070-556 HP0-A03 000-594 A2090-543 HP0-M19 MB6-205 9L0-314 LOT-923 000-622 000-955 251-502 312-92 1D0-460 MB4-873 C2140-822 HP0-M12 70-569 C2140-637 920-440 HP0-069 C2090-463 500-005 M2180-667 000-797 650-196 SABE501V 1D0-450 000-978 1Z0-858 1Z0-264 000-M11 C_TSCM62_65 000-716 CAT-120 920-254 310-013 50-895 M2050-653 250-253 HP0-A01 000-372 EX0-113 70-542-Csharp 000-188 XK0-001 HP0-S29 000-586 000-M33 3M0-331 C4060-089J EX0-106 74-924 1Y0-400 156-915 C4090-451 050-654 ST0-116 000-281 650-756 70-640 HP3-X06 050-682 50-683 1Z1-272 HP0-J47 A2010-654 70-340 70-649 1Z0-206 070-293 77-604 C2150-057 1Z0-535 HP0-J67 070-162 920-321 JN0-340 000-M62 650-368 70-551-Csharp LOT-957 P2070-091 70-217 HP0-J30 920-552 A00-202 000-M36 GB0-500 650-665 HP3-L07 642-354 000-N03 CX-310-084 Cómo fortalecer el sistema inmunológico | Alto Nivel
md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 12:00 28/08/2015
Síguenos:
button_facebook_follow button_twitter_follow button_google_follow linkedin_button addthis_button_rss addthis_flipboard

Cómo fortalecer el sistema inmunológico

Se trata de nuestra principal barrera natural contra las enfermedades. ¿Sabes como mantenerlo en óptimas condiciones? Averígualo aquí.

Cómo fortalecer el sistema inmunológico

Cómo fortalecer el sistema inmunológico

POR: Estilo Hoy

El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones. Por medio de una serie de pasos, nuestro cuerpo combate y destruye organismos infecciosos invasores antes de que causen daño.
 
Cuando el sistema inmunológico funciona adecuadamente, nos protege de infecciones que causan enfermedades, en caso contrario somos propensos a contraerlas.
 
Este sistema trabaja en equipo con el cerebro, los ganglios, las glándulas, la piel, las hormonas, la médula ósea, las mucosas, el bazo, el hígado, las lágrimas, el sudor, la grasa y hasta los vellitos de diferentes partes del cuerpo y por supuesto con los glóbulos blancos que son los principales defensores de nuestro cuerpo.
 
Los glóbulos blancos reciben el nombre de "leucocitos". Existen dos tipos básicos de estas células encargadas de combatir gérmenes:

· Los fagotitos que devoran a los gérmenes invasores.

· Los linfocitos que permiten que el cuerpo recuerde a los invasores y los reconozca si regresan.
 
¿Cómo fortalecer las defensas?
Para mantener el sistema inmunológico en óptimas condiciones el principal consejo es tener una buena alimentación, pues existen ciertos nutrientes que se relacionan directamente con este sistema.
 
· Hierro: presente en el hígado, carne, pescado y huevos.
 
· Vitamina C: reduce la duración y la severidad de las gripes y resfriados. La encontramos en frutas, verduras y hortalizas, como las fresas, el kiwi, cítricos, melón, pimiento, tomate y col.
 
· Vitamina A: contribuye a mantener las barreras naturales contra las infecciones (mucosas). La encontramos en hígado, mantequilla, nata, huevos, lácteos y algunas frutas como el albaricoque, cerezas, melón y melocotón.
 
· Otras vitaminas: tienen especial importancia las vitaminas del grupo B; tanto los alimentos de origen vegetal como animal son ricos en ella: carne, vísceras, pescado, marisco, huevos, cereales, legumbres, frutas, verduras de hoja verde.
 
· Zinc y selenio: presentes en casi todos los grupos de alimentos.
 
Otro consejo para mantener en buen funcionamiento nuestras defensas es practicar regularmente alguna actividad física, que nos permite mantener en movimiento muchas partes del cuerpo.
 
Tampoco se debe olvidar el descanso: respeta las horas de sueño  (entre seis y ocho) ya que algunas de las células de las defensas se producen durante el descanso. Finalmente, elimina el estrés ya que éste afecta gravemente la salud; es causante de migraña, debilitamiento del sistema inmunológico, cansancio crónico y angustia, entre otros trastornos.

Señales de bajas defensas
Presta atención a estos síntomas que podrían indicar un sistema inmunológico deficiente, por ende, una necesaria visita a tu médico:
 
· Ocho o más infecciones de oído distintas en un año.
· Dos o más infecciones serias de sinusitis en un año.
· Dos o más meses con antibióticos y con poco efecto.
· Dos o más neumonías en un año.
· Un niño que no sube de peso o que no crece adecuadamente.
· Abscesos recurrentes profundos en la piel o en otros órganos.
· Dos o más infecciones graves como meningitis, osteomelitis o sepsis.
· Historia en la familia de deficiencias inmunológicas primarias.

comentarios