md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 04:00 27/11/2014
Síguenos:

Cómo lidiar con la tensión emocional y el estrés

Te invitamos a descubrir nuevas formas de manejar los conflictos emocionales y el estrés, ya sea en el trabajo o con tu pareja y familia.

Cómo lidiar con la tensión emocional y el estrés

Cómo lidiar con la tensión emocional y el estrés

POR: Psic. Eleonor Alejandra López Jauffred (Sociedad Psicoanalítica de México)

Actualmente, vivimos en una sociedad gobernada por el estrés, donde la eficiencia y el rendimiento personal son altamente valorados, sin importar la edad de la persona. Se considera positivo tener varias actividades en el día, por lo que el tiempo es algo que no debemos “perder”.

A causa de factores como el competitivo mundo laboral, la descomedida “carrera” hacia el éxito, los conflictos en el hogar, las dificultades económicas, las enfermedades físicas (que algunas son a causa del mal manejo del estrés, como la colitis, gastritis, dermatitis, úlceras, migrañas, entre otras), las muertes de seres queridos, el nacimiento de hijos, el matrimonio, los divorcios, los desafíos propios de la edad, entre otros, estamos sometidos a diversas presiones, que contribuyen al estrés.

Podemos considerar que el estrés es un estímulo universal que se centra y es provocado por acontecimientos vitales, como desastres naturales, enfermedades, crisis, despidos y todo tipo de fracasos en general.

Asimismo, puede ser considerado como un conjunto de respuestas a esos acontecimientos vitales, provocando padecimientos de distintos ámbitos:

. FISIOLÓGICOS: tensión arterial alta, dolor muscular, sudoración, calvicie.

. EMOCIONALES: ansiedad, miedo, ira, depresión.

. COGNITIVOS: pensamientos negativos respecto a una situación en concreto o de sí mismo, como la autocrítica.

. CONDUCTUALES: agresión, irritabilidad, llanto, aprensión. 

 

Entonces ¿El estrés es malo? No necesariamente; puede presentarse como una reacción de alarma, por ejemplo, al percibir una situación de amenaza, la cual requiere de una respuesta atinada y casi inmediata.

Si la situación de estrés es percibida como algo muy prolongado y severo, puede haber un intento de adaptación, por ejemplo, los estudiantes de medicina, están sometidos a grandes cantidades de estrés, que va aumentando en el transcurso de la carrera y deben aprender a manejarlo para que no influya en su desempeño con los pacientes; o los competidores de triatlones que van acumulando gran cantidad de estrés a lo largo de los entrenamientos, y para el día de la competencia el estrés y la tensión emocional son mayores, ya que surge la incertidumbre de si se es o no un buen participante y si es o no competitivo.

Por ello, el estrés puede disparar una cantidad mayor de adrenalina, que les hace rendir más en la competencia y lograr su meta. No obstante, si la situación de estrés persiste por mucho tiempo y va en aumento, puede llevar al agotamiento y tener consecuencias muy dramáticas, como enfermedades o, incluso, la muerte.

La tensión emocional es una sensación continua de “dureza” emocional que se experimenta con inquietud, insatisfacción, miedo intenso y expectación inquietante. Incluso, puede provocar una expresión facial tensa, temblor de extremidades, rapidez violenta en los movimientos, dificultad para concentrarse y para conciliar el sueño, así como alteraciones en el apetito.

Puede ser originada por la lucha entre deseos y anhelos contradictorios, es decir, entre lo que se quiere y lo que se debe hacer, ya que, casi siempre, queremos cumplir con las expectativas que todos nos imponen, sumadas a las propias y, a veces, podemos sentir que le fallamos a alguien, y esto nos hace sentir mal, expresando tristeza, enojo o irritabilidad. Esto hace que nos esforcemos o presionemos cada vez más, porque percibimos que lo que hacemos nunca es suficiente, y persiste la idea de que siempre “pudo haber sido mejor”. 

Lo importante es preguntarnos con qué objetivo lo hacemos: para ¿agradar?, para ¿no ser juzgados?, para ¿ser valorados? y ¿realmente vale la pena poner en riesgo nuestra salud, nuestra vida?

El estrés psicológico es el resultado de la relación entre el sujeto y el medio, el cual  se evalúa en base a los recursos de la persona y puede ser considerada inofensiva o amenazante.

Cuanto más aumenta la tensión y la ansiedad en una persona, más imperativo se vuelve provocar una descarga somática, pues esa tensión tiene que salir por alguna parte y, curiosamente, se elige volcar todas esas emociones contra el propio cuerpo.

Es importante tomar en cuenta las características de la persona, como la edad, la maduración, su experiencia de vida, qué tan vulnerable se percibe, si se cuenta o no con apoyo familiar y/o social, la naturaleza del medio, sus demandas, si hay acumulación de situaciones que provocan estrés o no, etc., ya que en base a ello, la persona va a reaccionar de una manera más o menos adaptativa.

Por ello, es recomendable evaluar la situación, ser realista, valorar nuestros esfuerzos, no sobrecargarnos de actividades o compromisos, poner prioridades y organizarnos y dedicarle cierto tiempo a cada actividad. Igual de importante es darnos tiempo para nosotros mismos, a cuidarnos, a hacer lo que nos gusta, ya que esto nos ayuda a mantener un equilibrio, lo cual es vital para nuestra salud mental y emocional.

Si sientes que las presiones de la vida diaria te sobrepasan, te sientes muy estresado, angustiado, con dificultad para dormir a causa de preocupaciones, se te olvidan las cosas, si lo que haces ya no te gusta o no te hace feliz, si estás muy irritable y últimamente te has enfermado, es recomendable que acudas con un especialista quien te podrá ofrecer una terapia con orientación psicoanalítica, para que puedas encontrar las causas de tu comportamiento y puedas entender y analizar las motivaciones inconscientes que lo provocan y descubrir nuevas formas de manejar los conflictos emocionales.

Datos de la Sociedad Psicoanalítica de México:

www.spm.org.mx
Teléfonos:    (+52-55) 5286 1744  y  5286 5509
Clínica de asistencia a pacientes México D.F.:
Teléfonos:   (+52-55) 5553 3599,  5286 6550 y 5286 0329       
Email: spp@spm.org.mx
Clínica de Asistencia a la Comunidad Sede Metepec Edo. México:
Teléfono: 2153024
email: spmtoluca@gmail.com

 

comentarios