'; Alto Nivel
HistoriasManagement

Cómo disciplinar a tu equipo de trabajo

Todos los líderes se enfrentan a miembros del equipo cuya actitud no ayuda a cumplir las metas, pero deben aprender a darles una retroalimentación efectiva. Aquí algunos consejos.

06-06-2016, 4:36:44 PM
Cómo disciplinar a tu equipo de trabajo
Mariana Hernández

Es probable que en tu equipo de trabajo tengas personas con las que te sea más difícil tener una relación armónica debido a que muestran comportamientos inadecuados o incumplimiento en sus metas y objetivos.

Una vez, un director de área me explicaba que en su equipo había un integrante que estaba por jubilarse y que llegaba todos los días tarde, y no sabía cómo pedirle que rectificara su comportamiento para que no se sintiera mal. Creo que uno de los retos que como líderes de equipo se tienen, es en primer lugar ser lo suficientemente objetivo para identificar los puntos de mejora y después poseer habilidades de escucha y orientación.

Es cierto que es importante comportarse como un líder afiliativo, cercano y comprender al equipo, no obstante, hay situaciones que es imprescindible orientarlos y pedirles un cambio de conducta.

Te comparto algunos puntos que deberás tomar en cuenta al momento de dar una retroalimentación efectiva:

1. Identifica puntualmente el comportamiento que debe ser modificado

 ¿Es un problema de actitud? ¿Qué es específicamente? Ejemplos: llega tarde todos los días; expresa gestos de inconformidad cuando le pides algo; olvida pendientes que le has asignado; tiene imprecisiones en la información, etc. No se trata de tener una bitácora de eventos incorrectos, pero sí necesitas tener evidencias de aspectos que necesita cambiar.

2. Habla con él en un lugar privado

Es totalmente incorrecto llamarle la atención enfrente de los demás compañeros o incluso de los clientes. Tendrás que buscar un espacio tranquilo y apartado para exponerle tu punto de vista.

3. Reconoce características positivas en él

Es importante iniciar la conversación reconociendo algunos rasgos que le permiten ser un buen integrante del equipo. Después, puedes darle ejemplos de los momentos en los que has observado que su desempeño presente algunas mejoras. Es muy importante estar consciente al mencionarle puntos que hace muy bien, no incluyas inmediatamente después el “pero”; cámbialo por un “y”.

Ejemplo: “Reconozco que eres una persona muy capaz para elaborar presentaciones; la semana pasada realizaste ante el comité una que fue muy clara y considero que podría haber tenido más impacto si llevas más información fresca para cuando te realizan preguntas”.

4. Piensa en un feed-forward

Establece con él acuerdos a futuro. De nada sirve profundizar en los aspectos que pudieron haber salido mejor. No te dediques a “recrear los hechos”. Enfócate en el futuro y en lo que esperas de él.

5. Establece con él una consecuencia

Este último punto aplica si has tenido conversaciones previas con él. Si no has observado algún cambio, tendrás que establecer una consecuencia para impactar más en su mejora.

Recuerda que deberá ser una conversación y no un monólogo. Una de las principales causas por las que una persona puede abandonar su lugar de trabajo es el jefe, y si revisamos a detalle cuáles son algunas de las razones por las que no se tiene una buena relación, es porque los colaboradores necesitan saber cómo está siendo percibido su trabajo y pocas veces están informados qué necesitan mejorar.

Aprovecha la oportunidad para hablar con tu equipo y procura hacerlo de manera continua, no te esperes a que ocurra un evento especial.

La autora es Directora General Icon Lead, tiene más de 18 años coordinando y ejecutando planes de formación y capacitación para ejecutivos en temas de liderazgo, coaching e imagen ejecutiva. 

Relacionadas

Comentarios