'; Alto Nivel
Opinión

Cómo aprovechar mejor tu talento

El dilema del talento se encuentra en dos elementos: saber en qué somos muy buenos y que al mismo tiempo nos apasione realizar. Te decimos cómo encontrar el equilibrio.

20-09-2016, 5:49:26 PM
Cómo aprovechar mejor tu talento
Gilberto Novelo

El mundo globalizado ha modificado la forma en que transitamos dentro de nuestros respectivos empleos (sin importar si se trata de un oficio, profesión o emprendimiento) esta perspectiva nos instala en una nueva realidad basada en roles y responsabilidades con indicadores de desempeño cada vez mas competitivos y enfocados en puestos de trabajo mas evolucionados y con una mayor contribución esperada, es decir, donde esas personas empleadas se preocupan por cumplir las exigencias de los jefes y las empresas, mas allá de sus metas personales, se trata de colaboradores cada vez menos comprometidas con su talento y poco alineados con sus propios intereses. 

El talento como aptitud, es una inteligencia o capacidad para aprender las cosas con facilidad o para desarrollar con habilidad una actividad específica. Por un lado conocemos la teoría de las inteligencias múltiples ideada por el psicólogo Howard Gardner como contrapeso al paradigma de una inteligencia única; en general propuso que la vida humana requiere del desarrollo de ocho tipos de inteligencias como la capacidad de solucionar problemas o elaborar bienes valiosos. Por otro lado está la teoría de la inteligencia emocional de Goleman, entre las que destacan el autocontrol, el entusiasmo, la empatía, la perseverancia y la capacidad para motivarse a uno mismo.

Si bien una parte de estas habilidades pueden venir configuradas desde nuestro “gen”, otras se moldean durante los primeros años de nuestra vida, la evidencia respaldada por abundantes investigaciones demuestra que las habilidades emocionales son susceptibles de aprenderse y perfeccionarse a lo largo de la vida, si para ello se utilizan los métodos precisos.

El objeto de esta columna no esta en dictar cátedra sobre inteligencias, sino intentar descifrar el dilema del talento, empezando con entender si poseo o no talento para ejecutar mis funciones dentro de un entorno organziacional. Para ello propongo apreciarlo a través de una metáfora. Supongamos que eres un piloto de carreras experimentado y que vas a competir en una carrera de velocidad, para lo cual necesitas se cumplan tres condiciones:

1.- Tener un vehículo que sea capaz de responder a las altas velocidades; 2.- Contar con una pista donde podamos conducir; y, 3.- Tener un equipo de mecánicos que te ayude a conseguir el triunfo. Ahora imagina que el auto son tus capacidades e inteligencia, la pista es la empresa donde trabajas y tu equipo de mecánicos es tu motivación. Estas 3 variables son necesarias para lograr el resultado esperado. La pregunta es: ¿Tienes el vehículo apropiado para la carrera que compites? ¿La pista donde circulas es la adecuada para tu vehículo? ¿El equipo de mecánicos esta ayudando a lograr que ganes la competencia?

Independientemente de las respuestas a los cuestionamientos anteriores, esta una pregunta aun mas relevante: ¿Te interesa competir en esa carrera, con ese vehículo, en esa pista y con esos mecánicos? y es que esta analogía tiene el único propósito de identificarnos con nuestro entorno, dado que en muchas ocasiones nos esforzamos es ser muy eficientes, competitivos y hasta motivados en algo que no nos interesa del todo, no nos atrae lo suficiente o no nos provoca. Para ello el primer paso es encontrar en qué eres talentoso y no solo eso, sino que además te apasione, te comprometa y te impulse a lograr el máximo desempeño. El dilema del talento se encuentra en dos elementos: saber en qué somos muy buenos y que al mismo tiempo nos apasione realizar.

Alrededor del tema del talento se encuentran otras variables pero si atendemos estas dos, las demás las descubriremos en una segunda etapa donde tengamos mayor claridad. Es probable que en el momento que descubras tu verdadero potencial, dejes de hacer la actividad actual y emprendas un nuevo proyecto que te conecte con tu verdadero propósito de vida.

Estoy convencido de que las organizaciones genuinamente se esfuerzan en desarrollar a sus colaboradores, inclusive intentan atraer al talento que requieren o retener a los que tengan mejor desempeño, sin embargo antes que nada deberían de identificar si el talento contratado esta alineado con la estrategia de la organización y las personas deben evaluar si la empresa se ajusta con el propósito y proyecto de vida de las personas candidatas a ocupar un puesto de trabajo.

También estoy convencido que el descubrimiento del talento va más allá de lo que más te apasiona: A Michael Jordan le apasionaba el béisbol tanto que inclusive jugó algunos encuentros, pero su verdadero talento estaba en el basquetbol. Lo que te apasiona es muy importante pero es directamente proporcional a tus mejores capacidades. Finalmente el secreto esta en descubrir el talento que más te apasiona y cuando lo hagas quizá renuncies a tus actividades actuales para emprender. Finalmente el talento y la pasión ya lo tienes quizás sea solo una decisión que está pendiente de retar.

*Gilberto Novelo es Socio Director y Fundador de IO Consultoría, especializada en innovación organizacional y estrategias de capital humano.

Relacionadas

Comentarios