Estilo de VidaHistorias

Cuando fortalecer la espalda es importante

Aunque a veces le restamos importancia, esta parte de nuestro cuerpo necesita de cuidado especial.

17-03-2009, 5:00:00 PM
Cuando fortalecer la espalda es importante
Estilo Hoy

En más de alguna hemos sufrido de ese molesto dolor de espalda. Son variadas las condiciones que favorecen este mal, desde malas posiciones en el trabajo, hasta malos hábitos que violentan la salud corporal.
 
Aunque el dolor de espalda es común y no le tomamos la suficiente importancia, deberíamos hacerlo. Y para esto te damos algunos consejos, que podrás practicar en tu casa y mejorar de ésta manera tu postura. 
 
-Para aliviar la cifosis y fortalecer los músculos extensores de la columna:
 
En una silla firme, nos sentaremos sin apoyar la espalda. Apoyaremos los codos a los costados del tórax colocando los antebrazos horizontalmente, con las manos hacia adelante. Estiraremos las escápulas hacia atrás, manteniendo la postura mientras contamos hasta cinco.
 
-Para estirar los pectorales, fortalecer los extensores de la espalda y estimular la respiración profunda:
 
Manteniendo la postura del ejercicio superior, colocaremos las manos apoyadas en la nuca. Sin retirar las manos de su postura, llevaremos los codos hacia atrás tanto cuanto nos sea posible, mientras inspiramos lentamente, para espirar al relajar la musculatura.
 
-Para fortalecer los extensores de la espalda:
 
Recostados boca abajo, colocaremos una almohada bajo el tórax y abdomen. Apoyaremos los brazos por detrás de la espalda en tanto las piernas extendidas mantendrán los dedos de los pies apoyados en el suelo. Comenzaremos a levantar la parte superior del tronco junto con la cabeza sin separar el tórax del piso. Contaremos hasta cinco y nos relajaremos.
 
-Para fortalecer los extensores lumbares y de la cadera:
 
Apoyados de rodillas y manos en el suelo, recargaremos el peso del tronco sobre nuestros brazos, manteniéndolos extendidos cuidando no perder la postura recta de la espalda. Ahora, lentamente levantaremos una pierna, extendiendo la cadera mientras ligeramente doblamos la rodilla. Contamos hasta cinco, relajamos y repetimos con la otra pierna.
 
 


 


 

Relacionadas

Comentarios