HistoriasManagement

Crisis: los efectos en el empleo, hoy

Aumento del empleo informal y millones de mexicanos que no tienen contrato son algunas consecuencias de la crisis en el mundo laboral. Entérate.

27-05-2010, 4:04:14 PM
Crisis: los efectos en el empleo, hoy
Altonivel

“El empleo en México, el fin de las cuentas alegres” es el nombre de un reciente estudio realizado por el Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del ITESM, cuyo nombre ya dice bastante.

La institución es enfática al afirmar que la crisis acentuó las mermas salariales en nuestro país: más de 930 mil personas tan solo en un año se sumaron al grupo de quienes no recibieron ingresos por sus labores o aceptaron salarios bajos al mínimo o cuando mucho iguales a dos salarios mínimos.

Así, en el primer trimestre de 2010 los que trabajan y no reciben ingresos crecieron en 131 mil 616, en comparación al año pasado.

En el mismo espacio de tiempo, las personas que ganaron entre uno y dos salarios mínimos se elevaron en 402 mil 556, mientras que aquellos que ganaron hasta un salario mínimo aumentaron en 394 mil 703.

José Luis de la Cruz, director del CIEN del Tec de Monterrey y autor del trabajo, dice que la cifra de desocupación de 5.3% en el primer trimestre de este año es de las más altas de los últimos 10 años.

“Refleja una realidad del mercado laboral que dista de las cifras dadas a conocer por las autoridades económicas y laborales del país en el sentido de que la incipiente recuperación ha llegado a las familias de México”, declara el investigador.

Sin embargo, otros de los datos más relevantes del reporte están en que actualmente hay un incremento en la economía informal y mayores índices de subocupación.

Sobre la economía informal, ésta creció a un ritmo superior a como lo hizo la economía formal: 364 mil contra 290 mil.

El informe del CIEN señaló sobre esto que “es evidente que el sector productivo formal es insuficiente para dar el empleo que exige México”.

Lo anterior trajo como consecuencia que muchos mexicanos no tuvieran acceso a la salud; hablamos de 839 mil 625 trabajadores más sin acceso al sistema o a prestaciones de salud que durante el primer trimestre del año 2009.

Para los investigadores, el panorama no es favorable e indican que “el empleo informal ocupa una proporción mayor de personas, pero también se observa que los vínculos laborales entre empresas formales y los trabajadores se está debilitando”.

Por ello, no sorprende entonces que ya sean 14 millones de mexicanos los que no tienen contrato por escrito con su empleador, es decir, 106 mil más que en 2009 y que tres millones laboren menos de 15 horas a la semana.

En materia de subocupación en tanto, queda clara la necesidad imperiosa de los trabajadores mexicanos por conseguir nuevas fuentes de ingreso.

Durante el primer trimestre de este año se sumaron 651 mil personas a esta situación laboral, lo que da un total de cuatro millones.

Lo serio de la subocupación radica en que durante el último año no hubo distinción respecto al nivel de preparación académica de las personas. Trabajadores con o sin estudios se agregaron a esta tendencia.

La misión de los empleadores
El CIEN estableció bien cuál es el rol de los empleadores si México pretende cambiar esta negativa realidad en materia de trabajo.

“Es ‘urgente’ un aumento en las remuneraciones y prestaciones de los trabajadores para reactivar el mercado interno, lo cual es fundamental para hacer funcionar el motor de la economía que durante los últimos 30 años se ha venido deteriorando y sin el cual es imposible alcanzar un desarrollo sustentable”, dice la investigación.

A juicio de la institución la falta de empleos recrudeció el problema de la pobreza y las consecuencias podrían ser aún mayores en caso de que la economía no crezca a tasas sobre el 5%.

.
www.altonivel.com.mx

Relacionadas

Comentarios