HistoriasNegocios

Cómo busca protegerse Coca Cola de la corrupción en México

La corrupción es el mayor mal que aqueja al país y las empresas necesitan encontrar candados para protegerse, eso hizo la refresquera, que apostó por impulsar la cultura de la denuncia en su interior.

25-05-2016, 8:32:31 AM
Cómo busca protegerse Coca Cola de la corrupción en México
Alejandro Medina González

Corría el año de 1996 y Enron Corporation, una empresa texana dedicada al mundo de la energía, caminaba mejor que nunca. Había sido nombrada por la revista Fortune como “la compañía más innovadora de Estados Unidos” y parecía que nada podría detener su proyección.

Sin embargo, apenas cinco años después de este hecho, el sueño se esfumó. ¿Cómo pudo pasar una firma de 21 mil trabajadores del cielo al infierno en tan corto tiempo? Gracias a un sinfín de malas prácticas que se realizaron en su interior.

La compañía fue primero acusada de pagar sobornos y realizar tráfico de influencias en distintas zonas del mundo y, posteriormente, salieron a la luz actividades fraudulentas en el manejo de su contabilidad que acabaron por llevarla finalmente hasta su desaparición, marcando la palabra Enron hasta hoy como sinónimo de fraude.

A 14 años de distancia de la muerte de la compañía, hay una empresa en México que quiere evitar a toda costa que en algún momento del futuro pueda vivir este tipo de situaciones: Coca Cola.

Preocupación a la mexicana

¿Por qué le preocupa a la filial de la refresquera caer en este tipo de situaciones? Porque desafortunadamente en México la cultura de la corrupción, el fraude y el soborno se encuentra a la orden el día.

Y los datos sustentan este panorama. De acuerdo con el Índice de Percepción de la Corrupción 2015, elaborado por Transparencia Internacional, México ocupa la posición 95 de 168, quedando muy por detrás de otros países latinoamericanos como Uruguay (21), Chile (23), Costa Rica (40), Cuba (56), El Salvador (72), Colombia (83) y Perú (88).

De esta manera, datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) estiman que costo económico que año con año deja el problema este problema en el país es de 890 mil millones de pesos (mdp), que representan 87 veces el presupuesto de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

¿Cómo toca esta situación a las empresas? De manera más particular, 46% de las firmas mexicanas asegura haber sido víctima de algún tipo de fraude en los últimos dos años. Este porcentaje va al alza, ya que alcanzó un crecimiento del 10% en los últimos 12 meses.

La situación ya es tan grave, que incluso un 63% de los líderes empresarios del país considera que la corrupción forma parte de la cultura de los negocios en México.

Denuncia y combate el problema

Ante este problema tan severo de corrupción y fraude que se genera en el país, Coca Cola decidió enfrentar la situación desde mediados de la primera década del 2000 de una manera que en su momento era muy poco convencional.

La compañía decidió apostar en México por la adopción de un Sistema Ético de Denuncia (SED), ¿en qué consiste esto? Se trata de un método a través del cual se incentiva al interior de las empresas que los propios trabajadores se aventuren a revelar, de manera anónima, cualquier tipo de malas prácticas de las que puedan ser testigos.

“Los SED permiten a las empresas abrir canales de comunicación entre los directivos y trabajadores, permitiendo que ellos puedan denunciar las malas prácticas de las que son testigos todos los días”, comenta en entrevista con Alto Nivel, Luiván Portilla Hernández, CEO de Ethics Global, compañía que se encarga de proporcionarle el servicio a Coca Cola.

El ejecutivo detalla que el sistema se crea con base en las necesidades y preocupaciones que tiene cada uno de sus clientes, estableciéndose distintas líneas de contacto a través de las que se pueden hacer las denuncias, como son una línea telefónica, un chat o correo electrónico, mismos que son operados por la empresa que presta el servicio.

Una vez que ya están establecidos los canales de denuncia, comenta, se trabaja en promover al interior de la compañía el sistema, invitando a las personas a participar activamente cada vez que sean testigos de alguna anormalidad.

“Se trata de un sistema en esencia de prevención, que depende mucho de la proactividad del empleado, con su ayuda las empresas pueden resolver los problemas que vayan presentándose mucho antes de que se conviertan en una bomba”, explica.

Y no se trata únicamente de esperar denuncias de alto impacto, comenta Portilla Hernández, sino de poner a la luz cualquier tipo de circunstancia extraña que vaya apareciendo. Toda la información entregada por los trabajadores es evaluada por Ethics Global, quien realiza una carpeta del caso y propone soluciones.

“Las denuncias son cruciales para evitar golpes a la reputación y posicionamiento de las compañías, tal y como le sucedió hace unos meses a Volkswagen con su problema de motores, seguramente el prestigio que tenían tardarán bastante en recuperarlo”, agrega.

Un golpe positivo al ambiente laboral

Pero los Sistemas Éticos de Denuncia no se encargan únicamente de ubicar problemas de gravedad en las empresas, sino que también sirven para evaluar y reparar los ambientes laborales.

Luiván Portilla explica que por esta vía se puede trabajar muy bien para ubicar casos que afecten la estabilidad de los procesos de trabajo, como pueden ser bullying, acoso, problemas por falta de seguridad o abusos por parte de líderes.

Este tipo de situacione pueden propiciar el desánimo de la gente, quien al ser víctima de estos sucesos termina por disminuir su capacidad en el trabajo. “Tenemos que enseñar a los trabajadores a acostumbrarse a denunciar las malas prácticas que ven todos los días, sin miedo a represalias, al final de cuentas en sus manos está tejiéndose el futuro de la empresa”, comenta.

Desde que estableció su programa de SED, Coca Cola en México logró multiplicar hasta en 20 veces el volumen de denuncias por malas prácticas en su interior, lo que les ha permitido fortalecer sus operaciones y el valor que mantiene la marca en el país. Al cierre del año pasado, la compañía registró utilidades por 33,735 millones de pesos, lo que significó un crecimiento del 12.5% en comparación con 2014.

Relacionadas

Comentarios