'; Alto Nivel
A Fondo

Cómo Trump perdió el tercer debate… y la presidencia de EU

El candidato republicano llegó al tercer y último debate más preparado, pero echó todo a perder en muy pocos segundos cuando mostró su negativa a aceptar el resultado de las elecciones.

20-10-2016, 8:55:01 AM
Cómo Trump perdió el tercer debate… y la presidencia de EU
Jorge A. Monjarás, director editorial de Alto Nivel

Donald Trump llegó al tercer y último debate más preparado, al parecer. Si bien prosiguió con su estrategia de machacar los mismos conceptos de siempre respecto de los inmigrantes, la economía, el comercio exterior y la estrategia de defensa, parecía ir bien.

Las preguntas del mejor moderador de los tres debates pusieron contra la pared a Hillary Clinton varias veces, más de las que hubiera esperado. Las revelaciones de Wikileaks, patrocinadas o no por los rusos, estaban surtiendo efecto en la candidata Demócrata.

Sin embargo, el multimillonario lo echó todo a perder en muy pocos segundos, en la recta final. Su negativa a aceptar el resultado de las elecciones puede parecernos natural en México, este nuestro país acostumbrado a que nadie acepte perder por las buenas y, si puede, arrebata. Sin embargo, para el electorado estadounidense esto es chocante y una amenaza real: allá no quieren saber de conflictos postelectorales, protestas, marchas o toma de calles. Un perdedor con ese comportamiento terminaría más fácilmente en la basura de la historia.

Así pudo haber perdido Trump el tercer debate y las elecciones por la presidencia de Estados Unidos. Pero hizo algo más: increíblemente, en medio de un ríspido intercambio con la candidata, no pudo evitar lanzarle un: “You are such a nasty woman.” “Eres una mujer asquerosa”, le espetó a su competidora, en medio de acusaciones múltiples de denigrar a las mujeres e insultar a casi cualquier otro grupo que no sean sus fieles seguidores.

Hillary ni cuenta se dio, ocupada como estaba en mandar su mensaje y escurrirse de algunos ataques que pudieron resultar muy serios para su candidatura, como ciertos privilegios concedidos a los donantes de su fundación. Pero el resto del mundo sí lo escuchó.

Lo que sí hizo Clinton, en un día en que salió a escena mucho más enérgica y fuerte que en los debates anteriores, fue reclamarle a Trump su postura ante las elecciones, y lo hizo hasta con humor. “Donald piensa así, para él todo lo que está en su contra es fraudulento”.

Si no hay sorpresas, Hillary Clinton será la primera mujer presidenta en Estados Unidos, así de sencillo. Eso sí, a nadie le quedó claro cómo saldrá del fiasco en Siria y cómo enderezará la economía con su impuesto a los ricos. Sobre estas preguntas “serias” que lanzó el moderador sólo se puede decir que ni Trump ni Hillary tienen grandes estrategias, sólo frases pegadoras.

Y si, México salió una vez más en la contienda, pero la cotización del dólar, que amanece en 18.50 en el mercado de mayoreo, nos indica que el mercado de divisas no encontró motivo para especular contra el peso por culpa de Trump.

Relacionadas

Comentarios