Opinión

Cómo llevar el voto de las redes sociales a las urnas

En la pasada elección el mayor foro de discusión política se dio en las redes sociales, los ciudadanos sí están informados y tiene una opinión, pero no siempre se expresa en las urnas.

22-06-2016, 6:15:55 PM
Cómo llevar el voto de las redes sociales a las urnas
Fernanda Ramírez*

Como reto para este las pasadas elecciones, el Instituto Nacional Electoral se fijó la meta de incrementar la participación ciudadana en las urnas. Sobre todo entre las jóvenes generaciones. Incluso en redes sociales surgieron algunos movimientos para promover el voto, sin embargo, fue en la plataforma digital donde se dio el más grande foro sobre política, aunque precisamente esto no fue expresado en las urnas.

En Baja California, la entidad del país con menor participación en sufragios, se dio el caso de “Yo Sí Voto TJ” una organización que promovía hacer válido el derecho al voto como una forma de expresarse. Datos de la propia ONG dieron a conocer que al menos el 18 por ciento de los jóvenes en la entidad, piensa que “a pesar de salir a votar no hay cambios”, una opinión que refleja el sentir de los jóvenes ciudadanos en el país.

Datos del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México revelan que de los 7.5 millones de personas que habitan en la Ciudad de México, el 30% -que oscila entre 18 a 24 años de edad- no ejerce sus derechos políticos mediante el sufragio. Sin embargo esto no significa una generación de ciudadanos desinformados y sin una opinión política.

De acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) la población internauta en el país es de 65 millones de personas, donde el 20% tiene entre 25 y 34 años, donde el principal uso es para ingresar a redes sociales (79%) mientras que 64% ingresa a la red para buscar información.

Un estudio previo a la jornada electoral, realizado por el periódico El Financiero, reveló que en 10 de los 12 estados de la República donde hubo elecciones locales, los usuarios de redes sociales como Facebook y Twitter expresaban mayores niveles de interés en la política, pues son las propias plataformas digitales, donde dichos ciudadanos dan seguimiento a las campañas.

La encuesta realizada por el diario, dio a conocer también que los usuarios de redes sociales son más críticos hacia la política, conocen más a los candidatos, pero al mismo tiempo tienen mayor número de opiniones negativas y son más críticos respecto a los aspirantes y los gobiernos salientes, comparado con los no usuarios.

De igual forma que sucede con otros tipos de información, la generada antes, durante y después de las campañas electorales, ha tenido un lugar importante en redes sociales, situación que han aprovechado los aspirantes a distintos cargos políticos. Sobre todo, al tratarse de espacios aún no regulados por las autoridades electorales.

De ahí que durante las elecciones locales, tuvimos por un lado, un terreno peleado por diversas fuerzas políticas, convencidos de que las redes sociales son el canal idóneo para hacer llegar sus mensajes al público objetivo, aunque no siempre se usaron las mejores estrategias de marketing digital que atrajeran a las jóvenes generaciones.

Redes sociales, el nuevo foro político

Por otro lado, fueron las propias redes sociales, donde se presentó el más grande foro de discusión y debate sobre temas políticos, lo que puso en evidencia que los ciudadanos sí están informados y tienen  una opinión fundamentada. Aunque ésta no es siempre expresada en las urnas.

Las redes sociales llegaron a cambiar la forma en que entendíamos la comunicación masiva, esto ha creado públicos más activos que tienen y exigen mayor retroalimentación en sus mensajes, de ahí que opten por las plataformas digitales como la posibilidad de una respuesta inmediata y un diálogo más directo con sus partidarios, incluso con los propios aspirantes a representarlos.

Jorge Francisco Aguirre Sala menciona en su ensayo La participación ciudadana y las redes sociales, que expresar opiniones en estas plataformas, no corresponden a participación política por no estar dentro de las instituciones formales y los mecanismos legales del sistema político, como el voto, por ejemplo.

También puedes leer: ¿Cómo pueden ‘enamorar’ los políticos a los millennials?

De las redes a las urnas

¿Qué hace falta entonces para que la opinión expresada en redes sociales se traslade a las urnas electorales?

El reto es facilitar los procesos para emitir un sufragio, quizá con la facilidad de un click o un sistema al estilo Feedbox, este innovador software utilizado por diversas marcas de servicio que mide la satisfacción de los clientes en tiempo real y que a la vez analiza los datos recopilados.

Es necesario avanzar poco a poco en la automatización del voto electoral mediante un robusto sistema que permita dar a conocer los resultados de forma más rápida, pero que además ayude a combatir fraudes y la suplantación de identidad, mediante sistemas biométricos, por ejemplo.

La seguridad del voto es uno de los temas que más preocupa a los electores, y que afecta a la percepción que tienen sobre la transparencia y confiabilidad del sistema electoral mexicano. Una confianza que podría recuperarse mediante un proceso de automatización de las fases de la jornada electoral, con tecnologías que vayan a la par de la evolución de los nuevos ciudadanos.

En febrero de este año, la Fiscalía Especializada para Atención de Delitos Electorales informó de 91 averiguaciones previas por falsificación de credenciales de elector, delito que de acuerdo con Adolfo Loera, director de Biometría Aplicada, podría prevenirse mediante tecnologías que impidan identificar a usurpadores de identidad.

Existen grandes retos por superar, tanto por el sistema electoral mexicano, como por los propios estrategas de comunicación política para adaptarse a la forma en cómo las nuevas generaciones están consumiendo información y los mecanismos utilizados para externar sus opiniones y hacerlas valer.

 *La autora es apasionada de la comunicación y los temas sostenibles. Directora General y fundadora de Comunicación Spread. Publirrelacionista y experta en manejo de crisis.

Relacionadas

Comentarios