Microsoft/70-298.htm Cisco/642-452.htm Guidance-Software/GD0-110.htm HP/HP0-427.htm Oracle/1z0-036.htm Microsoft/70-552.htm Microsoft/74-134.htm Adobe/9A0-084.htm HP/HP2-061.htm IBM/000-995.htm IBM/000-287.htm Cisco/646-561.htm IBM/000-431.htm Cisco/646-563.htm HDI/HD0-400.htm 156-310 070-599 070-336 3M0-701 1Y0-A08 MB6-822 C2180-605 HP2-E15 A01-250 000-N32 1Z1-272 HP0-J47 A2010-654 70-340 70-649 C4040-109 MAYA11_A 350-030 ST0-151 C2020-622 9A0-702 000-M229 70-682 C2090-919 70-445 P2070-093 A2070-580 090-160 ISFS 642-263 GD0-100 646-102 310-083 EE0-071 LOT-988 000-633 000-M248 070-687 1Z0-525 MB6-826 000-799 HP2-E56 EX0-104 MB2-498 SCP-500 642-352 C2170-008 1Z0-456 FD0-330 LOT-928 00M-638 JN0-532 LOT-951 MOS-E2K HP0-E01 E20-455 050-728 4A0-105 A00-260 A00-270 BH0-001 HP0-240 000-N05 HP2-E28 50-696 200-046 050-696 HP0-876 000-885 000-N31 Cómo describir un vino | Alto Nivel
md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 05:00 01/09/2015
Síguenos:
button_facebook_follow button_twitter_follow button_google_follow linkedin_button addthis_button_rss addthis_flipboard

Cómo describir un vino

La jerga de los enófilos es un lenguaje glamouroso, que ha dejado de ser hermético; conoce estos términos para que puedas hablar como un sommelier.

Cómo describir un vino

Cómo describir un vino

POR: Estilo Hoy

La tendencia a participar en catas de bebidas ha desmitificado un poco la descripción de los vinos. Al igual que con las personas hay vinos amables, pesados, nerviosos, nobles, ordinarios, recios, fatigados, tranquilos... Las anteriores no son las únicas analogías que hay entre los seres humanos y los vinos. Existe el carácter “anatómico-forense” de algunas características de este producto, en las que se habla del "cuerpo del vino". Esta palabra (cuerpo) es la mejor para describir la sensación que el vino provoca en su paso por la boca.

El esqueleto. Todo cuerpo debe tener un buen armazón o estructura, porque determina su porte y envergadura. En el vino, el esqueleto lo constituyen las sensaciones más consistentes —taninos y sustancias amargas—, ya que hacen que el vino, que es realmente un líquido, posea cierto carácter sólido.

El cuerpo. Aunque el esqueleto es imprescindible para que el vino dé la talla, es indudable que un cuerpo excesivamente huesudo no suele ser muy atractivo. Es la carne que suaviza el esqueleto, al cubrirlo y mitigar las asperezas, para volver las sensaciones más confortables.

La carne. En sentido estricto, dentro de la carne hay que distinguir entre "músculo" (concentración e intensidad del sabor del vino) y grasas (básicamente glicerina y azúcares). Para redondear el tema, llamaremos “vino delgado” al que presenta falta de carne; “vino austero” al que parece como esas modelos de pasarelas europeas; “vino carnoso” es el que no tiene desperdicio, y “vino untuoso” el que nos hace pensar inmediatamente en los placeres (de la carne).

En busca del vino perfecto
Un cuerpo humano con un buen esqueleto y músculos dista mucho de ser perfecto si le falta nervio. En el vino sucede algo parecido: el músculo y el esqueleto requieren acidez que los anime y les proporcione carácter. Los nervios son una especie de hilos muy frágiles que comunican el cerebro con los sentidos y los músculos. Pues bien, en el ámbito del vino, el nervio, o sea su acidez, proporciona al vino frescura, vigor, animación y vivacidad (en exceso ocasiona que el vino se vuelva nervioso y agresivo).

Por último, después de relacionar el mundo del vino con el cuerpo humano, uno de mis mejores consejos es que cuando tengas el vino en la boca cierres los ojos y trates de pensar en un cuerpo, en vez de buscar descripciones en un diccionario de adjetivos. Es mucho más fácil. Gabriel García Márquez dijo que todos estamos constituidos por un alma y un “almario”. Hoy nos metimos en el “almario” del vino.

comentarios