Estilo de VidaHistorias

Citroën, una historia audaz y visionaria

Su fundador tenía un sueño: los mejores autos a precios que no excluyeran a nadie. Lo logró y hoy, 91 años después, repasamos la historia.

04-08-2010, 5:00:00 PM
Citroën, una historia audaz y visionaria
Estilo Hoy

Si bien Citroën actúa fusionada con Peugeot, la personalidad y naturaleza que la caracterizó desde su nacimiento sigue siendo la misma.
 
La historia comenzó a escribirse de la mano del empresario de André Citroën en 1919, un hombre visionario y audaz que inventó la tracción delantera y comprendió que los automóviles eran algo más que un divertimento de ricos, poniéndolos al alcance de todo el mundo.
 
La historia
Durante la Primera Guerra Mundial, Citroën dirigía una fábrica de autobuses, pero una vez acabada, decidió crear su propia marca de automóviles. Era 1919.
 
Para inspirarse va a EU donde ve cómo la cadena Henry Ford fabrica en serie. Entonces decició copiar el sistema en su taller de París y desarrolla su primer modelo denominado tipo A. Hablamos del primer coche europeo fabricado en serie.   
 
Le siguió el Tipo 2, primer coche europeo equipado con cinco neumáticos, luces y arranque eléctrico (todas innovaciones). Y lo mejor: que era mucho más barato que el resto.  
 
Los modelos que vinieron continuaron incorporaron novedades que la competencia adoptaba; sin embargo, André Citroën siempre quería estar a la delantera, sin importar el costo.   

Por ejemplo, el 5 CV fue el primer auto popular por su precio y además el primero pensado en las mujeres. En tanto, el B 14 fue el primero totalmente carrozado (hasta entonces todos tenían techo de lona), mientras que los C4 y C6 contaban con motor flotante, que los hacía más silenciosos.  

En su afán de que nadie se quedara sin conducir lanzó en 1922 la venta a crédito; abrió filiales en otros países y creó empresas de taxis. Y si en 1912 se había prometido construir 100 vehículos al día, en 1923 su fábrica producía el doble.  

Además, el empresario fue pionero otra línea: entregaba un servicio posventa que consistía en un catálogo de piezas de repuesto y una red de asistencia de mil establecimientos, ofreciendo servicios de revisión gratuita y garantía por un año.

Las malas noticias ocurrieron en noviembre de 1934, pues la empresa quebró como efecto de la crisis del 29. Entonces Citroën traspasó sus acciones a su socio Michelin y se retiró. No sobrevivió demasiado a la quiebra: a principios del año siguiente debieron operarlo y murió poco tiempo después, en julio.

La situación financiera de la empresa se agravó a partir de 1970 lo que lleva a la compra de la marca por parte de Peugeot en 1975, constituyéndose el Grupo PSA (Peugeot-Citroën).

Los insignes
Hay coches de Citroën que nadie olvidará.
 
Como no mencionar al Citroën 2CV producido desde 1948 a 1990. La idea original era crear un auto “para el campo que ofrezca suficiente espacio para dos agricultores sin necesidad de quitarse el sombrero (de ahí el techo alto y curvo), un saco de 50 kg de patatas o un pequeño barril y que sea capaz de alcanzar 60 km/h y consumir, como mucho, 3 litros de combustible”.
 
La planta propulsora consistía en un motor de dos cilindros opuestos, refrigerador por aire y radiador de aceite, que propulsaba las ruedas delanteras por medio de transmisiones simples en sus primeras versiones (luego, homocinéticas). Los primeros modelos, denominados tipo A tenían una potencia de 9 CV.
 
El Citroën DS es un auto ejecutivo producido entre 1955 y 1975. Diseñado por el italiano Flaminio Bertoni, es conocido por su diseño futurista y su tecnología innovadora, como la suspensión hidroneumática con corrector automático de altura.
 
El DS consiguió avances en estándares automovilísticos como el manejo, la seguridad y el frenado. Durante su producción en masa, que duró 20 años, Citroën vendió 1.5 millones de unidades de este automóvil.
 
El Citroën CX producido entre 1974 y 1993 es otro que vale la pena recordar. Más de un millón de unidades fueron vendidas durante sus 18 años de producción. El CX fue elegido Coche del Año en Europa en 1975 además de recibir otros galardones.
 
Tenemos también al Citroën BX, un automóvil  producido entre los años 1982 y 1994. Se trataba de un vehículo con una línea angulosa, con la luna trasera muy tendida y quinta puerta posterior.

El diseño del italiano Marcelo Gandini queda patente en el corte del paso de la rueda trasera. BX fue sustituido en 1993 por el Citroën Xantia.

Relacionadas

Comentarios