HistoriasNegocios

Cómo libró Estafeta el Hoy No Circula y la delincuencia

La empresa de logística tiene un plan para ganar nuevos clientes en el mercado de las pymes y el comercio transfronterizo. La delincuencia y el Hoy No Circula no son obstáculos invencibles en su camino.

20-05-2016, 7:26:49 PM
Cómo libró Estafeta el Hoy No Circula y la delincuencia
José Roberto Arteaga

Era el martes cinco de abril, Ingo Babrikowski se preparaba para concluir un día más en las oficinas de Estafeta, pero no sabía que tendría que enfrentar un reto inesperado en su carrera. A las 7 de la noche, las autoridades federales y capitalinas anunciaron que al siguiente día se aplicaría el Doble Hoy No Circula en la Ciudad de México.  Un serio problema para la empresa de logística.

El miércoles seis de abril, cerca del 50% de la flota terrestre de Estafeta estaría fuera de circulación por la medida ambiental que se implementó por la alta emisión de contaminantes en la capital del país. Ingo Babrikowski, director general de Estafeta Mexicana, tenía menos de dos horas para ofrecer una solución al inconveniente y lograr que los envíos llegaran a tiempo. A las nueve de la noche, la respuesta llegó a su oficina.

“Lo que hicimos fue entregar desde el corporativo todos los coches ejecutivos al Centro Operativo para que se realizara la entrega de los envíos, y fue un gran éxito. El sentido de pertenencia que tenemos aquí es muy elevado y desde el presidente de la compañía fueron entregar sus automóviles”, dice sonriente el ejecutivo alemán al recordar cómo se juntaron más de 42 automóviles en el Centro Operativo.

Babrikowski tiene claro que la firma que dirige no quiere llegar tarde a ninguna entrega y mucho dejar pasar las oportunidades que ofrece el mercado. La delincuencia no es un bache para la firma mexicana.

El pasado 26 de abril, la empresa FedEx informó a la opinión pública sobre el cese de operaciones en Guerrero, Michoacán y Jalisco por la inseguridad; mientras que Ingo asegura que Estafeta no tiene pensado detener sus envíos en ninguna parte del país.

“La delincuencia es un tema preocupante, pero yo no pienso que afecte demasiado nuestro giro, ya que la carga que manejamos es mezclada y al asaltar un camión de Estafeta no sabes con que puedes encontrarte adentro”, dice el ejecutivo.

Sin embargo, la empresa invierte este año más recursos en seguridad, explica Ingo, si se compara con los años pasados.

Estafeta se ha colocado a lo largo de 37 años como líder en el mercado de paquetería en México, incluso sobre empresas como DHL o FedEx.

Estafeta cuenta con una participación de 24% en el mercado nacional, seguida por DHL con 22%, FedEx con 18%, UPS con otro 18%, mientras que el porcentaje restante se divide entre otras empresas del sector.

La empresa afirma que el mercado mexicano le ofrece nuevas oportunidades para continuar su crecimiento, como es la incorporación de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) entre sus clientes o el incremento del comercio transfronterizo, mientras llega el momento de participar en el mercado estadounidense, algo que no permite la legislación de transportes en la Unión Americana.

Oportunidades en el camino

Gerd P. Grimm cruza en su bicicleta los pasillos de las nuevas oficinas de Estafeta en la Ciudad de México. El hombre que avanza por un paisaje en la foto es la del mismo empresario que el 8 de agosto de 1979 constituyó a la primera empresa de mensajería con servicio de puerta en el país.

El inversionista de origen alemán constituyó una organización con capital mexicano que por más de 32 ha logrado integrar una red de más de 415 oficinas y un ejército de operadores terrestres, además de transporte aéreo.

En la actualidad, Estafeta cuenta con más 2,200 vehículos en la República en los que anualmente distribuye más de 25 millones paquetes en 32,000 códigos postales que atiende a lo largo de la República Mexicana, lo que se traduce en un porcentaje de entre el 10 y 15% por encima de sus competidores.

“Podemos competir como empresa mexicana al mismo nivel que las empresas globales de logística y eso es posible gracias a que somos una empresa que depende del desempeño de gente calificada y comprometida”, dice Ingo Babrikowski, quien fue nombrado director general de la firma en 2009.

La misión del directivo es colocar a Estafeta como un operador logístico que sea identificado por los clientes como un jugador que cuenta con una solución integral, la cual se integra por servicios de paquetería, manejo de carga y almacenaje en soluciones logísticas, además de servicios internacionales.

“Queremos dar ese paquete completo para nuestros clientes y que no tenga que buscar con varios proveedores, sino que podamos dar solución a todas las necesidades logísticas”, explica Ingo.

El cruce transfronterizo con Estados Unidos permite que Estafeta  pueda introducir productos fuera del país y así meterse a la competencia con las grandes firmas internacionales.

“El reto principal es el crecimiento. Tenemos grandes oportunidades con el transporte de carga y el almacenaje”, asegura Babrikowski.

En la actualidad, Estafeta importa productos vendidos en el comercio electrónico, los cuales introduce desde el espacio transfronterizo con Estados Unidos.

“Desde ahí podemos comenzar a construir para una operación hacia Estados Unidos”, dice el director general de Estafeta.

Hoy, Estafeta no puede extender de forma directa sus operaciones en la Unión Americana, ya que las leyes estadounidenses prohíben la inversión de capital extranjero en el mercado de transportación.

Ruta de inversión

La prioridad que tiene Estafeta es lograr el crecimiento a través de las inversiones históricas que realiza este año. La empresa de servicios logísticos invertirá un total de 533 millones de pesos (mdp) durante 2016.

Mientras tanto, hoy se ejercen 120 mdp, que forman parte del presupuesto para infraestructura de la empresa en 2015, en la construcción de un centro logístico y lograr una operación de  cinco mil paquetes.

Las líneas de negocio enfocadas en Mensajería y Paquetería y Carga Consolidada a nivel nacional crecieron 12 y 40 por ciento respectivamente durante 2015, de acuerdo con datos de Estafeta. Las nuevas inversiones intentan reforzar la operación actual.

La empresa planea un crecimiento de 12% y hasta abril los números obtenidos por Estafeta refuerzan la previsión, aunque no sea un año sencillo.

“No es una año tan dinámico como el pasado”, dice Babrikowski.

El Hoy No Circula no le quita el sueño al director general Estafeta, aunque sí espera que exista un nuevo planteamiento de la logística de la Ciudad de México, con el fin de no incrementar el costo para el cliente final y no afectar la estrategia que tiene la empresa.

Al final, Ingo Babrikowski sólo tiene una cosa en mente: “Queremos seguir creciendo. Quien no crece en algún momento pierde”.

Relacionadas

Comentarios