

“Cualquier radiodifusor buscaría tener su propia infraestructura y generar contenidos, pero en el caso de usar la infraestructura pasiva, no se paga por esa parte y te da el ‘time to market’: entrar más rápido al mercado en lo que despliegas tu propia infraestructura”, indica Ernesto Piedras, director de CIU.

Además, de acuerdo con cifras del Banco de México, en dos años el peso se ha depreciado 37 por ciento frente al dólar, lo que encarece el pago de algunos insumos tasados en esta moneda.

Jesús Romo, director de la firma Telconomía explica que la infraestructura o la producción de contenidos se pueden hacer localmente o con proveedores locales, pero hay factores que seguirían encareciendo la inversión.

“Aunque algunos servicios se pueden obtener en moneda nacional, la inflación de los precios también puede afectar operaciones como la producción de contenidos”, comenta.

148 canales en el aire

En junio de este año, el IFT sometió a consulta pública las bases de licitación de lo que sería la sexta subasta desde su creación. Estas bases debieron de haberse publicado el pasado 3 de octubre para subastarse el próximo año, pero hasta el momento no se han dado a conocer formalmente.

Este retraso sería una “mala señal” de acuerdo con Piedras, sobre todo porque podría realizarse una licitación a nivel regional, donde varios empresarios podrían quedarse con unos cuantos canales disponibles.

No abona positivamente a la confianza del sector y además de que en la reforma habla de la licitación de dos cadenas nacionales, eso crearía competencia, licitarla de forma regional no es positivo porque la suma de varias cadenas regionales no genera la misma competencia que una a nivel nacional”, comenta.

En la licitación de 2015 se subastaron de 123 canales, pero para este año se añadieron 25 frecuencias, por lo que en ciudades como Guadalajara, Monterrey o la Ciudad de México se podrían ofrecer hasta dos canales.

“Ganar una cadena no es solamente invertir en lograr formar una red de repetidoras aprovechando las concesiones sobre las frecuencias, sino constituir un plan de producción de contenidos o al menos de acceso a programación”, comenta Romo.

De acuerdo con los especialistas, existen varios interesados en participar en esta licitación, pero sobre todo a nivel regional. Empresas como Grupo Multimedios o El Universal podrían acceder a algunas frecuencias, mientras que sólo Grupo Radio Centro ha manifestado su interés nuevamente en adquirir los 148 canales, para lo cual tendría que adquirir deuda corporativa u obtener el financiamiento con algún fondo de inversión. 

Relacionadas

Comentarios