Para EntenderTecnología

Cómo conectar a tu empresa con el Internet de las Cosas

Son cada vez más las organizaciones que están vislumbrando el potencial que tiene el Internet de las Cosas para ayudarles a elevar su productividad, mejorar la relación con sus clientes, reunir información en tiempo real y diferenciarse de la competencia, entre otras ventajas.

31-05-2017, 3:21:11 PM
Pixabay.

Por Olivia Salas*

¿Qué es el Internet de las Cosas (IoT)? “Datos producidos por sensores”, “Cuando la tecnología se comunica con los humanos”, “Analítica de datos”, “Objetos que integran tecnología”. Estas afirmaciones son ejemplos de lo que contestaron 300 organizaciones que participaron en un estudio de IDC para dar su definición de este concepto.

Si bien variadas, todas ellas reflejan lo que es esta tendencia. La firma de investigación de mercado define a IoT como “una red de endpoints (o ‘cosas’) con identificación única que se comunican bidireccionalmente sin la interacción humana utilizando la conectividad IP”.

Sin que necesiten precisar el concepto, hoy son cada vez más las organizaciones que están vislumbrando el potencial que tiene el IoT para ayudarles a elevar su productividad, mejorar la relación con sus clientes, reunir información en tiempo real y diferenciarse de la competencia, entre otras ventajas.

Crece la inversión en IoT

El estudio de IDC InfoBrief, titulado “El Internet de las Cosas: El Estatus del Mercado”, patrocinado por Red Hat en septiembre de 2016, destaca que un gran número de organizaciones ya están pasando de la fase de prueba a implementaciones de IoT de mayor envergadura: el 72% o más de las organizaciones en los sectores de manufactura, ventas minoristas y transporte ha implementado IoT; y de éstas, el 53% está buscando ampliar su inversión en los próximos 24 meses.

El Internet de las Cosas está tomando mayor relevancia como uno de los componentes clave para alcanzar la transformación digital, de ahí que invertir en una estrategia de IoT sea más importante. Y ésta debe considerar aspectos como la selección del proveedor, analizar cuidadosamente la infraestructura actual con que se cuenta a fin de determinar si puede soportar un proyecto de este tipo, así como las iniciativas para manejar la información que generen estas “cosas” conectadas.

En lo que se refiere a la elección del proveedor, la recomendación es inclinarse por aquel que sea capaz de ofrecer una guía clara del concepto, la implementación y el mantenimiento. Y quizás lo más importante: que pueda brindar el soporte y/o la interoperabilidad con estándares abiertos; esto será vital para incluir otros proyectos de todas las unidades de negocio.

De igual modo, debe tomarse en cuenta que el proveedor esté dispuesto a proteger los procesos de negocio existentes, así como la integridad de la infraestructura de TI, y le dé la capacidad de albergar los datos generados por los endpoints y las capacidades adicionales que se requieran. ¿Puede la infraestructura actual manejar las mayores cargas y necesidades de procesamiento?

En ese sentido, IDC recomienda examinar la plataforma de TI con la que se cuenta actualmente para entender qué puede reutilizarse o aumentarse para que sea capaz de apoyar las iniciativas de IoT. Si bien IoT no necesariamente significa deshacerse del equipo y las capacidades de TI y remplazarlos en su totalidad, sí se requiere de un entorno más escalable, robusto y seguro para garantizar su viabilidad a futuro. De hecho, el 90% o más de las organizaciones encuestadas han creado o planean crear políticas de seguridad para sus implementaciones de IoT.

Asimismo, es importante que la organización entienda no sólo las ganancias en el corto plazo de sus inversiones en IoT sino, también las implicaciones de más largo plazo de la información que generen las “cosas” conectadas. Por ejemplo, ¿ayudarán a mejorar la experiencia de los clientes?, ¿ayudará al área de Investigación y Desarrollo a entender el comportamiento de los productos en el mercado?

De amplio alcance

Un gran número de proyectos de TI se enfoca en un inicio en generar cambios internos y operativos; no obstante, en el largo plazo, estas transformaciones comienzan a extenderse a otras áreas y brindan más beneficios. El estudio de IDC InfoBrief señala que el 97% de las organizaciones está utilizando los datos de IoT para mejorar la experiencia de los clientes, entender el comportamiento de los endpoints, determinar la confiabilidad y el desempeño de los productos, proporcionar información para la investigación y el desarrollo, y reunir datos operativos en tiempo real.

En particular, el gobierno y las instituciones de salud citan a la experiencia del cliente mejorada como el principal motor para invertir en IoT, mientras que el sector minorista y el de transporte están buscando tener visibilidad del comportamiento de los endpoints.

El estudio señala que IoT brinda oportunidades únicas para aumentar la productividad y la eficiencia en las organizaciones, tomar decisiones más rápidamente, automatizar la toma de decisiones y los procesos, además de diferenciarse de los competidores.

Según el sondeo, la mitad de las organizaciones (50%) que han implementado IoT cree que están delante de sus competidores; en tanto que, con el fin de reunir, procesar e interpretar los datos de IoT, el 35% de ellas está invirtiendo en nuevas herramientas analíticas.

Finalmente, para ayudar a asegurar el éxito de la inversión en IoT, se sugiere buscar formas de fomentar la colaboración entre los representantes de las líneas de negocio y el área de TI. Al trabajar éstas de forma coordinada en la planeación, la implementación y el mantenimiento y tener al proveedor que reconozca esta importante relación, puede alcanzarse el éxito. IDC InfoBrief cita en su reporte que el 40% o más de los proyectos corresponde a iniciativas patrocinadas por los ejecutivos de las empresas. Si bien parece relativamente bajo, es un gran avance si se toma en cuenta lo nuevo de IoT.

El Internet de las Cosas puede transformar completamente a una empresa; sin embargo, son necesarias la colaboración y la cooperación internas, una infraestructura robusta y escalable, así como un proveedor que esté dispuesto a ayudar a que las cosas funcionen bien desde el principio.

*Olivia Salas es Regional Marketing Manager de Red Hat México

 

 

Relacionadas

Comentarios