A FondoPolítica y Sociedad

Cuáles son los fantasmas que acechan a los próximos gobernadores

Deuda, corrupción, pobreza e inseguridad, es la herencia que asumirán los próximos gobernadores del Estado de México, Coahuila y Nayarit. El reto estará en tratar de sanar las heridas que sus antecesores provocaron y evitar caer en el error de profundizarlas.

29-05-2017, 6:35:14 AM
elecciones-en-mexico
Fotoarte Sofía Ugalde.

Las elecciones del próximo 4 de junio serán el termómetro de la carrera presidencial rumbo a 2018. Estado de México, Coahuila y Nayarit son las tres entidades que elegirán a los gobernantes que deberán enfrentar a los fantasmas que habitan desde hace años en las calles y atemorizan a los habitantes, evidenciando la debilidad de sus sistemas políticos.

Estos comicios serán cruciales para el Partido Revolucionario Institucional (PRI), pues las tres entidades han sido gobernadas de manera ininterrumpida desde 1929 por la bancada tricolor, con excepción de 1999 a 2005, cuando Antonio Echevarría Domínguez, candidato de la alianza PAN-PRD-PT, le arrebató la gubernatura de Nayarit al priista Lucas Vallarta Robles.

El hijo de Echevarría espera repetir la hazaña al contender con la misma alianza que llevó a su padre a la victoria hace casi 20 años. Por ahora, encabeza las encuestas de los próximos comicios con 43.7 por ciento de las preferencias, de acuerdo con el periódico Reforma.

Pero, hoy, por primera vez en su historia reciente, el PRI no solo no figura como favorito, también existe una gran probabilidad de que la gubernatura en el Edomex, conocido por ser el estado bastión del priismo, se quede en manos de una nueva fuerza política que tiene la meta muy clara de llegar a Los Pinos el próximo año: Morena.

Al respecto, Pablo Montes Mendoza, investigador anticorrupción del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), asegura que los “focos rojos” llevan años prendidos en estas tres entidades, sin que nadie haga algo en concreto, debido a que los gobernadores “han hecho y deshecho a placer”, en especial por el control discrecional que tienen de los recursos públicos.

Para el egresado del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), es vital que los próximos a tomar la estafeta, detecten los problemas añejos que los ciudadanos han pagado por generaciones y emprendan una ofensiva contra la corrupción, sin importar el color de su partido.

El próximo domingo 4 de junio, 11.3 millones de mexiquenses; 2 millones de coahuilenses y 814,000 nayaritas saldrán a elegir a su próximo gobernadorAlgunos de los votantes acudirán a las urnas con la esperanza de lograr una alternancia del PRI, partido que ha mantenido el poder desde la década de los 20, mientras que otros defenderán la permanencia de la bandera del partido tricolor.

En Veracruz también habrá proceso electoral, pero solo para elección de 212 ayuntamientos, de acuerdo con lo estipulado en el calendario del Instituto Nacional Electoral (INE).

En total, este 4 de junio se disputarán 525 cargos: tres gubernaturas, 270 ayuntamientos, 197 regidurías y 46 diputaciones.

Los comicios tendrán un costo de 4,792 millones de pesos, monto 34 por ciento menor al presupuesto asignado al proceso electoral de 2016 que se realizó en 13 estados, muestran cifras del INE.

A continuación, te presentamos los fantasmas que acecharán a los próximos gobernadores del Estado de México, Coahuila y Nayarit.

Estado de México, la entidad Dantesca

Principales problemas: Pobreza y corrupción

* Los candidatos que encabezan las preferencias son:

Hace unos años, nadie hubiera imaginado que en pleno 2017 el Estado de México sería comparado con La Divina Comedia, famoso poema del escritor italiano Dante Alighieri.

Por principio, la entidad más poblada del país y cuna del priisimo experimenta altos índices de violencia, sobre todo en contra de las mujeres y una creciente ola de inseguridad en sus calles.

Pero, son dos demonios en particular los que deberá enfrentar la próxima administración: corrupción y pobreza.

Las cifras no mienten. El Edomex es la entidad con los mayores índices de corrupción del país. En promedio, registran 62,160 actos de corrupción por cada 100,000 habitantes, de acuerdo con la última edición de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) 2015, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La corrupción se ha convertido en la segunda mayor preocupación para los mexiquenses mayores de 18 años, por debajo de la inseguridad y la delincuencia, muestran datos de la ENCIG 2015.

“La corrupción ha marcado no solo la agenda de la actual administración, también ha deteriorado la confianza de los mexiquenses en sus instituciones”, considera José Luis Cruz Guizar, socio fundador de la consultora IndMex Group.

