El MundoLo Último

China se asume como nuevo líder de la globalización

El presidente de China se opuso a poner cuotas e intentar dividir el océano de la globalización, ya que es contrario a la historia de la civilización.

17-01-2017, 6:32:30 PM
El presidente de China se opuso al proteccionismo en la economía/Reuters.

 

Algunos echan la culpa a la globalización económica de los problemas de nuestras economías modernas. La comunidad internacional mantiene un debate acalorado sobre las ventajas y desventajas de la globalización económica. Sin embargo, como el presidente chino, Xi Jinping, contaba hoy, en Davos, no sirve echar la culpa a la globalización de todos los problemas globales.

El presidente ha recordado que la globalización “es el resultado natural de la evolución científica y tecnológica, y ha facilitado la libre circulación de bienes, capital, avances económicos y científicos y la evolución social”.

El mandatario chino dijo que su país está listo para asumir su responsabilidad y liderazgo.

 Pero también es un arma de doble filo

Como ha indicado Xi, cuando la situación no es muy halagüeña, las voces antiglobalización se han hecho escuchar, y debemos tenerlas presentes,

“Los chinos suelen decir que los dátiles crecen en arbustos espinosos. Nada es perfecto en el mundo”.

“No tendríamos una visión de conjunto real si dijésemos que todo es perfecto. La globalización ha generado nuevos problemas, pero esto no es suficiente para desestatizar este modelo, sino que debemos minimizar los resultados negativos e intentar que los beneficios lleguen a todos los países”.

“China tuvo dudas sobre la globalización y no tenía claro si formar parte de la Organización Mundial de Comercio, pero llegamos a la conclusión de que hay una justificación histórica y debemos atrevernos a formar parte de este sistema”

La globalización es el gran océano

Poner cuotas e intentar dividir este océano, dividiéndolo, es contrario a la historia de la civilización. Lo preocupante, dice Xi, es no querer enfrentar los problemas. Hay que mostrarse a la altura de los retos.

Poner cuotas e intentar dividir este océano, dividiéndolo, es contrario a la historia de la civilización. Lo preocupante, dice Xi, es no querer enfrentar los problemas. Hay que mostrarse a la altura de los retos de nuestro tiempo.

Xi ha apostado por conseguir el equilibrio entre la equidad y la eficiencia para asegurarnos de que los diferentes países y la sociedad en su conjunto puedan verse favorecidos y se reduzca la brecha entre los ricos y los pobres.

Nuevos motores de crecimiento

De acuerdo con el presidente Xi, la economía mundial debe optar por nuevos motores de crecimiento. Debemos continuar buscando nuevos senderos de crecimiento para la economía mundial. Pero la gobernanza global inadecuada también dificulta la tarea de afrontar estos problemas. Hemos de contar con un modelo de transformación basado en la innovación, y aprovechar las ventajas de la Cuarta Revolución Industrial.

En definitiva, dice Xi, “debemos seguir comprometidos con el libre comercio y facilitar la apertura de los mercados, diciendo no al proteccionismo”.

“Ningún país debe imponer su modelo de desarrollo en otros países. Nosotros optamos por un modelo donde los intereses de los ciudadanos aparezcan en primer lugar”.

Política de apertura económica

Hemos logrado mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos. Estos logros han sido posibles gracias a la perseverancia, algo que ha caracterizado a la sociedad china a lo largo de la historia. El desarrollo solo es posible gracias al esfuerzo incansable de sus ciudadanos, dice Xi.

“China representa una gran oportunidad para el mundo; su modelo económico ha sido un motor muy importante para el crecimiento global. La conectividad ha permitido que la economía mundial se reequilibre”.

El desarrollo de China seguirá ofreciendo oportunidades a otros países, permitiendo que otros actores externos accedan al mercado chino y seguirá realizando importantes inversiones mundiales.

Más de 40 países han firmado acuerdos de cooperación con China de cara al proyecto de la nueva Ruta de la Seda, la iniciativa internacional más ambiciosa lanzada por el presidente Xi para la que se han invertido más de 50000 millones en grandes proyectos. Esta iniciativa se originó en China pero ha aportado ventajas a otros países.

En mayo, China celebrará el foro de la Ruta de la Seda para hablar de cómo desarrollar la cooperación y ahondar en vías para hacer frente a los problemas de la economía y apostar por el desarrollo común.

Relacionadas

Comentarios