En el tema de pobreza, el consultor político asegura que la situación es igual de negativa. El Estado de México cuenta una población de 16 millones 187,608 personas, de los cuales 6.9 millones están en situación de pobreza, cifra que convierte al Edomex en la entidad con el mayor número de pobres en el país en términos absolutos, según datos del Inegi.

El también presidente de la Asociación de Egresados de Relaciones Internacionales de la Ibero, agrega que otros clavos que el gobierno estatal ha puesto en su propia tumba son: promesas incumplidas de los candidatos y rezago económico.

Coahuila, tierra de dinosaurios 

Principales problemas: Deuda e inseguridad

* Los candidatos que encabezan las preferencias son:

Coahuila es conocida por ser la tierra de los dinosaurios, gracias a que en la entidad se han localizado los restos de diferentes especies, incluidos los de Velafrons Coahuilensis, el fósil de dinosaurio más completo encontrado y considerado como la única especie de origen 100 por ciento mexicano.

La entidad, al igual que el Estado de México, no conoce otros colores diferentes a los del PRI, ya que desde 1929 ha sido un estado gobernado ininterrumpidamente por este partido.

Los próximos comicios podrían marcar el comienzo de una nueva era o prolongar la hegemonía política de los hermanos Moreira, quienes han gobernado durante una década en la entidad, dejado a su paso un doloroso legado no solo para el próximo gobernador, también para los coahuilenses que han tenido que pagar las consecuencias.

Al respecto, Pablo Montes Mendoza, asegura que “es imposible mejorar las condiciones económicas” del estado, mientras todos los gobernadores que “lleguen al poder se sigan endeudando sin control.”

El gobierno coahuilense, dirigido en la actualidad por Rubén Moreira, carga con una pesada deuda que asciende a los 36,494 millones de pesos, revelan estimaciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El monto ubica a Coahuila entre las seis entidades más endeudadas a nivel nacional y su actual gobernador parece no hacer nada para contrarrestar este padecimiento.

Y no solo eso, el endeudamiento del estado equivale al 5.9 por ciento de su Producto Interno Bruto por Entidad Federativa (PIBE), según el Inegi.

De 2010 a 2011, la deuda del estado se disparó en más de 300 por ciento, periodo que corresponde con la salida del priista Humberto Moreira.

Otro de los fantasmas que acecha a la entidad es la inseguridad, que ha ido en aumento como resultado de la disputa entre cárteles.

Para el 57 por ciento de los coahuilenses el problema de inseguridad es el que más les preocupa, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) publicada por el Inegi.

De enero a marzo de 2017, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública contabilizó 67 homicidios dolosos, cifra 9.8 por ciento superior a la registrada en el mismo periodo de 2016.

Asimismo, el informe sobre Desaparición de Personas y Fosas Clandestinas en México de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ubicó a Coahuila entre los cinco estados con el mayor número de fosas clandestinas, con 51 cementerios ilegales.

Nayarit, territorio de caciques  

Principales problemas: Desempleo y baja inversión extranjera

* Los candidatos que encabezan las preferencias son:

Solo una vez Nayarit ha apostado por la alternancia. Fue en 1999 cuando Antonio Echevarría Domínguez, candidato de la alianza PAN-PRD-PT, ganó la gubernatura de Nayarit. Pero, en 2005 el poder le fue devuelto al PRI.

La entidad se enfrenta a profundos claroscuros. Por una parte, es considerada como uno de los destinos más importantes del turismo en México, pero también es conocido por ser un territorio dominado por caciques.

El caso más reciente es el del fiscal general, Edgar Veytia Cambero, quien fue detenido en San Diego California acusado de introducir y comercializar drogas en Estados Unidos.

En 2013, Veytia Cambero asumió el puesto, gracias a la designación del actual gobernador priista, Roberto Sandoval, y prometió que impartiría la justicia honestamente. Sin embargo, las promesas del fiscal, al igual que las del gobernador quedaron en el aire.

En el caso de Sandoval, uno de los compromisos que dejará inconcluso al término de su mandato es el Canal Centenario, “la obra estrella de infraestructura”, la cual comenzó en 2014 y estaba prevista a concluir en diciembre de este año, aunque el avance de las obras, por ahora, es de 11 por ciento.

El proyecto tenía como objetivo beneficiar a más de 7,500 productores que se enfrentan a la escasez de agua durante siete meses, lo que impacta en la producción de los alimentos.

José Luis Cruz Guizar opina que el próximo gobernador de la entidad está “obligado a devolver la confianza de los nayaritas en su sistema político”. Pero, también a mejorar las condiciones laborales, así como de atraer nuevas inversiones que detonen el desarrollo del destino turístico.

 

Los resultados están basados en las encuestas del Gabinete de Comunicación Estratégica y aparecen en las ilustraciones sin un orden específico.

Relacionadas

Comentarios